Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 PRIMER PLANO DOMINGO, 6 DE MAYO DE 2012 abc. es internacional ABC La extrema derecha abre Los expertos económicos subrayan que los dos rivales han hecho promesas electorales disparatadas sin saber cómo podrán pagarlas después de la elección presidencial sonará el fin del recreo Habrá llegado la hora de afrontar una realidad durísima. El Instituto de Empresa (thinktank próximo a la patronal) publicó hace días un informe no político afirmando que Nicolas Sarkozy y François Hollande tienen algo muy profundo en común: hacer muchas promesas electorales sin saber cómo podrán pagarlas. El Instituto estima que en el programa económico de Sarkozy hay más de 11.400 millones de euros por presupuestar A juicio de la institución, en el programa de Hollande hay unos 12.100 millones de euros de nuevos gastos. La institución desmenuza todas las promesas electorales de los grandes candidatos, llegando a una conclusión simple y brutal: ninguno de ellos propone cortes llamativos del gasto público; ambos hacen muchas y costosas promesas; ambos coinciden en incrementar la fiscalidad y crear nuevos impuestos para intentar financiar la deuda nacional. Nicolas Sarkozy ya tenía previsto subastar otros 180.000 millones de euros de nuevas deudas, este mismo año. Y otros 200.000 millones de euros el 2013. Si Hollande fuese el nuevo presidente, Francia necesitará más de esos 380.000 millones de euros los próximos 24 meses. Asegurar el tren de vida y el bienestar nacional requerirá varias decenas o centenas de miles de millones de euros de nuevas deudas suplementarias. La agencia de calificación Standard Poor s (S P) degradó la triple mayoritariamente liberales, ha publicado en el diario online Atlántico y en la edición europea del Wall Street Journal un texto común haciendo esta advertencia: Francia sufre desde hace varias décadas de un crecimiento muy débil, un paro elevado y una profunda falta de esperanza para los jóvenes. Francia ha sufrido sucesivamente el estatismo de derechas y el estatismo de izquierdas. Seguir por esa vía será un funesto error Esa advertencia, firmada por una cierta élite económica universitaria francesa, concluye de este modo: Si Hollande llegase al poder supremo, como parece, la aplicación práctica de su programa solo podrá producir estancamiento económico, paro y pobreza crecientes, acompañados de un endeudamiento público insoportable Hace semanas que analistas políticos y financieros advierten que el día El voto del Frente Nacional de Le Pen será clave en la jornada electoral dada la cercanía entre Hollande y Sarkozy que prevén los últimos sondeos JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL EN PARÍS A lrededor de 46 millones de electores son invitados a elegir hoy el nuevo presidente de Francia. François Hollande, candidato socialista, es el favorito de los sondeos desde hace meses. Nicolas Sarkozy, presidente, confía en el milagro que podría desmentir todos los sondeos. Los resultados de la primera vuelta, el 22 de abril, sugieren que la llave del Elíseo la tienen los electores del Frente Nacional (FN, extrema derecha) el partido más votado por los obreros. Sea quien sea el jefe del Estado, mañana el elegido deberá afrontar con rapidez una alternativa histórica: acelerar voluntariamente y con mucha urgencia las reformas pendientes, para evitar la degradación internacional; o aceptar la humillación de las reformas impuestas por la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. Alain Duhamel, politólogo, comenta: El nuevo jefe del Estado deberá afrontar inexorablemente la crisis más grave y más compleja que ha sufrido Francia desde los años 30 del siglo XX Nicolas Baverez, historiador y economista insiste: Francia no ha estado nunca tan débil, desde los años 30 del siglo pasado. Jamás, desde entonces, la clase política ha dado pruebas de una ligereza tan inquietante, encerrándose en la negación suicida de la realidad La campaña personal de Sarkozy y de Hollande y el gran debate que los enfrentó durante tres horas, ante 18 millones de telespectadores, solo han agravado todas las dudas e inquietud que pesan sobre Francia. Despertar a la realidad Gane quien gane hoy, se pondrá al frente de un país en su peor crisis desde los años 30 del siglo XX Las proposiciones del presidente y el candidato socialista sobre la zona euro, el futuro de la UE, la deuda soberana, la inmigración, la lucha contra el paro, la fiscalidad y el comercio han provocado reacciones muy severas y críticas, en Francia y en toda Europa. Un grupo de veinte economistas, profesores de Economía y universitarios, de diversa sensibilidad, aunque Misma filosofía de Estado