Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 6 DE MAYO DE 2012 cordoba. abc. es FOTOS: RAFAEL CARMONA yo he sido guitarrista y he cantado flamenco. He acompañado a Fosforito o Antonio de Mairena. Ahí tienen: de pronto, salta la sorpresa. Un abogado con pedigrí que al tiempo que letrado fue guitarrista y noctámbulo en aquella Córdoba bohemia de los sesenta. Era abogado de Bodegas Campos y me enseñó a tocar la guitarra Antonio el del Lunar porque me di un golpe en un ojo con una bola de tenis y estuve tres meses sin poder trabajar. Tengo fotografías tocándole la guitarra a El Cordobés mientras bailaba la Tomata, que era una mujer singular, increíble, pura fibra. A la Tomata la defendí catorce veces. Era un personaje para escribir una novela Hoy, tantos años después, ya no toca la guitarra. Prefiere la lectura, sobre todo la historia, Pérez Galdós y Arturo Pérez Reverte. -Es usted un defensor a ultranza del secreto de sumario. No me diga que no ha habido filtraciones proverbiales. -Yo comprendo que la prensa tiene que buscarse sus habichuelas. Pero que modifiquen la ley y digan que el sumario no es secreto. Hoy por hoy está condenado por la ley. -Por cierto, ¿qué le dice su olfato de abogado en el caso de los niños desaparecidos? -Estoy un poco confuso. Pero al hom- bre lo veo cínico y sabiendo salir de todas las trampas que le ponen. -Incurre en contradicciones. -No son contradicciones realmente. Hay fallos en los horarios y por ahí lo van a pescar seguramente. -Usted tiene la misma convicción que el juez. -Todos los indicios van contra él. Responsabilidad tiene, por supuesto. Que los haya matado no me atrevería a juzgarlo. ¿Qué reforma espera como agua de lluvia? -Una simplificación de todos los procesos y la agilización de la justicia. Hace poco me mandaron una citación para el 12 de febrero a las 12.00 horas. Me planto allí y me dicen que no había juicio. ¿Cómo que no? pregunté. Pues no: era el 12 de febrero pero de 2013. ¿Qué falla? -La justicia siempre ha ido muy lenta. Demasiados trámites. Antes teníamos el principio de oralidad y ahora es todo por escrito. Y eso complica mucho las cosas. ¿La justicia es igual para todos? -Debería serlo. -No lo veo muy convencido. -No estoy muy convencido. Somos humanos. ¿Por dónde se quiebra el principio de igualdad? -No por la corrupción ni mucho menos. Vivimos en un país de Rinconete y Cortadillo donde todos son pícaros. En la época de la dictadura la justicia iba fenomenal. Ésa es la verdad. No en temas políticos, que sí eran al dictado del Gobierno. Hoy se ha perdido el respeto a los jueces. -Díganos el pleito de su vida. -Una partición endemoniada de una familia muy conocida de Córdoba. Lo pasé muy mal. Estuve a punto del infarto más de una vez. He apoyado siempre el papel del abogado, como en el asunto de Bretón. Yo he defendido a tres o cuatro criminales. Uno de ellos mató a una pareja en un coche en la Asomadilla. Me tocó de oficio. Dije en la sala que tenía tres hijos y que cualquiera de ellos podría haber estado en el coche. Pero mi obligación era defenderlo a ultranza. ¿Qué escuece más: perder un juicio o ganarlo injustamente? -Ganarlo injustamente te entra un reconcome interior muy grande. Perderlo también. -Perdone el símil, pero con un hijo decano se sentirá usted el padre de la Pantoja. -De verdad que no. Me siento orgulloso pero no en el sentido de figurar. He visto que ha seguido la vocación mía de amor al colegio. Y es el decano más joven de España, creo. ¿Qué le falta en su expediente? -Nada más que Dios me bendiga en el momento de mi muerte. Me voy muy satisfecho de la vida. Tengo cuatro hi- Deontología Aficiones Orígenes CÓRDOBA 37 Contramiradas Una asignatura para jueces Podríamos decir que Enrique Garrido Poole, en materia penal, sabe perfectamente de lo que habla en carne propia. Su singular biografía está salpicada por un episodio rocambolesco que fue a dar con sus huesos en la prisión provincial. Exactamente 42 días. Hablamos del año 1958, en los años más duros de la dictadura franquista. Tenía 25 años y un amigo suyo lo invitó a la celebración de Montejurra, uno de los más populares cónclaves carlistas. No tenía ni idea de qué era aquello, pero con esa edad me voy hasta a Lourdes si me invitan. Cogí la guitarra y nos fuimos para allá. A la vuelta, el comisario llamó a mi padre y me citaron en el Gobierno Civil. Lo de Montejurra había coincidido con una huelga y habíamos tirado unas papeletas que decían: No nos gusta la falange ni su jefe nacional. Ni, por supuesto tampoco, el pretendiente don Juan La cárcel fue una experiencia fenomenal, una asignatura que yo pondría para los jueces. Para que sepan lo que es estar privado de libertad He llevado el caso de tres o cuatro criminales. Pero mi obligación ha sido defenderlos a ultranza He sido guitarrista y le he tocado a Fosforito y a Antonio Mairena. Una vez le toqué a El Cordobés mientras bailaba la Tomata Mi abuelo era inglés y fundó la sociedad que explotó las minas de Fuente Obejuna y Belmez. Mi madre impulsó el grupo Wallada Mi amigo Antonio Gala decía que Córdoba era senequista no porque no diga nada, sino porque no tiene nada que decir Autocrítica jos fenomenales y todos con carrera. -Díganos su manual del buen abogado. -Ir con tu conciencia limpia. No hacer nada que pueda perjudicar a nadie y estudiar los asuntos. -Se va con la conciencia limpia. -Completamente. ¿Qué adjetivo le hace justicia a Córdoba? -Indolente. Antonio Gala, que es amigo íntimo mío, decía una frase que siempre repito: Córdoba es senequista no porque no diga nada, sino porque no tiene nada que decir -Un juicio muy duro. -Es la verdad. ¿Y qué nos falta? -Un poco de ímpetu, un poco de creatividad y un poco de fuerza.