Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 22 DE ABRIL DE 2012 abc. es españa ESPAÑA 67 La España que nos une Frente a la presión de los nacionalismos excluyentes, ABC reafirma desde hoy con una serie de análisis su continuo compromiso con la vigencia de un imprescindible proyecto común para España y los españoles. Emilio Lamo de Espinosa, autor del artículo de hoy, España sin proyecto es catedrático de Sociología de la Universidad Complutense y presidente del Instituo Elcano, del que fue fundador y primer director entre 2001 y 2005. España sin proyecto EMILIO LAMO DE ESPINOSA ¿Q ué une una nación? Cambiemos la pregunta para plantearla como lo han hecho los científicos sociales: ¿qué une a una serie de sujetos, de individuos, para hacer de ellos una unidad, un grupo? En una de sus obras principales, la División del trabajo social, el gran sociólogo francés Emilio Durkheim trató de responder a la pregunta y ofreció dos modelos de solidaridad, dos modelos de unión. El primero se basa en la división del trabajo y la interdependencia, tal que todos dependemos los unos de los otros como los órganos de un organismo, y por eso la llamó solidaridad orgánica Es una unión utilitaria basada en el interés propio y, por lo tanto, una unión débil, que se cambia por otra tan pronto sea más provechosa. Digamos que es la unión de los mercados, de la economía, una unión basada en la diferencia. A la otra Durkheim la llamaba solidaridad mecánica y se basaba, no en la diferencia, sino en la similitud, en una conciencia colectiva común, una tradición, una concepción del mundo similar. Podemos decir que es la unión de la cultura, una unión política y no económica. Durkheim concluía que, aun cuando en la moderna sociedad individualista, la primera, la solidaridad de los mercados, parece preminente, es la otra la que realmente fusiona y hace de una serie de personas un grupo con identidad y unión. Sin ella, aseguraba, la solidaridad de los mercados devenía anómica, disfuncional, para acabar dividiendo más que sumando. Creo que la vieja respuesta de Durkheim sigue siendo válida y, al final, si nos preguntamos qué es una nación, la respuesta es que es un marco de solidaridad, y que esa solidaridad tiene dos dimensiones, la económica, basada en el interés, y la política, basada en la cultura común, que es la central. Hoy los mercados dan varias veces la vuelta al mundo. Nos fusionan, sí, pero nos dispersan también. Y es la solidaridad basada en la semejanza la que realmente hace de los pueblos una nación y les da identidad. Mas allá del dato de si España es plurinacional o nación de naciones (dos modelos muy distintos que se confunden con interesada frecuencia) es indiscutible que España es una nación cuyos mimbres son una lengua, una tradición jurídica, literaria, artística, una historia, un Estado, un pasado en definitiva, hecho de lazos de sangre y familiares. Una nación es un marco de solidaridad basado en el reconocimiento del otro como propio, como otro yo, producto de una historia que nos ha fusionado. Yo siento al ciudadano de Linares o de Castro Urdiales como compa- triota con quien tengo un deber de solidaridad que no reconozco al ciudadano de Larache o de Los Angeles, y ni siquiera al de París o Munich. Son niveles distintos de solidaridad que funcionan como muñecas rusas: muy fuerte con mi vecino o mi compatriota, para ir descendiendo a medida que nos elevamos hasta abarcar a cualquier ser humano. Pero cuidado, esa solidaridad de pasado es pasiva y se desfleca si no tiene futuro que la active. Los grupos, las naciones, tienen historia, cambian, fluyen, y la unidad de hoy no garantiza la de mañana. Al igual que las familias pueden o no tener historia y desparecer, también los pueblos, y la historia está repleta de naciones que desaparecieron. Pues lo que realmente sostiene la continuidad de una nación no es el pasado sino el futuro, es un proyecto de vida en común, una ilusión, una esperanza, que da dirección y norte, orienta, y al mismo tiempo da fuerza e impulso. Y ese proyecto de futuro es siempre un proyecto político, palabra que adquiere ahora toda su grandeza. España tiene tradición y unión pero no tuvo proyecto (o tuvo demasiados) durante buena parte de su historia moderna. La muerte del General Franco dio origen a un proyecto, la transición, que nos unió a todos: ricos y pobres, burgueses o proletarios, centrales o periféricos, viejos o jóvenes, hombres y mujeres, todos queríamos lo mismo: cambiar, europeizar, modernizar, libertad, trabajo, prosperidad. España ha sido nación durante más de dos décadas porque tuvo un proyecto fuerte que la fusionó y la proyectó. Y en ese tiempo se avanzó como nunca antes. Que los españoles recordamos ese periodo como una época dorada (pero ya pasada) dan prueba las encuestas de opinión pero también el éxito continuado de series de televisión como Cuéntame. Hoy ese proyecto es pasado, en parte porque ya sea ha realizado, en parte porque su fracaso es patente. Pero no tenemos otro. El PP ha alcanzado un histórico triunfo electoral apoyándose más en el fracaso estrepitoso del proyecto socialista que en la oferta de uno propio. Cierto que podemos vivir de la herencia de la transición, pero será necesario actualizarla. Y para ello necesitamos urgentemente que una ED CAROSÍA nueva generación de jóvenes españoles actualice ese pasado común que todavía nos une, active la tradición la cultura, la lengua, y nos proyecte de nuevo en la historia. Cuando tengamos tiempo y los mercados nos lo permitan pues hoy su solidaridad orgánica nos ha abducido. FUNDACIÓN RAMÓN ARECES www. fundacionareces. es www. fundacionareces. tv CONFERENCIA: LA CONTRIBUCIÓN ESPAÑOLA EN MALARIA Y LOS ESFUERZOS PARA LA ELIMINACIÓN Intervienen: M. ARÉVALO- HERRERA Centro de Investigación Científica Caucaseco. Colombia. H. ATTA Oficina Regional de la OMS para el Mediterráneo Oriental. Egipto. K. CARTER Organización Panamericana de la Salud, OPS. J. CERREL Fundación Bill Melinda Gates. J. M. FERNÁNDEZ LÓPEZ DE TURISO Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) J. R. GÓMEZ CHF. Honduras. H. GÓMEZ DANTES Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) R. HERNÁNDEZ Consejo de Ministros de Salud de Centroamérica (COMISCA) En colaboración con el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) E. IGLESIAS Secretario General Iberoamericano (SEGIB) E. ILICH BANEGAS Ministerio de Salud. Honduras. J. LÓPEZ- DÓRIGA Director Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) E. MACETE Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CISM) Mozambique. C. MENÉNDEZ CRESIB, Centro de Investigación de ISGlobal. G. ROBLES Secretario General de Cooperación. Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. C. SÁENZ TORRES Ministerio de Salud. Nicaragua. DÍA INTERNACIONAL DE LA MALARIA. Madrid, 25 de abril de 2012 J. SOLANA Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) R. TAPIA Instituto Carlos Slim de la Salud. R. VILASANJUÁN Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) M. M. VINUESA Directora General de Salud Pública, Calidad e Innovación. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. COORDINADOR: PEDRO ALONSO Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) Asistencia gratuita. Interpretación simultánea. Información e inscripciones: www. fundacionareces. es FUNDACIÓN RAMÓN ARECES. C Vitruvio, 5- 28006 Madrid. Teléfono: 915 158 980.