Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 20 DE MAYO DE 2012 abc. es opinion OPINIÓN 19 POSTALES VIC JOSÉ MARÍA CARRASCAL SER O NO SER EN LA CRISIS Los dos columnistas más famosos del New York Times confrontan sus tesis sobre la crisis y la salida de ella R todos los ciudadanos, y en interés de la información de sus lectores Firmeza antiterrorista Valiente el editorial de ABC- -nos comenta DAVID GARCÍA- -tras el enésimo comunicado de los terroristas de la banda ETA, que reaparecen de una forma tan patética como hipócrita, pidiendo un diálogo directo con España y Francia Tratar de considerarse los terroristas interlocutores y representantes de nadie que no sea su misma mafia delincuente dice mucho de esa supuesta delegación negociadora que proponen. Disolución de la banda, entrega de armas, renuncia a la violencia, puesta a disposición de la Justicia, colaboración para esclarecer los asesinatos, pedir perdón a las víctimas y pagar sus penas en la cárcel. Los terroristas etarras nada tienen que negociar, como bien dice, de manera muy atinada, el editorial de este periódico: Con ETA no hay que negociar, sino que lo que merece es intensificar la persecución policial, la acción judicial y las reformas legales... Valiente y certero editorial que representa el sentir de la inmensa mayoría de españoles contra el terrorismo Alta velocidad No le pareció muy atinado a TOMÁS CALVO, extremeño de nacimiento, el comentario dedicado, en La frase del día al presidente de su comunidad, que había dicho que Si Trias tiene collons que me diga que el AVE es una catástrofe ABC sigue con esta interpretación: perder las formas tiene graves consecuencias que Monago está en su derecho a reivindicar la legítima construcción del AVE extremeño pero sin caer en un lenguaje que le deja sin argumentos Permítame disentir radicalmente- -sigue el lector- -del trasfondo de su comentario, aparentemente inocente y no dudo que hecho con buenas intenciones. Pero ¿qué es más importante, la envoltura de la forma lingüística o el fondo del problema y sus graves consecuencias? Y aquí la cuestión de fondo de la que realmente estamos hablando es la situación del transporte público en Extremadura, singularmente por tren. Y el presidente ha dado un incontestable y hospitalario argumento ad hominem ¡Venga y viaje a Extremadura, y después hable! Eso lo podía hacer también ABC: que un periodista viaje en autobús y en tren hacia Mérida, a través de Cáceres y Badajoz, y después haga un reportaje. Por supuesto lo puede hacer en unas horas sentado en su ordenador, viendo por Google los transportes públicos, pero si lo realiza sentado por horas y tras largas espera en las conexiones provinciales, escribirá el artículo no solo mejor informado, sino sobre todo connotado con formas lingüísticas viscerales. Cuando el presidente de la Junta de Extremadura introduce su argumentación con los collons e Ibarra espeta certeramente que tener dos lenguas, no es tener dos bocas son apropiadas para el caso la utilización de esas expresiones de sal gorda o de chasquido del dedo biológico, apuntando al grave y grueso problema al que hacen referencia, en este caso los transporte públicos y en especial el tren extremeño. Y si se trata, como dice el señor Trias de echar números los echamos. No se puede tirar la escalera después que nos ha servido para subir al piso superior del desarrollo. Estamos cansados de que se metan con nosotros, como si fuéramos los tontos del pueblo, y de que hagan mofa de nuestros dirigentes, como en los casos de Ibarra- Monago- Escobar, como si no supieran lo que dicen, cómo lo dicen o lo que hacen. Somos diferentes, semos asina somos castúos y tenemos derecho a la diferencia, aunque a veces nos equivoquemos. Cabe recordar en estos lances, el sabio refrán oriental Cuando el sabio apunta a la luna, el tonto se fija en el dedo y aquí el dedazo son los collons, y el espacio lunar a donde queremos llegar es a la solución de nuestros graves problemas extremeños Pueden dirigir sus cartas y preguntas al director a: Por correo: C San Álvaro, 8, 1 3. 14003 Córdoba Por fax: 957 496 301. Por correo electrónico: cartas. cordoba abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. ECORTAR o estimular. Esa es la duda de los gobiernos acosados por la crisis y el nudo del debate en la cumbre del G- 8, los ricos entre los ricos, que se celebra en Washington. Diciendo todos que quieren ambas cosas, recortes y estímulos. Pero como no se puede inhalar y soplar al mismo tiempo, habrá que elegir, y la inmensa mayoría, empezando por Obama y Hollande, se han inclinado por los estímulos. De hecho, Angela Merkel es la única que prefiere los recortes, aunque tamaña ofensiva le ha obligado a decir que los estímulos son también importantes. Pero advirtiendo que los recortes lo son más todavía. La gran incógnita de esta cumbre es si la cancillera alemana terminará cediendo o se mantendrá en lo de la austeridad primero Como la tendremos despejada dentro de unas horas, no vale la pena perderse en especulaciones y paso a exponerles la teoría de ambas posturas, según sus más brillantes defensores, Paul Krugman y David Brooks. Krugman mantiene que la austeridad, tal como estamos viendo en Europa, aumenta la recesión hasta convertirla en depresión, con la consiguiente amenaza de quebrar no sólo las economías de esos países, sino también sus democracias. Su propuesta es que el Banco Central Europeo y Alemania olviden su obsesión por la austeridad y empiecen una política expansionista que ponga en marcha Europa, aunque eso signifique mayor inflación. Como ven, a este gurú de la progresía occidental le importa arreglar como sea los problemas de hoy, pues de los de mañana ya se encargarán quienes vengan detrás. Postura muy extendida en la sociedad de nuestros días. Brooks, en cambio, mira más lejos. Dado que los humanos preferimos siempre el camino fácil al difícil y habiendo constatado que los políticos dan hoy a sus ciudadanos cuanto les pidan, aunque no haya dinero para ello, llega a la conclusión de que la única salida a la enorme deuda acumulada es volver a la política de responsabilidad, tanto privada como pública, para restaurar la salud de nuestra hacienda, que será también la de nuestra política, al no poderse gastar indefinidamente más de lo que se ingresa. Los padres fundadores de este país- -es la tesis de Brooks- -tuvieron en cuenta la fragilidad de la naturaleza humana, por lo que establecieron un sistema de controles tanto del poder público como de los apetitos humanos. La presente crisis viene de haberse cedido a dichos apetitos, sin imponerles los debidos refrenos. Es hora de restablecerlos, si no queremos que la crisis destruya nuestras sociedades Me gustaría que los reunidos en Washington hubiesen leído ambas columnas, aparecidas en el New York Times del viernes. Pero me temo que hayan preferido leer los índices de opinión, para actuar en consecuencia. Muy democrático. Pero ¿efectivo? El futuro nos lo dirá. Si llegamos.