Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 6 DE MAYO DE 2012 abc. es LOS DOMINGOS DE ABC 79 tenientes al mismo tiempo en licenciados de Ingeniería. La carga lectiva es tremenda: una rigurosa exigencia en idiomas y una intensiva formación en materias científicas, técnicas y humanísticas, sin olvidar la fuerte preparación física. El listado de materias que se imparten es muy amplio: desde Derecho, Sociología, Física, Álgebra o Cálculo a Electrónica, Topografía o Armamento, pasando, por ejemplo, por materias como Liderazgo o Ética. Dice el general Gan Pampols que, pese a la evolución a que obliga el paso del tiempo, hay un aspecto formativo que no ha variado y que es el verdadero elemento diferencial en el adiestramiento de un oficial: la formación en valores. La práctica de la profesión debe adaptarse plenamente a los valores esenciales que aquí se explican, se interiorizan y se exigen: patriotismo, honor y ejemplaridad Cuando se habla de esto con alumnos de la AGM queda claro que en absoluto son unas frases hechas, sino que, efectivamente, es algo que tienen interiorizado. Jacobo González Cepeda tiene 19 años. Lleva dos en la Academia General. Cuando tenga 22 años saldrá como teniente. Tuve un tío guardia civil, que estuvo en el País Vasco en los años más duros, más difíciles, y fue él quien me imprimió el respeto por el Cuerpo explica sin titubear. Su deseo, cuando salga de la AGM, es incorporarse a unidades antiterroristas. Me habían advertido que la Academia General exigía sacrificio, pero lo que no me imaginaba es que iba a ser tanto cuenta este alumno. Pero no lo hace en tono quejoso, sino con orgullo: Recuerdo la satisfacción del día que me vi capaz de realizar un paso ligero con una mochila de combate cargada con 20 kilos de peso durante más de una hora Y, ante el futuro, Jaco- Formación en valores bo González afirma que lo que más le motiva es sentir la satisfacción personal de saber que lo que hago merece la pena Diecinueve años tiene también Alejandro Miñarro Manso. Su padre es guardia civil. Alejandro saldrá con 23 años como teniente. A este vallisoletano le gustaría escoger Caballería. Él también ve el esfuerzo como algo necesario que ni se debe ni se puede esquivar cuando se opta por la carrera en la AGM. Te advierten de que es duro, pero aquí descubres que vas a pasar tus límites afirma. La vocación es un pilar básico, y el compañerismo es esencial. Si aquí no lo tienes, es casi imposible superar la Academia General. El régimen de vida exige el compañerismo, porque une mucho el sufrir y sentir lo mismo que el que tienes al lado en la camareta explica este joven que confiesa estar ilusionado con la cita del 12 de octubre: ir a Madrid a participar en el desfile de las Fuerzas Armadas. Sin vocación y sin tener una clara voluntad de esfuerzo es imposible culminar con éxito el paso por la Academia General. Entre sus muros, el régimen de vida de los alumnos deja poco margen para las distracciones. A las seis y media de la mañana toca diana, a las siete se forma para ir al desayuno, a las ocho menos cuarto comienzan las clases del horario de mañana, luego formación física- -entrenamiento, resistencia, velocidad, natación, deportes militares... -y a la una y media comida. A las tres y cuarto empiezan las clases de tarde, hasta las ocho y cinco. Luego cena, control nocturno y silencio a las diez y media, hora de volver a las camaretas. Allí no acaba el día. El alto nivel de estudio obliga a seguir delante de los libros muchas noches. Entre los compañeros, todo el mundo está dispuesto a ayudarte. Es un sentimiento de que todos somos uno afirma Irene Sánchez Jiménez, una gaditana de Tarifa, de 20 años, que sueña con dedicarse a la rama de investigación y de criminología cuando salga de la AGM y, en su caso, emprenda su carrera profesional como teniente en la Guardia Civil. El tremendo esfuerzo que requiere la Academia General hace que tengas momentos de debilidad, pero, personalmente, nunca me he planteado abandonar. Creo que aquí también tienes que estar preparado psicológicamente Y la vocación- -coincide con sus compañeros- -es esencial. Si alguien piensa en entrar aquí para sacarse gratis una Ingeniería, que ni lo sueñe. No va a aguantar advierte con rotundidad esta joven que tuvo claro que su futuro pasaba por la AGM y por la vida militar. Las meras pruebas de acceso dejan claro que es un centro de excelencia. Cuando ella logró aprobar el ingreso en la AGM se presentaron más de 2.500 aspirantes para 372 plazas. Yo no me veía trabajando sentada en una oficina. Cuando empecé a plantearme mi futuro siempre estuve segura de que me sentiría realizada sirviendo a la sociedad y con algo dinámico explica Irene Sánchez. Ha comprobado que, entre otras cosas, el dinamismo y el esfuerzo no son una opción, son obligación para quien entra en la Academia General: Cuando llegué aquí me di cuenta de que los límites están mucho más allá de lo que uno mismo cree Todos somos uno Alumnos de la AGM en formación, en el patio de la Academia Don Juan Carlos y Don Felipe, entre sus alumnos Entre las orlas de las distintas promociones de la Academia General Militar que cuelgan de los pasillos del centro se encuentran las imágenes de Don Juan Carlos y del Príncipe Felipe. Ambos siguieron durante años el estricto régimen formativo de la AGM. Don Juan Carlos recogió sus despachos en 1959, y treinta años después hacía lo propio Don Felipe (en la imagen) La Academia general fue creada en 1882 por el Rey Alfonso XII, a propuesta del ministro de la Guerra, general Martínez Campos. En su primera época estuvo en Toledo. De entre quienes salieron de sus aulas, Miguel Primo de Rivera fue el primero en llegar a general, y el teniente Vicente García Cabrelles el primer muerto en campaña, en Melilla, en 1893, el mismo año en que se decidió cerrar la Academia. En 1928, a propuesta del ya general Miguel Primo de Rivera, el Rey Alfonso XIII decreta su reapertura, ya en su nueva y definitiva sede de Zaragoza. El general Franco fue su director hasta que la AGM se cerró por segunda vez, en 1931. Tras la Guerra Civil, en septiembre de 1940, Franco ordenó su reapertura.