Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 CULTURA DOMINGO, 22 DE ABRIL DE 2012 abc. es cultura ABC Las galerías privadas de arte sobreviven a la crisis en Córdoba gracias a su adaptación a los nuevos tiempos, la búsqueda de servicios distintos a los tradicionales y el ofrecimiento de obras a bajo coste La poética de la resistencia L POR L. M. CÓRDOBA a creatividad es uno de los diques que mejor resisten a la crisis económica. Aunque existen algunas que se han quedado por el camino, las galerías artísticas que nacieron en la ciudad hace ya algunos años están sobreviviendo a las dificultades, aunque ello implique una cierta reconversión y desde luego la búsqueda de nuevas formas de trabajo. Algo distinto a lo que pasa en otros sectores de la sociedad, en que la disminunción de negocio y la falta de adaptación a los nuevos tiempos deviene en pérdida de la actividad. Las galerías de arte lo han entendido y resisten con esta doble apuesta por la creatividad a la crisis, sobre todo en tiempos que en las instituciones públicas, que antes eran los motores principales, han disminuido hasta la casi desaparición su actividad expositiva. Una de las más veteranas de la ciudad, la galería Carmen del Campo, está entre las mejores muestras. Celebra en estos meses su décimo aniversario y es algo más que una conmemoración, porque implica su transformación en centro de arte y a la vez el ofrecimiento de nuevos servicios. Hasta hace poco, quien se acercara a la sala del pasaje José Aumente podía contemplar interesantes exposiciones de interesantes autores, entre los que estaban algunos de los cordobeses más interesantes. Quien quisiera y tuviera la capacidad necesaria podía adquirir alguna de las obras que se colgaban en la galería y en cualquier caso tomar con- tacto con los autores que habían expuesto. Ahora, el acceso al arte es mucho más sencillo a través del concepto de obra gráfica, es decir, los trabajos en serie que permiten un precio mucho más bajo. Carmen del Campo ofrece por un lado los grabados, que, como recuerda la galerista, son una de las formas tradicionales que tenían los artistas para ofrecer su trabajo a un público mucho más amplio que el que puede pagar los lienzos y las obras únicas Con series que suelen estar entre los 100 y los 200 ejemplares, no son pocos los bolsillos que pueden permitirse una de estas obras, expuestas desde hace tiempo en una parte específica de la sala. Es algo que ha llegado a otras galerías de la ciudad. Carlos Bermúdez, que trabaja desde el año 2006 con su sala en el bulevar de Hernán Ruiz, y que reconoce cómo la crisis ha significado un momento para buscar nuevos mercados y adaptarse a los nuevos tiempos. Los clientes han cambiado y ahora piden otros precios reconoce en su labor de mediación entre el artista y el público que puede optar por sus obras hay ahora más preocupación que antes por el precio. Se pide que sea más económico dice. En ese abanico se mueve ahora el trabajo del galerista. Carlos Bermúdez también ha recurrido a la venta de obra gráfica por demanda de algunos de sus clientes, ávidos de una serie de trabajos más económicos que sin embargo conservan gran parte de la calidad de los lienzos, sus hermanos mayores. Era algo que también hacía, en su momento, Otros precios la desaparecida galería Maravia, que ofrecía grabados de grandes artistas de la historia del arte. Como otros, en los últimos años ha tenido que intensificar el trabajo para mantener a flote la actividad y ello va mucho más allá del día a día en la galería. Hay que salir a vender al exterior y buscar nuevos mercados resume. Iniciativas Los talleres creativos en el Círculo con Carmen del Campo son una de las últimas ideas Sus palabras encajan con lo que han podido experimentar los responsables de la galería Clave, que para sobrevivir han tenido que prescindir del local que tenían alquilado en la plaza de Chirinos. Eso no significa, como apuntó Guillermo Cañero, uno de sus responsables, que la entidad desapareciera, sino que desarrollaría su actividad a través de Internet, una de las grandes herramientas hoy. De hecho, la transgresora galería, que en sus casi cuatro años en Córdoba trajo algunas de las exposiciones más impactantes de cuantas se han visto en la ciudad en los últimos tiempos, desarrollaba su trabajo sobre todo con clientes de fuera de la ciu-