Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 ESPAÑA DOMINGO, 6 DE MAYO DE 2012 abc. es españa ABC II ANIVERSARIO DE LA AMENAZA DE CRACK BEl 9 de mayo de 2010, Merkel, Sarkozy y Obama impusieron a España recortes severos para evitar la intervención GABRIEL SANZ MADRID Cuatro días que cambiaron a Zapatero José Luis Rodríguez Zapatero entiende por lo que está pasando hoy Mariano Rajoy, según ha confesado recientemente a sus próximos. Eso le hace no prodigarse en declaraciones; así no choca con su partido, como ocurrió en aquel acto de la fundación Ideas, el 2 de marzo, cuando, en presencia de Alfredo Pérez Rubalcaba, instó al PSOE a no echarse al monte usando la metáfora futbolística de que, si pierde el centro del campo tardará en volver al poder. Pero no siempre fue así. De hecho, hasta la fatídica noche del 9 de mayo de 2010, al ex presidente del Gobierno le gustaba el aura obrerista que le aportaban todos los 5 de septiembre en las campas de Rodiezmo (León) anunciando a los mineros del SOMA- UGT la subida anual de pensiones. Por eso dijo siempre no a una reforma laboral como la hoy vigente, porque consideraba que debía mantener la paz social a toda costa. Y se empecinó en ello hasta el final. Lo prueba la convocatoria de urgencia que hizo a Rajoy en Moncloa el 5 de mayo, tras año y medio sin citarle. Después de escuchar al entonces líder de la oposición la urgencia de un recorte de gasto, Zapatero seguía sorprendentemente en sus trece, ajeno a lo que se cocía en Bruselas. Él siguió con la idea de que España no tenía por qué recortar como entonces Grecia porque Zapatero intercambia confidencias con Salgado en uno de los últimos Plenos del Congreso para ambos IGNACIO GIL Merkel al teléfono En la tarde del 9 de mayo, numerosos dirigentes mundiales le telefonearon para hacerle ver que llevaba a España al abismo Se acostó con el Nikkei Zapatero confesó que la tensión le llevó a no acostarse hasta ver cómo amanecía la Bolsa en Tokio eso iba a frenar la recuperación... Le duró cuatro días. Los que tardó la vicepresidenta Elena Salgado en asistir a la reunión de ministros de Economía en la capital comunitaria, el 9 de mayo por la tarde, y telefonearle alarmada con el argumento de que Alemania y Francia no aceptaban más dilaciones porque el riesgo país de España amenazaba a toda la zona euro. Casi a un tiempo, el entonces presidente del Gobierno empieza a recibió llamadas conminatorias de Merkel, Sarkozy, y hasta Obama, para hacerle ver que el país está al borde del abismo si no recorta. A las 20.00 de ese día, Elena Salgado anuncia en Bru- selas un primer recorte de 15.000 millones. Pasadas las semanas, él mismo se confesaría agotado por la tensión. Reveló que no se había acostado hasta bien entrada la noche, para ver cómo amanecía en Japón el índice Nikkei de bolsas el 10 de mayo. Ese día nació el otro Zapatero, el que el 15 de julio advertía voy a seguir ese camino cueste lo que cueste y me cueste lo que me cueste Videoanálisis sobre el aniversario de los días más tensos de Zapatero G. S. MADRID Él está ahora más tranquilo y yo, pues menos, pero es absolutamente normal decía este jueves Mariano Rajoy tras charlar con el ex presidente del Gobierno, hoy miembro del Consejo de Estado, en el acto de toma de posesión del presidente de ese órgano, José Manuel Romay Beccaria. José Luis Rodríguez Zapatero es hoy un hombre que lleva una vida de lo más rutinaria, a caballo entre su domicilio madrileño de Somosaguas- -el matrimonio se está construyendo un chalé a las afueras de León capital- y sus despachos en el edificio que tiene el PSOE en la calle Gobelas y en el Consejo de Estado. En Gobelas se ocupa de coordinar el Consejo de Progreso Global, una de las áreas Zapatero, que todavía luce el bronceado de un reciente viaje a Lanzarote, se confiesa descansado y satisfecho de que ya no es objeto de la ira ciudadana Libros, viajes y discursos, en la agenda del expresidente dela fundación Ideas. Desde que abandonó La Moncloa se le han conocido dos viajes recientes con su familia: uno a París, del que hay testimonio gráfico, y otro más reciente, en Semana Santa, a las playas de Lanzarote, isla por la que siente especial predilección desde que pasó allí varios veranos en la residencia oficial de La Mareta cuando era presidente del Gobierno. De ahí el moreno que lucía en la toma de posesión de Romay Beccaría, que llamó la atención. El ex líder socialista se confiesa descansado a sus más próximos y satisfecho de ver cómo ya puede andar por la calle o entrar a un establecimiento sin ser increpado como causante de todos los males de España. El pasado 24 de marzo viajó a Venezuela para impartir una conferencia en la 42 Asamblea de Cámaras de Comercio de aquel país y proximamente, según ha podido saber ABC, va a viajar a Brasil para ofrecer otra conferencia en el ámbito de Progreso Global. Junto a esa ocupación en Ideas, está preparando un libro sobre su vivencia de la crisis y las fórmulas de la izquierda para superarla, que se editará en otoño. Según algunas fuentes, el ex presidente tiene el compromiso editorial de escribir otro libro antes de 2014.