Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 20 DE MAYO DE 2012 abc. es internacional INTERNACIONAL 83 Hollande: amenaza a lo Zapatero La figura del nuevo presidente francés, François Hollande, acaparará hoy la Cumbre de la OTAN. No solo por su estreno- -que en eso comparte cita con Rajoy- -sino también por si finalmente cumplirá la promesa electoral de retirar los 3.200 militares franceses desplegados en la provincia afgana de Kapisa para finales de 2012 adelantándose en dos años al calendario pactado por los aliados de la OTAN. La sombra de una acción a lo Zapatero en Irak planea en una cita que girará en torno al escenario afgano más allá de 2014. Fuentes militares francesas ya se han encargado de rebajar el tono de la amenaza electoral Lo lógico es que el presidente francés busque un eufemismo para hacer un repliegue táctico mayor en 2013 pero asegurando el compromiso francés hasta 2014 y más allá, como el resto de aliados. Si no, ya sabe a que atenerse. Que pregunte a Zapatero. países como Holanda, Polonia, Rumanía o Turquía ya ha comprometido su participación con diversas capacidades, algo que permitirá a la Alianza Atlántica anunciar mañana un escudo antimisiles provisional a la espera de que en 2018 pueda funcionar con todo su potencial. Este punto es el de mayor fricción con Rusia, que considera el proyecto como una amenaza a sus capacidades balísticas. Desde la OTAN se insiste en que el proyecto no va contra ningún enemigo concreto, sino contra cualquier amenaza, venga de donde venga Un lenguaje que en el fondo encierra la preocupación de los aliados por la amenaza iraní, norcoreana o de países del norte de África o Sahel que en el futuro pudieran hacerse con misiles balísticos de corto, medio o largo alcance. La Smart Defence Defensa Inteligente o cómo crear mecanismos de cooperación para ahorrar costes es el tercer gran pilar sobre el que se asentará la Cumbre. En este punto, España ya ha anunciado su participación en el proyecto de vigilancia terrestre de la OTAN (AGS, en sus siglas inglesas) con la aportación de dos sistemas aéreos no tripulados. España podría participar hasta en otros diez proyectos. Cuando el pasado 5 de octubre José Luis Rodríguez Zapatero anunció junto a Rasmussen y el secretario de Defensa de EE. UU. Leon Panetta, el principio acuerdo de la base de Rota, el entonces presidente esgrimió ante todo razones de empleo e impacto económico. De las filas populares, ahora en el Gobierno, recibió entonces un envenenado mensaje: la OTAN es la Alianza que vale y no la de Civilizaciones Tras siete años de política errática, también en exterior y de defensa, he ahí el enésimo desafío de Rajoy: resituar a España en el corazón del atlantismo. El destructor USS Ross participará en el despliegue en Rota CONVENIO DE DEFENSA CON EE. UU. Los contratos de Rota retrasan la firma del acuerdo E. VILLAREJO ENVIADO ESPECIAL A CHICAGO OTAN, la Alianza que vale de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, a respetar el calendario de repliegue inicialmente previsto en la guerra de Afganistán donde España cuenta con unos 1.600 militares: un 10 de las tropas se replegarían a finales de año, un 40 en 2013 y el resto antes de fin de 2014. En este punto, la irrupción del francés François Hollande, otro de los debutantes en el Consejo Atlántico, con su promesa electoral de retirar las tropas francesas este año podría avivar el debate de la cena de esta noche y la jornada de mañana donde se anunciará el compromiso de la OTAN con el Afganistán post- 2014 en el que se buscará que el Ejército afgano se haga cargo de la seguridad con asesoramiento y entrenamiento de la OTAN y financiación económica de la comunidad internacional con todos los ojos puestos en Japón, entre otros países. Rajoy también defenderá como crucial -como lo define el propio Rasmussen- -el principio de acuerdo aún pendiente de rúbrica por el cual la base de Rota se sumará al sistema de defensa antimisiles de la OTAN cuando acoja a cuatro destructores y 1.200 militares adicionales de EE. UU. En el seno de la OTAN, según fuentes consultadas por ABC, esta decisión española fue muy valorada ya que podrá empujar a otros países a sumarse al proyecto Junto a España, El Gobierno español tenía previsto que la Cumbre de Chicago fuera el escenario perfecto para escenificar con luz, taquígrafos y cámaras de televisión la rúbrica del acuerdo entre Obama y Rajoy para modificar el Convenio de Defensa entre los dos países y dar así luz verde al despliegue de cuatro destructores y 1.200 militares (que se unirán a los 2.000 existentes) en la base de Rota, un despliegue que conformaría el componente naval del denominado escudo antimisiles de la OTAN en Europa. Esta idea incluso fue formulada por el propio embajador estadounidense en España, Alan D. Solomont. Sin embargo, la firma de este acuerdo tendrá que esperar porque el Gobierno estadounidense todavía no ha respondido a la propuesta de modificación que le fue enviada por España el pasado 7 de marzo. Según supo ABC, entre las causas de la demora se encuentra la formalidad y concreción de las reglas para formar UTEs (Unión Temporal de Empresas) que se harán cargo de los contratos de trabajos de mantenimiento, limpieza, mecánica, asistencia... que generará la llegada de los cuatro destructores y toda la logística de la Navy En este negocio, para el cual hay que tener sede en España y experiencia en contratos OTAN, empresas estadounidenses querían entrar igualmente a través de sociedades creadas recientemente en suelo español. La llegada de los destructores estadounidenses, prevista entre 2014 y 2015, podría generar mil empleos directos y 50 millones de euros anuales en la provincia de Cádiz, con el mayor índice de desempleo de España. La propuesta española están siendo todavía valorada por el Pentágono, el Consejo de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado. Un enfermo en la cumbre RAMÓN PÉREZ- MAURA D etrás de las sonrisas que hoy exhibirán los grandes dirigentes mundiales durante la inauguración de la cumbre de la OTAN en Chicago, hay una realidad evidente de la que ninguno quiere hablar: la Alianza Atlántica es un enfermo en estado grave. Si hace diez años los miembros europeos de la OTAN asumían casi el 50 por ciento de los gastos de defensa de la Alianza, hoy aportan menos de un tercio de ese presupuesto. Los recortes en defensa prosiguen en casi todos los países de Europa y la crisis que atravesamos no hace previsible un cambio de tendencia. Frente a esa propensión suicida, en Chicago vamos a alumbrar el concepto de Smart Defence un intento de hacer más con menos. En teoría concentrando unidades y capacidades se pretende reducir costes. Al mismo tiempo seasignaría especialidades ycapacidades por países para que, por ejemplo, la posesiónde armamentosno searedundante. Todo eso está muy bien, pero fallapor labase: para poder integrar efectivos y capacidades hace falta una unión política que no existe hoy. ¿Cómo van a compartir su defensa dos Gobiernos que tienen visiones distintas sobre una crisis en la que se requiereinterveniralEjército? Lasdiscrepancias que tuvieron los europeos en Libia, ¿no se repetirían hoy en Siria? Y una muestra evidente de los problemas de la Alianza está en cómo se va a producir la retirada de Afganistán y qué va a pasar después. Hay que conseguir que Francia asuma su compromiso y se retire junto a todos en 2014. Pero, sobre todo, hay que garantizar que la retirada no implica que el país vuelve al caos y a la violación de los Derechos Humanos dentro y fuera de sus fronteras. Porque si eso ocurriera, la mayor operación realizada por la OTAN en su historia se saldaría con un estrepitoso fracaso. Y en ese caso, no podríamos seguir considerando a la OTAN como la alianza militar más exitosa de la Historia.