Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
112 DEPORTES Lucena CF DOMINGO, 22 DE ABRIL DE 2012 abc. es deportes ABC El Lucena certifica su histórica clasificación para disputar la fase de ascenso a Segunda División tras superar al filial bético con los goles de José Jesús Lanza, Hugo Díaz y Quini Definición de fiesta A. D. JIMÉNEZ LUCENA CF Vargas Albiol (81) Mario Obregón Germán Samiento (69) Lanza (78) Javi Lara Quini Fede Hugo Díaz Curro (69) Cuesta (78) Armero (81) 5 BETIS B Ayala Palancar Raíllo Súper Martínez García Damián (66) Bernal Quique (64) Sergio (54) Pozuelo Vadillo (54) Eloy (64) Nono (66) 1 E GOLES 1- 0, m. 10: Lanza se adelanta a Ayala. 2- 0, m. 46: Hugo Díaz remacha un servicio de Fede. 3- 0, m. 63: Hugo Díaz gana una pugna con Raíllo. 4- 0, m. 70: Quini define con un tiro cruzado. 4- 1, m. 91: Pozuelo concreta un pase de Vadillo. 5- 1, m. 93: Hugo Díaz tras un rechace. EL ÁRBITRO López Puerta (Colegio madrileño) Mostró tarjeta amarilla a los locales Lanza, Sarmiento y Cuesta; y a los visitantes Damián, Pozuelo, Vadillo y García. INCIDENCIAS Unos 3.500 espectadores, en el Estadio Ciudad de Lucena. Sería fácil decir que aportó tres goles, porque su aportación fue mucho más allá. Se convirtió en el primero de los defensas. Un reflejo de todo el equipo. LA FIGURA Hugo Díaz LO MEJOR La puesta en escena del Lucena fue espectacular. Se vio el compromiso de todos los jugadores. Ahora debe buscar la mejor posición LO PEOR En un partido perfecto, poco se le puede achacar al equipo de Carrillo. Tal vez, sobraron algunas fricciones en los minutos finales l Lucena ha entrado en una nueva dimensión, ésa que le ha llevado a ser aspirante formal a estar la próxima temporada en Segunda División. Porque el conjunto celeste se ganó ayer el derecho a disputar el play off con un autoritario triunfo sobre el Betis B, que se presentaba como su gran amenaza para impedirlo al ser el inmediato perseguidor. Y lo mejor en su caso es que no tendrá más presión que la de superarse, porque llegar a este punto es todo un premio para un club que hace dos veranos dudaba si seguiría vivo. Por lo tanto, el sueño continúa. En sí, el partido ofreció la imagen de un Lucena firme, serio y vertical. Es decir, los valores que ha ido sumando durante el curso. Mientras, su rival, que misteriosamente se guardó a Vadillo, sólo dejó señales de peligro en la primera acometida del partido. En la misma, Sergio hizo un eslalon que murió en las manos de Vargas, la gran novedad de la alineación de Rafael Carrillo junto a Sarmiento. Pero después de ese susto, el Lucena no dejó muchas concesiones. Asfixió con su presión a su rival y encontró fisuras en la zaga verdiblanca. De esta forma, llegó el 1- 0. Porque Lanza rompió la línea que trazaban Raíllo y Súper y su carrera puso de los nervios a Ayala, quien no atinó con el balón y dejó a placer el gol celeste. Con más tranquilidad, el Lucena siguió a su ritmo. Su eficiente centro del campo recuperaba balones que propiciaban buenas contras. En las mismas, Fede, Lanza o Quini bordearon el segundo, pero fue Hugo Díaz quien lo consiguió antes de enfilar el vestuario por el descanso. Quini define perfectamente por debajo del guardameta Ayala, haciendo el 4- 0 para su equipo Bajo control El centro del campo celeste, comandado por Sarmiento, supo leer con acierto todas las fases de la contienda Decisivo El tanto anotado por Hugo Díaz al filo del descanso supuso un duro golpe para el filial verdiblanco Y nada cambió tras el paso por los vestuarios. El Lucena lo tuvo todo bajo control, porque con Sarmiento en el campo siempre es más fácil ese tipo de asignatura. El caso es que los celestes siguieron haciendo daño en cada acercamiento a la portería contraria, algo que quedó ratificado con un ejercicio de fe de Hugo Díaz para hacer el tercero y uno de clase de Quini para hacer el cuarto. Obviamente, el 4- 0 dejaba completamente cerrado el encuentro a la espera del pitido final. El Betis B estaba descompuesto, mientras que el Lucena se iba gustando más a cada lance. Con todo, el marcador no dejó de moverse. Pozuelo consiguió un bello tanto, mientras que Díaz no agotó su tesón y antes del pitido final hizo el quinto como colofón de la fiesta.