Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 20 DE MAYO DE 2012 abc. es opinion OPINIÓN 15 PRETÉRITO IMPERFECTO 22- M Y EL EFECTO NIETO POR FRANCISCO J. POYATO DIRECTOR ABC CÓRDOBA El PP demuestra que sabe gestionar Capitulares de otro modo; pero como dice el proverbio, aún se puede recuperar en su puesta lo que se ha perdido a la salida del sol... ciente en el ocaso de efigies y máscaras acodadas en la barra del fracaso absoluto, los banquillos judiciales, la ruina o la perenne cobardía del parásito que acaba haciendo de su sangría, piel con piel, una magnífica compañía de viaje. Había que fabricar otra ciudad, con otros cimientos, con diferente arquitectura y protagonistas... Nieto lo gritó claro en aquella azotea del Hotel Hesperia, subido al atril y con la Mezquita- Catedral, culmen, bucólica y metafórica, al fondo: Llevar a Córdoba a la cabeza de España, el sitio que nunca debió perder Lo rubricó en su investidura cuando el ya alcalde lanzaba sus primeras ideas- fuerza: Invertir en Córdoba debe ser el mejor negocio La marca Córdoba, con una fuerza inusitada en muchos ámbitos, devaluada en tantos otros. En su eterna paradoja: desconocida dentro, reconocida fuera. Ensimismada. Este próximo martes se cumplirá el primer aniversario de la contundente y significativa victoria de José Antonio Nieto y el PP en las últimas elecciones municipales. Un año y dos mitades. Una voraz crisis económica y dos elecciones a fina hoja de sable. Desgaste de energía política en exceso, huracán económico, pesimismo e incertidumbre social. Crispación. Hora de no arrugarse. navegaba en el océano inmenso de un aparato público obeso y minado de carnés al que había que ganarse para poder cruzar los mares hacia alguna parte. Y no sólo vale remar para avanzar. Como la segunda mitad de este año ha demostrado, aún queda tiempo para que la tripulación siga al timonel y la embarcación no ofrezca vaivenes descompensados a poco que el oleaje ofrece levantisca. En plena campaña de las autonómicas conocimos una agenda municipal de proyectos y líneas estratégicas (centro de convenciones, metrotren, agrópolis, iniciativas pro empleo... óptima. Primero, ordenar la casa, limpiar muebles, airear estancias en Capitulares abriendo ventanas y adaptándose a la nueva piel de gobierno, que no de oposición. Después actuar, gestionar y tomar decisiones que no se acogoten por las miras políticas y la pertinaz sequía económica con un desempleo que ha engordado un 15 en este arranque de mandato municipal, en el contexto del resto del país. Segunda mitad. Actuar, pero a veces se agolpan demasiados miramientos y la sombra de los circunloquios infructuosos se asoma pendenciera, imbuyendo el ambiente de una especie de maleficio. Nieto y su equipo han demostrado que se puede y se debe gestionar lo público de otra manera. Una semilla crucial en la base de todo (mucho o poco) lo que queda por hacer. Incontestable. Han llegado los esperados ajustes de gobierno que los días refutarán o denostarán. Pero sobre todo, hora es, como dice un proverbio chino, de recuperar a su puesta lo que se ha perdido a la salida del sol. La nueva época que vivimos ha ralentizado el reloj de las manecillas que marcan los cambios. La hora de los liderazgos dura más de sesenta minutos, pero no por ello hay que renunciar a conquistar el nuevo tiempo. fjpoyato abc. es Twitter: PacoPoyato H ABLARON las urnas, y hablaron claro. El 22 de mayo de 2011, los cordobeses pusieron a José Antonio Nieto al frente de un cambio legándole el tenebroso desván de un Califato roto que no rojo. Ofreciéndole un cheque en blanco, un billete de ida tal vez hacia el lugar donde los complejos y las zancadillas nunca han dejado ir a esta ciudad milenaria siquiera de polizón. Fue un triunfo histórico, apenas a 200 votos del hito mayúsculo logrado por un imperturbable Julio Anguita en 1983 como icono de un senequismo más gestual y rebelde que intelectual e ideológico. Más comunista que imperial. Capitán de una estoica Córdoba que trasladó paulatinamente su tancredismo de la mente al mero movimiento. Inmovilista e involucionista. La ciudad inventada cuyos trozos recogía Nieto con su flamante mayoría absoluta y que cimentó Anguita treinta años antes. Una victoria sin paliativos y multiplicada por el efecto de la crisis y el principio del final zapateril. Con suficiente resonancia desde el altavoz de una Diputación de Córdoba catapultada como guinda del pastel. Un guión perfecto. La ciudad huérfana de liderazgos, traicionada por esos falsos amoríos que acabaron matándola, hallaba refugio en unas manos idóneas para el volantazo a su hoja de ruta. Un gobierno con mayoría absoluta, estable y suficiente para poder gestionar y tomar medidas sin los habituales circunloquios infructuosos y en tiempos revueltos. Un liderazgo na- D os mitades. Prudencia lógica en los primeros compases de gobierno, guiados por los números económicos y la situación de un Ayuntamiento con un agujero heredado de 32 millones de euros, problemas de pagos, cajones llenos de facturas impagadas y el sello inconfundible de una gestión despilfarradora, chusca, ineficiente y caduca en el más mínimo impulso. Había que optar por el perfil medio. Más conocer y pisar terrenos con pies de plomo, que aventurarse a entrar como un elefante en una cacharrería. Hubo un destello claro de lo que puede ser la ciudad con la organización de la semifinal de la Copa Davis, pero tantos y tantos números rojos se acumulaban que pronto coparon la escena con su halo pesimista al que se unió la peor noticia posible en el caso de la candidatura a la Capitalidad Cultural Europea para 2016. Aquel equipo joven y preparado que iba a marcar una nueva etapa en Córdoba como señaló solemne el regidor en su toma de posesión,