Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 22 DE ABRIL DE 2012 abc. es estilo María Fernanda D Ocón o Irene Gutiérrez Caba. Eran clases magistrales. Mary Sampere dialogó sobre El Paralelo. ¡Qué placer! Como ves, todas estas experiencias sirven para que el programa vuelva, que volverá dice orgulloso. Como los espectadores ya no aguantaban la pantalla casi cuadrada de los pesados aparatos de televisión, la variedad de ofertas visuales que Chicho ofrecía era otro motivo para ver el programa. Los musicales se grababan en formato panorámico con una gran amplitud por los costados. Se adaptaban las letras de los grandes musicales al tema monográfico que tocaba. Se elegía música maravillosa conocida por el público. Si lo piensas, el éxito de una melodía reside en su repetición y había que ofrecerlo. Hacer nuevas orquestaciones costaba mucho tiempo y dinero, así que se cantaba sobre las bases, una forma de ahorrar en ambas cosas. Una vez al año se grababa un programa dedicado a la prensa con concursantes periodistas. En ese caso se intentaba ganar dinero que luego enviamos a la Fundación Casa de Nazareth, creada por el primer marqués de Luca de Tena para ayudar a periodistas necesitados Le pido algún recuerdo -con comillas- para que elija la dirección a tomar: Tengo por costumbre hacer aquello que tienen que realizar después los presentadores o participantes. Una vez había que darle un bocado importante a un hígado crudo que imaginaba que era un hígado humano y una vez más cometí el error de dar ejemplo. ¡Terrible! El momento que más me dolió fue al ver la cara de dos concursantes que obtuvieron como premio un metro cuadrado de tierra en un cementerio de Bilbao. No sé cómo se solucionó aquello. En otra ocasión, con el plató lleno de invitados y ensayando un sketch que obligaba a tener un pequeño elefantito cerca de la mesa de Mayra Gómez Kemp, el pobre se quiso ir y se quejó. Lo malo es Por el programa han desfilado La Trinca, Tip y Coll, Tricicle, Gila, Esteso, Pajares, Martes y Trece, Beatriz Carvajal, Fedra Lorente, Juan Tamariz, Emma y Antonio Ozores, Pepe Viyuela, Ángel Garó, Emilio Aragón... Eran personajes en contra de los concursantes. La idea gustó mucho Los supertacañones Inagotable cantera GENTESTILO 121 Valentín Tornos, Don Cicuta, se comía la cámara. Volqué todos los diálogos en él Los presentadores Su mayor equivocación cuerda a todos con los que ha trabajado, porque dejaban enseguida de ser contratados por el Un, dos, tres a ser amigos. Valentín Tornos, Don Cicuta, que en un principio iban a ser tres actores, se comía la cámara. Viendo su fuerza volqué todos los diálogos él. Su figura pasó de ser un personaje que se podría llegar a odiar a ser un hombrecillo tierno y muy creíble. Lo encarnaba, de alguna forma, como esos seres de bastante edad y llenos de manías. Casi todos nosotros hemos tenido alrededor algún ser con esas características Había que preguntarle si le faltó algo por hacer o si se arrepiente de haberlo hecho. No. Bueno- -rectifica- sí hubo una etapa en la que cometí el error de hacerlo más inteligente, más culto, olvidando que Un, dos tres era un simple, o no tan simple, entretenimiento. Cuando me arrojé de cabeza a la Historia de la Literatura, al segundo o tercer programa me di cuenta de que a los concursantes no les puedes pedir una amplísima cultura. Sin embargo, el Un, dos, tres no ha muerto. Tiene las tres combinaciones de las que hablaba al principio Tres, dos, uno, Chicho no hay más que uno PEPE VIYUELA El hígado y el elefante Hubo una etapa en la que cometí el error de hacerlo más inteligente, más culto que la madre estaba fuera del plató y escuchó a su hijo y, claro, ante ese requerimiento, se cargó la puerta de entrada al estudio y a todo correr fue en defensa de su hijo. Al ver a la elefanta cargar como si estuviera en medio de la selva, huimos hacia todas partes, yo incluido. Se subieron al decorado, a las gradas y la elefanta con la trompa en ristre, como si fuera una lanza. En quince segundos no quedaba nadie en el plató Chicho Ibáñez Serrador admira con pasión a los cómicos y re- La mascota que más quiero es la Ruperta prosigue, y como presentadora, a Mayra (Gómez Kemp) por su simpatía, profesionalidad y memoria. Era como una especie de fotocopiadora que leía un texto y ya se lo sabía. Jordi Estadella y Miriam Díaz- Aroca, al ser hombre y mujer, permitía unos diálogos más chispeantes, un poco picantes, sin hacer que perdieran la simpatía ante el público Se lamenta de que ya no se hagan musicales importantes en las televisiones, y de humor estamos escasos, tampoco se hace Son dos columnas que habría que volver a reparar para que sostuvieran ese edificio tremendo que se llama Un, dos, tres... responda otra vez Querido Chicho: Gracias por enseñarnos a soñar en blanco y negro; por hacernos sentir el placer de vibrar con el miedo; por usar el talento y el buen gusto por encima de todo; por demostrar que en televisión también cabe el arte; por las noches en familia esperando a Don Cicuta; por ser capar de construir ilusiones con rayos catódicos; por regalar a la audiencia en cada Un, dos, tres un premio seguro; por todas las respuestas a veinticinco pesetas; por la calculadora de Victoria Abril; por todos los supertacañones y sus sabias respuestas; por la Ruperta que da nombre ya a todas las calabazas; por los apartamentos perdidos y los que fueron a buenas manos; por aquellos coches sobre los que nevaban azafatas de gafotas grandes y ternura inmensa; por habitar en mi imaginario y el de todos aquellos que hoy se unen a este abrazo tan gordo... por tantas y tantas cosas de las que no me olvido pero aquí no caben. Por cierto, tenemos que vernos. Vestuario menguante (salvo las gafas) Un, dos, tres siempre tuvo su dosis de transgresión, pero estas dos imágenes demuestran su evidente evolución Con Dalí, otro genio No es tan célebre como sus relojes blandos, pero Dalí también pintó una calabaza para Chicho