Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 22 DE ABRIL DE 2012 abc. es LOS DOMINGOS DE ABC 75 Doce años después de su puesta en marcha, la Ley del Menor sigue acaparando críticas. Los asesinatos de Sandra Palo y Marta del Castillo son los ejemplos sobre los que Gallardón plantea una segunda modificación cada vez más urgente Claves de la Ley del Menor No hay penas, sino medidas reeducativas por edades El fin de la Ley del Menor de 2000 es la reeducación. Sustituye las penas por medidas en función de la edad. La norma se endureció en 2006 y aumentó el periodo de internamiento en los casos de asesinato, violación y terrorismo. De 14 a 16 años, hasta un máximo de 6 años y hasta tres de libertad vigilada y de 16 a 18, hasta 10 y 5 de libertad vigilada. Condenado por encubrimiento en el caso Marta del Castillo, saldrá en libertad en 11 meses del centro de menores El Cuco Traslado a prisión a partir de los 21 años El cambio legal estableció para los casos más graves el ingreso en prisión ordinaria desde los 21 años en lugar de los 23; o desde los 18, a petición del juez y en función de los informes técnicos de los educadores sobre la evolución del sujeto. Este asunto ha sido objeto de polémica, ya que expertos y víctimas piden el traslado automático a una cárcel a partir de la mayoría de edad. Sólo el 10 de los menores vuelven a delinquir A pesar de los detractores de la normativa, la mayoría de los juristas, fiscales, forenses y expertos consideran que, aunque la ley presenta algunas lagunas y disfunciones, el 90 de los menores infractores no vuelven a delinquir. Creen que es esencial establecer medidas más duras para los casos de multirreincidencia y tratar el tema de la inimputabilidad para los menores de 12 a 14, que han aumentado, notablemente, sus actividades delictivas. Juicios y penas distintas para menores y adultos Por un mismo delito de asesinato, un menor puede cumplir su pena en cuatro o cinco años como máximo- -ya ocurrió con El Rafita -mientras que su primo El Malaguita mayor de edad, fue condenado a 64. La polémica generada por este caso por los múltiples delitos de El Rafita y por las sentencias contradictorias de Marta del Castillo ha hecho que el Gobierno hable de una nueva reforma para que menores y adultos sean juzgados juntos en delitos graves. RAÚL DOBLADO existe la posibilidad de que un menor delincuente ingrese en prisión a los 18 años, siempre y cuando el juez así lo decida y los informes técnicos sean desfavorables sobre su rehabilitación. Fue una de las modificaciones de diciembre de 2006; es lo que debería haber ocurrido con El Rafita si no se le hubiese juzgado con la normativa inicial, porque su evolución tras cuatro años de internamiento fue prácticamente nula. Sólo mejoró en las prácticas de carpintería. Algo similar pasó con Ramoncín Así, a nadie extraña que cuando El Rafita aún estaba bajo libertad vigilada cometiera robos de toda índole. Los malos augurios de los padres de Sandra Palo se cumplieron, y este joven que en diciembre cumplirá 24 años no muestra arrepentimiento por lo que hizo ni el menor propósito de enmienda. La Ley del Menor no ha servido absolutamente para nada; ni para castigarle, ni para rehabilitarle, ni para resarcir a los padres de su víctima. Ahora que se ha puesBBB