Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 6 DE MAYO DE 2012 abc. es deportes DEPORTES 111 El Madrid salva la cara en el suspiro final BLos blancos ganan en Los Cármenes tras superar una insípida primera parte JOSÉ MANUEL CUÉLLAR GRANADA J. César Cortés I. López B. Gómez Siqueira M. Hurtado M. Rico Jara Martins (73) D. Benítez (90) Ighalo (85) A. Gómez (73) Geijo (85) Jaime (90) 1 REAL MADRID Adán Albiol Varane Carvalho Marcelo Granero Sahin (46) Di María (58) Kaká (46) C. Ronaldo Benzema X. Alonso (46) Higuaín (46) Callejón (58) 2 Esto es así: ya puedes ser el rey del mambo que si sales al escenario y te pones a mirarte en el espejo al final se te cae la imagen al suelo. Mou sacó mucho fondo de armario a Los Cármenes y aquello no funcionó. Bajados los brazos los madridistas por el logro conseguido, la panza llena y las piernas plomizas, el Granada le ganó por la mano. Se la jugaban los de Abel pero ante el descontrol blanco, cada uno a su aire, sin presión ajustada, enseguida les dio para marcar en un balón perdido por Marcelo en ataque y su incapacidad para recuperarlo en cincuenta metros de carrera. Ahí lo vio claro el Granada. A tirarse atrás, cerrar huecos y a salir a la contra. El Madrid también lo vio claro: todas las manos tendidas a Cristiano para que ganara a Messi en su ca- GOLES 1- 0, m. 4: Jara. 1- 1, m. 80: Cristiano Ronaldo, de penalti. 1- 2, m. 90: Cortés, en propia puerta. EL ÁRBITRO Clos Gómez. Amonestó a Albiol, Jara, Higuaín, Xabi Alonso, M. Hurtado, Marcelo y B. Gómez. Roja con el partido terminado a Moisés Hurtado y Siqueira. Cristiano Ronaldo, en una de las ocasiones falladas en Granada sucedido, cambió todo lo que pudo. Con inmediatez, el Madrid cambió la cara, pero poco más. Empezó a crear un buen número de ocasiones pero sin los dientes afilados de otros días. No obstante, el Madrid había cambiado, se fue a por el Granada con el sable entre los dientes. Aun así, le dio para empatar el par- AFP rrera particular. Suele suceder que esos favores individuales en perjuicio del bien colectivo pasan factura. Lo sabían los locales, así que se cerraron alrededor de CR y allí se las dieron todas, que no había manera. Se estrelló el Real en tan absurda pugna, con más desgana que fútbol. Mourinho, más que molesto por lo tido en un absurdo penalti de Hurtado. Esta vez CR no falló, aunque para entonces ya se había quedado a goles luz de Messi. Todo iba hacia las tablas cuando Cortés la enchufó en propia meta y decantó el choque. Fue Troya, expulsiones, una botella que se estrelló en la boca del árbitro y un lío final de mil demonios.