Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
108 DEPORTES Entrevista José Mourinho DOMINGO, 6 DE MAYO DE 2012 abc. es deportes ABC BBB debería alinear a los jugones -Es difícil separar las cosas. Es difícil calificar a los futbolistas de jugones porque si eres técnicamente muy bueno, pero no tienes lo otro, es difícil jugar conmigo. Lo que he conseguido es transformar la mentalidad de los futbolistas que pensaban que ser jugón era suficiente. Y conmigo no es suficiente. El talento es fundamental, pero la emoción, la ambición y el corazón no son menos importantes. Tenemos un staff muy bueno, con Rui Faria, Silvino, Morais y Karanka. Y queremos dar a los jugadores las mejores condiciones de trabajo. No es un ejercicio de poder, como han dicho algunos que me han insultado. Me han llamado hasta el dictador portugués, que es una ofensa de las más grandes que me han hecho. Si quiero una pretemporada con tres días de reposo entre partidos, no es para molestar. Si digo que hoy no hay contacto con los sponsors y que otro día trabajamos a puerta cerrada, es con el objetivo de evolucionar. La gran mayoría de mis jugadores- -hay ejemplos que son exactamente lo contrario- -son mejores que eran antes de trabajar conmigo. ¿A Mourinho le gusta el juego bonito o la eficacia? -A mí me encanta el juego bonito del Real Madrid. No me gusta el desgaste del adversario por la posesión del balón. Me gusta el fútbol directo, dinámico, rápido, intenso, de transiciones fuertes. Me gusta un fútbol de técnica específica, de una condición física y psicológica adaptada a este estilo. Me encanta el fútbol que ha hecho el Madrid. Tenía puntos de comparación con el Oporto que ganó conmigo Liga de Campeones y Copa de la UEFA. -Usted protege a sus jugadores. Pero hay un Mourinho con imagen de duro. ¿Conviven dos Mourinhos? -Sí, con los mismos jugadores conviven los dos Mourinhos. El ejercicio de liderar es difícil. Tienes estimularles. Y debes tener dos caras. Casillas me decía: Joder, a lo largo de la temporada hubo momentos que nos has metido mucha presión, que has sido un poco cabroncito con el grupo Yo me reía con él, pero sabía lo que hacía, lo que deseaba provocar. Quería elevar en determinados momentos los niveles de presión, de concentración, de motivación. Después también llegó el momento de lo contrario. Tras caer con el Bayern han visto al entrenador más cariñoso. Dije: Tranquilos, el campeonato está ganado Debes sacar lo mejor de todos. Un técnico al que no le guste hacer esto es difícil que lo sea mucho tiempo. -Guardiola ha dicho que hubo cosas raras con los arbitrajes. ¿Ahora que pierde conocemos al Pep real? -Conozco a Guardiola desde que él era jugador y yo ayudante. Guardo de él un recuerdo muy bueno. Después, la vida cambia, las personas cambian. Es muy diferente ser jugador a ser entrenador. Nosotros cometemos errores, tenemos momentos menos felices con las cosas que decimos. Lo que no es normal es vender una imagen de perfección y después, al final, ninguno es perfecto. Yo nunca he vendido una imagen de perfecto. Nunca he intentado esconder mis defectos. Sin embargo, hay gente que tiene una personalidad diferente, la esconden, pero al final el tiempo se encarga de demostrarlo todo. Ni en el fútbol ni en la vida, nadie es perfecto. -Usted deseó a Pep que sea feliz en su nueva etapa. Le han criticado. No le creen. Y si no le hubiera dicho nada, le llamarían borde. ¿Siempre le buscan el lado malo? -Sí, pero ya no me preocupan los ataques personales. Me duele un poquito si alguna vez un hijo, una hija, lo ven y me dicen mira papá lo que dicen de ti Me duele porque a ellos les duele. Y piensan que me duele a mí. Les digo que no se preocupen, que no pasa nada. Quizá sea culpa mía, porque soy un enamorado del fútbol, pero no soy un enamorado del entorno del fútbol. Yo ceno en casa, no voy a cenar a determinados locales donde se cultivan amistades falsas. Donde se preparan olas de opinión pública. No. He vivido siempre mi independencia. No abdico de eso. Así he llegado donde llegué. Con 49 años no voy a cambiar. No soy persona que sepa cultivar los aspectos paralelos a la carrera de una persona pública como yo. ¿Qué le ha enseñado el Madrid a Mourinho y que le ha enseñado Mourinho a una cultura tan asentada como la del Real Madrid? -Hay que tener una personalidad especial para ser jugador o entrenador del Madrid, pero si tienes esa personalidad, te ayuda a crecer mucho. Cuando Florentino habló conmigo por primera vez me dijo: Si quieres ser uno de los mejores entrenadores de la historia, debes dirigir al Real Madrid Estoy de acuerdo. Tengo una máxima: quien trabaja en fútbol debe ser un enamorado del fútbol y del Real Madrid o del club donde trabajas. Cuando no naces enamorado del club donde trabajas, porque naciste en otro país, debes asimilar su cultura, historia, de modo que te transformes en uno más. No entiendo un utillero que no sea futbolero y madridista, ni un fisioterapeuta que no quiera como Íker me dice: Has sido cabroncito con el grupo, nos has metido mucha presión Y nos reímos. Yo sabía lo que quería provocar, presión y motivación Guardiola y los arbitrajes Exigente con la plantilla Higuaín va a seguir, porque yo no abro mi mano. Puede llegar una oferta de 60 millones, que el club no vende Mi mujer y yo ayudamos a gente que lo necesita, pero lo hemos hecho siempre callados, nada de fundaciones Atrae a la juventud ¿Sabe por qué? Porque soy un joven de 49 años y los chicos sienten mi fuerza. Soy una persona que transmite voluntad de vivir, que no es políticamente correcto Preocupados por la crisis El caso Higuaín Lo que no se puede vender es una imagen de perfección. Después, ninguno es perfecto Ataques personales No me preocupan. Me duele si lo leen mis hijos: Mira papá lo que dicen de ti Creen que me duele. Y yo les digo: no pasa nada un loco recuperar a un jugador para el domingo, porque es madridista. O como Óscar (Ribot, jefe de prensa) que después de su familia a quien más quiere es al Real Madrid. Así tiene que ser la gente que trabaje conmigo. Y quien no sea así, tienes que enseñarle a ser así. Si no metes una atmósfera que transpira ambición es muy difícil alcanzar objetivos. Aquí toda la gente ha contribuido al título. Por sentir esta ambición de vencer, hace meses ya le dije al presi y a José Ángel (Sánchez) que iba a seguir, que no tenía nada que ver con algún club que me quisiera tener. ¿Usted cuenta con Higuaín? ¿Están calentándole la cabeza? -Higuaín va a seguir. Va a seguir porque yo no quiero abrir mano. Y el Madrid no quiere abrir mano. Y tiene contrato óptimo y por un montón de años. No es un jugador que ha llegado hace un año y gana poco. Gana al nivel de los otros. Puede llegar una oferta de 40, 50 o 60 millones, la que sea, que el Madrid no va a querer vender. Por eso el único problema lo debe tener él en explicar a la gente que lo quiere sacar de aquí, ¡que él no va a salir de aquí! Yo no tengo problema: mis dos delanteros centro para la LA RECESIÓN EN PORTUGAL Y ESPAÑA Me inquieta la crisis, la gente solo sobrevive, vive al día -Portugal, su país, está intervenido. España vive una crisis como no hemos conocido hace mucho tiempo. ¿Le inquieta, le preocupa? -Claro que me inquieta. A veces hasta me siento un poquito mal, por vivir económicamente en un mundo completamente diferente. Y no es que me tenga que sentir mal. Pero te sientes un poco mal. Tengo el orgullo de tener una familia que vive en el respeto por los otros. Duele un poquito interiormente que nosotros, la gente del fútbol, vivimos un mundo distinto, sin tener problemas en familia, sin problemas para tener los hijos en el colegio, sin tener los problemas que la mayoría de la gente sufre hoy. Hace unos años la gente se preocupaba de preparar su futuro. Ahora la gente se preocupa en vivir el día a día, solo de sobrevivir, en tener para mañana. Y nosotros estamos en una dimensión distinta. Intentamos ayudar a gente que lo necesita, pero por mi personalidad y la de mi mujer hemos hecho esto siempre de boca callada. Conmigo no van fundaciones ni donaciones públicas. No. Calladitos. ¿Algún día entrenará a Portugal? -Sí. Quiero. Pero no es vida para mí en este momento, con un partido cada mes, esperando dos años para tener una competición seria. He estado a punto de entrenar a la selección inglesa en 2007... ¡Pero a punto! Lo pensé bien y dije no, porque dentro de dos meses iba a ser infeliz.