Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 PRIMER PLANO Grecia Elecciones generales DOMINGO, 6 DE MAYO DE 2012 abc. es internacional ABC La crisis se ha colado en todos los hogares griegos. Sin excepción. Pero en las urbes la pobreza es más visible Aprender a vivir con deudas SOFÍA Asistenta jubilada Trabajó sin cotizar, percibe 300 euros y vive en casa de su hija. Peor lo vamos a pasar dice. Votará a la derecha. A B. CASTIELLA CORRESPONSALEN ATENAS primera vista y para los turistas, todo sigue igual en Grecia. Hace bueno, los paisajes ylos monumentos son preciosos, los museos están abiertos, las tiendas de souvenirs a rebosar, las tavernas con ensalada de queso feta... Pero la crisis se ha colado en todos los hogares griegos, tanto en las grandes ciudades como en las provincias. Todos. Una mayoría está aprendiendo a vivir con deudas inmediatas, con ingresos muy inferiores a los de 2009 y 2010, reducidos en más del 30 por ciento. Muchos están desesperados porque no ven salida al país ni futuro profesional: quien pierde su trabajo sabe que difícilmente conseguirá otro igual y, de hacerlo, será mucho peor. Y los demás están intentando no ahorrar sino reducir costes: volver a casa de sus padres o traérselos a vivir con ellos, en un piso más pequeño compartido con amigos, mientras los más valientes se quieren ir a trabajar al extranjero, imitando a los emigrantes de los años cincuenta y sesenta. Pero no son los agricultores y amas de casa de antes. Ahora son jóvenes con estudios universitarios que ven que el futuro que sus padres les prometieron haz buenos estudios y luego conseguiremos colocarte en un trabajo estatal cómodo y seguro no existe. Les esperan pocos trabajos y a 400 euros al mes. Atenas, TesalónicayPatras songrandes ciudades donde la crisis se ve más de cerca: tiendas y establecimientos cerrados (las cámaras de comercio asegu- ran que han desaparecido una media de un 20 por ciento de tiendas y establecimientos en general) los que permanecenabiertos estáncasi vacíos. Estas ciudades son también las que tienen mayor número de votantes que afirman inclinarse por la extrema derecha o la extrema izquierda: quieren un cambio total, independientemente de las medidas de ajuste queconsideran impuestas por Merkel y Sarkozy, y no les importa salir de la Unión Europea (UE) Fuera todos los negros, fuera los albaneses, fuera todoslos drogatas. Que vuelva el orden grita Yorgos, el empleado de seguridad de un supermercado del centro de Atenas, que votará al partido neonazi Amanecer Dorado. Pero el matrimonio de jubilados que pasa a su lado sonríe y afirma, en un intento de tranquilizar a los presentes y a ellos mismos: Grecia sale siempre adelante, siempre acabamos venciendo las dificultades En las grandes ciudades es también donde la pobreza se ve más. Quienes pueden, al ver que ya no conseguirán trabajo o se acaban de jubilar o prejubilar, vuelven al lugar de origen de la familia. Ahí siempre hay una casa esperándoles y ser pobres en el pueblo o en Colas para comer Panos, 450 euros al mes Hay días que prefiero gastarme el dinero de la comida en cigarrillos para no enloquecer la pequeña ciudad se lleva mejor. La vida es más barata y fácil. Hemos alquilado el piso de Atenas y, aunque es poco, paga la mensualidad de las deudas. En el pueblo vivimos sencillamente, cultivamos lo que necesitamos, tenemos amigos, no usamos el coche Lo dice Fotini con cierta amargura, pero no tenía sentido continuar en la capital tras perder el trabajo de cajera y con su marido prejubilado. Quienes no tienen familia y ayuda están en situación desesperada: las colasjuntoalasiglesias ortodoxas y muchos comedores crece a diario. Están formadas por gente que ha perdido su casa si era de alquiler al perdereltrabajo (siespropia yaúnla estánpagando, elEstado impide su subasta hasta finales de año) Muchos han sido recogidos por familiares o amigos. La situación se complica si además tienen a alguien enfermo o con discapacidad, porque los subsidios fueron eliminados, aunque tras un nuevo examen médico, se vuelven a conceder. Panos, que acaba de terminar la carrera de Económicas, solo ha encontrado un trabajo por 450 euros al mes, con horario reducido, en el aeropuerto. Con ese sueldo tiene que pagar el piso en el que vive con su madre, inválida, además de la manutención de los dos. A ella le recortaron el subsidio de invalidez de 300 euros y hasta que se lo vuelvan a conceder sobreviven con dificultad. Haydías queprefierogastarmeel dinerode lacomida en cigarrillosparano enloquecer comenta desesperado. Panosvotará a la izquierda, como la mayoría de los jóvenes que han perdido sus sueños y ven imposible ser independientes y formar una familia. LEFTERIS Informático Se levanta a las 7 de la mañana y vuelve a las 11 de la noche. Trabaja para el Estado y da clases a 10 euros. Me iré fuera con mi mujer SOTIRIS Librero Arruinado, vende libros en la calle. La culpa es de los políticos, siempre nos engañaron Votará a la extrema derecha. Grecia sin futuro GABRIEL ALBIAC G recia es un Estado fallido. Lo fue desde su nacimiento en el derrumbe del Imperio Otomano. El espectáculo caótico de los últimos cinco años, que deberían cerrar hoy las elecciones parlamentarias, es la consecuencia final de dos siglos marcados por la incapacidad de construir un Estado moderno. En rigor, no se puede considerar cerrado el proceso de constitución nacional griega hasta el golpe del año 1909 y el ascenso de Eleftherios Venizelos en el 1910. El siglo XIX se agotó en guerra civiles, golpes y cambios de régimen que nunca cristalizaron una continuidad política. La Grecia que hoy concurre a las urnas vive la ruina que acecha siempre a una economía subsidiada. Grecia gestó su función internacional en los años de la Guerra Fría. Los tres años de guerra civil que, entre 1946 y 1949, prolongaron allí la Segunda Guerra Mundial fueron devastadores. Esa guerra civil fijó el papel griego en el juego de los equilibrios mundiales: tras la derrota de la guerrilla comunista, el papel de Grecia pasaba a ser el de parapeto en la frontera sureste de Europa. De esa prestación extrajo la casta política una contrapartida envenenada: Estados Unidos asumía el mantenimiento parasitario de la economía griega. Corrupción y fraude tomaron lugar de economía. Resultó de ello una sociedad funcionarial y clientelista. Sin control fiscal, sin apenas Hacienda pública y cuyos datos oficiales distaban mucho de ser creíbles. Eso heredó la UE. Y no es que nadie se engañara: no era posible. Los datos que dio la administración griega para entrar en la Unión Europea eran falsos. Pero se juzgó mejor hacer la vista gorda, en la fantasía de ir corrigiendo las cosas más adelante. Fue un error. Demasiado tarde constatado. Al abrigo de esa corrupción crónica, medraron dos grandes partidos políticos: ND y Pasok. Que se abrigan bajo las respetables convenciones de derecha e izquierda Pero que son sólo dos clubs de apoyos mutuos, cuyos dirigentes se reproducen por continuidad dinástica en las grandes familias que son su médula: ¿alguien de mi edad recuerda a cuántos Papandreu ha visto al frente del socialismo griego en medio siglo? Con seguridad, el modelo de las dos familias acabará esta noche. El odio popular hacia ellas es grande: perderán a un 50 de sus votantes. Proliferarán pequeños nuevos partidos. Pintorescos algunos. Otros- -es el caso de la neonazi Amanecer Dorado- -alarmantes. Y mañana Grecia se despertará igual que ayer: arruinada y sin futuro.