Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 6 DE MAYO DE 2012 abc. es internacional PRIMER PLANO 21 hoy la puerta del Elíseo INTENCIÓN DE VOTO (IFOP) 48 %52 Sarkozy Hollande Reválida en las legislativas de junio El nuevo presidente de Francia deberá afrontar una tercera vuelta electoral, dentro de mes y medio: las elecciones legislativas del 10 y el 17 de junio próximo elegirán una nueva Asamblea Nacional. En teoría, los electores se decantarán una nueva mayoría parlamentaria del mismo signo político. Pero no puede descartarse en absoluto que un presidente socialista o conservador, mañana, se vea forzado a cohabitar con una mayoría de distinto signo político, como ocurrió entre 1986 y 1988 y 1993 y 1995 (el socialista François Mitterrand se vio forzado a cohabitar con Chirac y Balladur) A francesa a primeros del mes de enero pasado. Les Echos subraya desde hace días que Francia está en una situación de libertad vigilada Y pudiera sufrir una nueva degradación, el verano o el otoño que viene, si el Gobierno francés no toma medidas urgentes para restaurar la credibilidad internacional. Tras esas reservas, de inmenso calado, queda en suspenso el futuro de la construcción política de Europa y el futuro del paisaje político francés. En el terreno político, esas nubes tóxicas, alimentadas por la irresponsabilidad de las elites gobernantes, han precipitado la recomposición en curso del paisaje político nacional, con la aparición de extremas izquierdas y extremas derechas, populistas de izquierda y derecha, atizando los más apocalípticos delirios: ruptura con la UE y la zona euro, renacionalización de las fronteras, denuncia del ultraliberalismo de izquierda y derecha que se han convertido en el fondo de comercio que Marine Le Pen ha utilizado para derrocar a Nicolas Sarkozy e intentar conseguir la implosión de la Unión por un movimiento popular (UMP) que ha federado, hasta ahora, a las distintas familias conservadoras. Sin miedo a Marine Le Pen DARÍO VALCÁRCEL Paso a los populismos Preocupa mucho el peso de la extrema derecha, pero su resultado nunca ha superado el 18 por ciento E n 2002, momento de gloria del Frente Nacional, Jean- Marie Le Pen logró más votos que Lionel Jospin, candidato socialista. El Frente Nacional llegó a la segunda vuelta para enfrentarse al presidente de la República, Jacques Chirac. Chirac obtuvo el 82,21 por cien frente al 17,79 de Le Pen. En las peores circunstancias, la Francia enfrentada al extremismo de la derecha o de izquierda, ambos con demasiado sustancia antidemocrática, casi quintuplica a sus adversarios. Le Pen, padre o hija, suelen sumar menos del cuádruple de los votos del presidente de la República elegido. Seis millones de votos son muchísimos votos. Pero 25 millones son más. El FN ha recibido muchos votos antisistema. De acuerdo, el antisistema es hoy poderoso en Francia. Preocupa mucho a los franceses, también a los europeos. Pero su resultado suele situarse en torno a ese 17 por ciento frente al 82 por ciento restante. Un ministro de Sarkozy, Gérard Longuet, ha sostenido que Marine Le Pen era un interlocutor más aceptable que su padre. De inmediato se echaron sobre él los principales hombres de Sarkozy. El más destacado de ellos, y el mejor, Alain Juppé, tuvo el valor de afirmar que Longuet hablaba exclusivamente por sí mismo, y que él, Juppé, no compartía en manera alguna su criterio. Siguieron en el mismo tono de rechazo JeanPierre Raffarin y el líder de la UMP, Jean- François Copé, y otros líderes de la derecha. Será difícil si no imposible, en el plazo corto y en el largo, un entendimiento entre Marine Le Pen y el presidente de la República. Hemos defendido la calidad y el valor de Nicolas Sarkozy, probable perdedor de la elección de hoy. Sin embargo a Francia y Europa puede convenirles más un presidente moderado, de centro- centro- izquierda, capaz de entenderse con Alemania, país todavía más enfrentado a los herederos de 1933- 45. Los últimos sondeos dan una distancia en torno a los siete puntos, 53,5 para el centro- centro- izquierda, 46,5 para el centro- centro- derecha. Es probablemente un resultado injusto pero la democracia pelea por la justicia en los tribunales, no en las elecciones.