Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 20 DE MAYO DE 2012 abc. es economia PRIMER PLANO 23 Los problemas de la banca española aumentan el lastre de la eurozona El Gobierno rechazó que la banca fuera rescatada por el FMI BDe Guindos resistió la presión de la UE con el argumento de que sería un desprestigio MARIBEL NÚÑEZ MADRID España hace una llamada a la calma mientras se enfrenta a la rebaja de calificación de sus bancos Bankia se hunde, pero niega retiradas masivas de dinero ABC restrinja lo que escribimos o lo que concluimos. Nos esforzamos por no ofender sin motivo, pero si comenzamos a templar nuestro mensaje solo porque no es bienvenido estaríamos defraudando a nuestros lectores nos explica. Inevitablemente la realidad es analizada en otros ámbitos con claves más malignas. El diputado laborista y ex ministro británico de Asuntos Europeos, Denis MacShane, es fulminante en su análisis: El FT y el Economist como el Wall Street Journal de Rupert Murdoch, recelan de las naciones y creen, como la Inquisición, que solo hay un camino verdadero hacia la pureza financiera Y añade: Es absurdo que España se vea ahora amenazada con ser sacrificada en el altar de la ideología de una prensa anglosajona ultraliberal obediente a los intereses de la City y Wall Street Además de la política, es en la banca española donde más se palpa la sensación de estar siendo cruficados injustamente por una dañina prima de riesgo mediática Hay mucha presión de los grandes fondos de inversión, que intoxican la realidad porque para ellos cuanto peor, mejor aseguran desde una entidad española. La prensa anglosajona es muy profesional, y son siempre muy críticos con sus propios Gobiernos, pero hay un cierto desdén histórico hacia España y los PIGS que se manifiesta ahora, cuando los bancos holandeses o irlandeses han recibido muchas más ayudas, la banca británica está parcialmente na- Preocupación en la banca cionalizada, Gran Bretaña está en recesión y tienen un déficit galopante explica esta fuente del sector. A este temple en el análisis se suma la autocrítica: Los cambios de dirección de un Gobierno a otro no han ayudado reconoce un banquero español en Londres. Gilles Tremlett, corresponsal de The Guardian en Madrid y autor de una reciente biografía de Catalina de Aragón, insiste en que un problema de credibilidad no desaparece en semanas o meses, o con un mero cambio de Gobierno. Es verdad que se han anunciado muchas reformas, pero lo que no hemos visto aún es cómo van a ejecutarlas Y cita entre esas fuentes de incertidumbre el déficit de las Comunidades autónomas, talón de Aquiles de la credibilidad de España junto a los activos inmobiliarios en manos de los bancos. En la situación de excepcional gravedad que atraviesa la zona euro, la confianza es en realidad la moneda de cambio que más circula. Y la frustración de muchos en un país decidido a llevar a cabo un proceso brutal de reformas como es España lleva a menudo a abrazar visiones conspiratorias de la realidad, con o sin fundamento. Un terreno espinoso sembrado de percepciones en el que muchos ven, en las críticas a la prensa extranjera, un ejercicio de matar al mensajero Otros llaman a la calma, como hace Tremlet: Los españoles no deberían obsesionarse con lo que digan otros, deben ponerse a ello las reformas y dejar que las acciones hablen más alto que las palabras La situación económica y financiera es tan tensa en Europa que esta semana se ha producido un hecho casi insólito. La Unión Europea ha presionado con fuerza al ministro de Economía, Luis de Guindos, para que aceptara un rescate a la fuerza de los bancos. Esta operación de rescate, a la que se negó en redondo el ministro por entender que supondría el desprestigio del conjunto del país y tendría consecuencias nefastas, se habría hecho mediante una línea de créditos del Fondo Monetario Internacional, según fuentes presentes en el encuentro. La cuestión es que, a tenor de los hechos, el desconcierto en el seno del Consejo de Ministros de Economía de la Unión Europea (Ecofin) ha llegado a tal punto que la única solu- ción que se les ocurre para calmar las tensiones de los mercados financieros es obligar a un país a pedir un rescate, tal y como ocurrió en los casos de Irlanda y Portugal, donde se atornilló a los responsables políticos de ambos países para que pidieran un rescate financiero, en esos casos tanto a la Unión Europea como al Fondo Monetario Internacional, a través del Fondo Europeo de Rescate. Y el desconcierto no es para menos ya que la hoja de ruta diseñada por el Ecofin, donde se suponen que están los capitanes económicos del barco europeo, no da resultado. La política de ajuste fiscal férreo puesta en marcha para toda Europa, de inspiración alemana, ha provocado, de momento, que la economía del Viejo Continente haya pasado de crecer un 1,5 en 2011 a una contracción prevista de 3 décimas este año, según la Comisión Europea. Y en materia de equilibrio de las cuentas públicas tampoco ha habido tantos avances ya que, sin mencionar el déficit previsto para España en este año del 6,4 del PIB que podría ser incluso mayor después de que el Gobierno elevara del 8,5 al 8,9 el desequilibrio de las cuentas públicas de España en 2011 el viernes, el resto de países tampoco logran corregir el rumbo del déficit. La razón es que la contracción económica que genera la caída del gasto público se traduce en menor recaudación fiscal y una subida de los gastos por la vía del aumento del paro y de las consiguientes prestaciones por desempleo. Con estos resultados de la política llevada hasta ahora, los principales líderes económicos europeos intentan resolver el problema de Grecia. A nadie se le escapa que los dimes y diretes sobre una posible salida de este país de la moneda única no obedecen a deslices de algunos políticos, entre ellos incluso de algún comisario europeo. La realidad es que en Bruselas se trabaja ya en el diseño de diferentes escenarios de salida de Grecia de la moneda única, de tal modo que cuando se tome la decisión haya una hoja de ruta que minimice el impacto en el resto de países más débiles del euro, entre los que estarían España e Italia, sin duda. Se trabaja sobre la hipótesis de que tras la salida de Grecia del euro pudiera haber tres semanas de turbulencias en los mercados y luego volviera la calma. Contracción económica Luis de Guindos Escenarios En Europa se preparan ya diferentes escenarios de salida de Grecia del euro, aunque nadie lo reconoce Recetas fracasadas Las recetas de Europa para salir de la crisis han fracasado hasta ahora