Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 CULTURA DOMINGO, 20 DE MAYO DE 2012 abc. es cultura ABC El director de orquesta Guillermo García Calvo, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid IGNACIO GIL Los músicos de la Filarmónica de Viena pueden ser despiadados ENTREVISTA Guillermo García Calvo Director de orquesta BEl músico madrileño, que está de gira por España, alterna el podio de la Ópera de Viena con el de la Deutsche Oper de Berlín SUSANA GAVIÑA MADRID Guillermo García Calvo (Madrid, 1978) ha visitado estos días España para dirigir a la OBC y a finales de mayo volverá para ponerse al frente de la Sinfónica de Bilbao. Con una trayectoria que va tomando poco a poco velocidad en nuestro país (en agosto se presentará en el Festival de Perelada con Don Giovanni y en otoño abrirá la temporada del Teatro dela Zarzuela con Falla) el joven director de orquesta ya ha tomado la alternativa en plazas tan importantes como la Ópera de Viena y la Deutsche Operde Berlín, en la queesta semana ha dirigido Carmen de Bizet, y Romeo yJulieta de Prokofiev. De paso por Madrid, ABC conversó con él sobre su trayectoria en Centroeuropa, sus retos y sus hobbies, cuando la batuta se lo permite: Me gusta plantar diferentes especies de tomates confiesa. Tras graduarse en Madrid, García Calvo- -que no tiene antecedes musicales en la familia- -hizo las maletas y se instaló en Viena. Me recomendaron estudiar con Leopold Hager, también quería aprender alemán y salir de España. Buscaba una ciudad donde hubiera mucha vida musical. En Viena aprendí mucho yendo a conciertos En ese limbo en el que viven los estudiantes esperando iniciar su vida profesional, se fue a Suiza, donde trabajó como maestro repertorista (acompañar al piano a los cantantes durante los ensayos) en la Ópera de Zúrich. Fue entonces cuando un amigo me dijo que buscaban a un co- repetidor en la Ópera de Viena Tras un primer encuentro infructuoso, una sustitución en el último momento para tocar la celesta le abrió las puertas de la emblemática ópera. Recuerdo que yo estaba temblando De ahí surgió la oportunidad de participar como pianista en Parsifal de Wagner, un compositor que ha marcado su vida. Me gradué con una tesis sobre esta ópera y con la interpretación en el Musikverein de la obertura de Tannhäuser Wagner también le brindaría su debut operístico en España, en la Ópera de Oviedo en 2011, con Tristán e Isolda Con estas credenciales, García Calvo no puede ocultar su devoción por el compositor alemán. Wagner creó otro género artístico. Era una persona que quiso llegar más lejos, volar más alto, quelosdemás. Paramíescomouna droga. Es el compositor más fascinante, y quizá el motivo por el que yo he querido trabajar en un teatro de ópera. -En 2013 dirigirá la Tetralogía en Oviedo, obra que aprendió junto a maestros como Thielemann, y además en Bayreuth. -Fue una experiencia muy relajada. Allí Thielemann va como de vacaciones, y los solistas van por amor al arte porque los cachés son muy bajos. La pasión que se vive allí, no se vive en ningún otro teatro. Thielemann, que dirige sin partitura, recoge toda la tradición de directores como Furtwängler. Siempre sirve a la obra. Si tiene una tarde inspirada, te vuelves loco. ¿Cuál es su director de cabecera? -Furtwängler es el más grande y del que más se puede aprender por su flexibilidad, el temperamento y lo que comunica. Siempre transmite emoción. Ninguna grabación te deja indiferente. A veces es tan intenso que no puedo escucharle con mucha regularidad. Prefiero otras grabaciones más neutras que me dejan respirar. ¿Qué sintió al dirigir a los músicos de la Filarmónica de Viena, que son los que forman la orquesta de la Staatsoper de Viena? -Fue como dirigir a mis colegas, a los que veía todos los días cuando era