Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 ANDALUCÍA El Gobierno PSOE- IU DOMINGO, 6 DE MAYO DE 2012 abc. es andalucia ABC Las nuevas caras del Gobierno Susana Díaz Consejería de Presidencia e Igualdad Consejería de Agricultura Luis Planas Emilio Llera Consejería de Justicia Diego Valderas Vicepresidente Se convierte en la mano derecha de José Antonio Griñán en el Palacio de San Telmo la joven secretaria de Organización del PSOE andaluz que, a sus 36 años tiene en su currículum haber sido concejal del Ayuntamiento de Sevilla además de delegada de Juventud y Empleo y teniente de alcalde de Recursos Humanos en Triana. Díaz, cuya gestión en el partido ha provocado profundas fracturas, no sólo se queda con Presidencia sino también con las política de Igualdad de Género, Andaluces en el Exterior y delegaciones del Gobierno de la Junta de Andalucía. El que fuera embajador de Marruecos vuelve a la Junta de Andalucía (de la que fue consejero de Presidencia y Agricultura hasta el año 1994) después de dieciocho años de haberla abandonado. Luis Planas tiene en común con el presidente su vinculación a Córdoba (provincia por la que el nuevo consejero ha sido parlamentario) y también que, como Griñán, pertenece al cuerpo de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social. Tiene un extenso currículum en el que también consta que fue europarlamentario y el perfil de tecnócrata que tanto le gusta a Griñán. Sorpresas doble: porque vuelve a a haber Consejería y porque es un independiente que además es el fiscal decano de Sevilla. A sus 61 años, tiene una dilatada carrera como jurista ya que también fue profesor de Derecho Penal y Procesal. Aficionado al piano, la guitarra y a caminar, perteneció a la Unión Progresista de Fiscales y conoce bien el gremio. A punto estuvo de ser fiscal jefe de Sevilla si no fuera porque tocaba nombrar una mujer. Siempre amable y bromista, se sabe al dedillo el caso ERE pues, hasta el viernes, compartía despacho con el fiscal anticorrupción. El coordinador de IU- LV- CA toca por primera vez poder al entrar en el Gobierno andaluz del que no sólo será vicepresidente sino también consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales. Nacido en Bollullos, localidad onubense de la que fue alcalde, Valderas fue presidente del Parlamento en la legislatura de la pinza (1994- 1996) y su imagen presidiendo el pleno de la risa dio la vuelta al mundo. Ha sabido negociar fuerte y conseguir para su formación hasta tres consejerías. Ahora por primera vez deja de ser la oposición para tocar poder. Martínez Aguayo, Avila y Montero ganan poder y escalan posiciones BEn las provincias habrá un delegado de la Junta y cinco responsables de área. IU aspira a designar al menos a dos de ellos M. BENÍTEZ J. MORILLO SEVILLA El nuevo Gobierno de coalición va a suponer un cambio cuantitativo y cualitativo en la estructura de la actual Junta de Andalucía, donde un grupo de consejeros entre los que se encuentran Carmen Martínez Aguayo, Antonio Avila y María Jesús Montero, asumen más competencias que nunca en el nuevo orden establecido por el presidente de la Junta, José Antonio Griñán. El socialista también ha tenido que modificar las atribuciones de otros departamentos en función del pacto de Gobierno que mantiene con IU, a la que ha tenido que ceder cuotas de poder. Así pese a la reducción de consejerías, que pasan de trece a once, el núcleo duro del Ejecutivo el núcleo duro del presidente gana poder. En el nue- vo reparto se lleva una de las mejores tajadas la nueva consejera de Presidencia, Susana Díaz ya que ejercerá de mano derecha de Griñán junto a él en el Palacio de San Telmo. A su cartera se unen las competencias de Igualdad, con lo que se hará cargo de las políticas de violencia de género además de las de Juventud, Andaluces en el Exterior y delegaciones del Gobierno de la Junta. Aunque sobre estas últimas, ayer Griñán volvió a prometer su reducción al anunciar que habrá menos delegaciones que consejerías. Según fuentes consultadas, cada provincia contará con un delegado del Gobierno andaluz y cinco responsables de áreas, que asumirá cada una de ellas competencias de varias consejerías. IU aspira a designar a dos de esos responsables de áreas, así como uno de los coordinadores que las complementen. Estos tendrán rango de director general, por lo que, según fuentes de IU, supondrá un ahorro en la estructura provincial. Pero la reducción de delegaciones provinciales es un aspecto que aún deben cerrar Valderas y Griñán. Precisamente uno de sus incondicionales, Antonio Avila es de los que sale más reforzado ya que sigue al frente de la Consejería de Economía pero también asume las competencia de la cartera de Empleo, aunque ésta puede darle más de un quebradero de cabeza con el caso ERE. La Formación Profesional pasa a depender de Mar Moreno en Educación. Carmen Martinez Aguayo, igualmente perteneciente al staff del presidente, vuelve a hacerse con el control del dinero y la elaboración de los presupuestos de los funcionarios al continuar al frente de la Consejería de Hacienda y Administración Pública a la que también añade las competencias de Política Financiera y Juego. María Jesús Montero es otra de las que siguen al alza pese a llevar ocho años al frente de la cartera de Salud. La sevillana gana también las competencias de Bienestar Social en lo relativo a prestaciones sociales. Es decir, se queda con la Ley de Dependencia. Otro de los que se incorpora al nú- Empleo desaparece Antonio Ávila asume las competencias de la consejería que está en el epicentro de los ERE cleo duro de confianza del presidente es Luis Planas, nuevo consejero de Agricultura que las une también el Medio Ambiente y el Urbanismo y Ordenación del Territorio. Una reestructuración que, sin duda, se hace para no dejar en manos de IU esas competencias ya que Fomento pasa a manos de la comunista Elena Cortés, y que refuerza desde el principio la figura de Planas. La consejería de Gobernación, que ocupará Valderas y que pasará a llamarse de Administración Local y Relaciones Institucionales, mantiene las competencias municipales, voluntariado, consumo, cooperación al desarrollo y memoria histórica. Rafael Rodríguez, también de IU, mantiene Comercio dentro de Turismo. También supone una novedad la recuperación de la Consejería de Justicia (que había quedado relegada a una secretaría general dentro de Gobernación) y dar mucho poder a un independiente, Emilio Llera que también asume Interior, Emergencias, Espectáculos, Violencia de Género y Políticas Migratorias. Luciano Alonso como consejero de Cultura asumirá también las competencias de Deporte, anteriormente en Turismo.