Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 CÓRDOBA DOMINGO, 22 DE ABRIL DE 2012 cordoba. abc. es ABC TABERNARIO SENTIMENTAL A unque pueda parecerle mentira al forastero y no lo reconozca públicamente el residente, en Córdoba no es habitual beber buen vino. Por dos razones. Una, porque los taberneros no suelen ponerlo. Otra, porque los clientes no suelen exigirlo. Los taberneros no suelen poner buen vino también por dos razones. Una, porque los bodegueros no se lo sirven. Otra, porque se empeñan en estropearlo en sus propias botas cuando las tienen. Los clientes no suelen exigir buen vino igualmente por dos razones. Una, porque no lo conocen. Otra, porque no se atreven a romper la tradición. Es lo que llaman idiosincrasia. La cordobesa es especialmente ingrata con su vino. Precisamente, para cambiar este orden de cosas, se inventó la Cata hace treinta años. Supongo que ya es tiempo de hacer balance... Oficialmente, el vino es un ser vivo, pero en realidad está muerto, aunque nadie quiera en esta ciudad hablar del crimen. Los que firmamos esta página pertenecemos a la última generación de bebedores de vino de Córdoba. Después se seguirá bebiendo vino en Córdoba, pero no será de Córdoba. El vino de Montilla- Moriles, o el sucedáneo que bebemos en la capital y que vamos a seguir bebiendo por muchas catas que se hagan- -mientras no se separe en ellas a los buenos de los malos- no le gusta a nadie. Ni a los hombres, ni a las mujeres, ni a los universitarios, ni a los obreros, ni a JAVIER TAFUR y VIC CÓRDOBA La Cata La idiosincrasia cordobesa es especialmente ingrata con su vino, que es un ser vivo pero en realidad está muerto. Para cambiar este orden de cosas se inventó la Cata hace treinta años los políticos en campaña. Ni siquie- calidad... El mundo de nuestro vino ra a los miembros del Consejo Regu- es un mundo del pasado, literario, lador y menos a su presidente, cultural, sí, pero desacostumque no bebe. El copeo con brado en la vida diaria, ta... vino fino está desaparebernario, marginal, en reUBICACIÓN ciendo en esta tierra. Ni sumen. Ahora que se haLa Cata abrió sus en los restaurantes, ni bla tanto de los maridapuertas el jueves en la en los botellones, ni jes del vino, habría que explanada de la en las bodas, ni en los preguntarse por las Diputación y concluye cócteles se bebe vino causas de este divorhoy con la participación propio. Ni siquiera en cio, al parecer irreverside 28 bodegas la feria, donde triunfa ble, entre los caldos de el rebujito, ese experiCórdoba y los cordobemento con gaseosa que ses. Y sólo se me ocurre una constituye el mayor desprecio de carácter culinario: el ayuntaque se le puede hacer a un vino de miento entre el vino y el salmorejo es imposible... Lo demás es corrección política. Es decir, todo el mundo es bueno y en el sector del vino más, y lo que interesa en estos días es vender al alimón una parte del excedente, no enjuiciarlo... Sin embargo, la Cata- -bajo un doble criterio, especializado y popular- -debiera servir para dirimir méritos en una sana competencia, Porque no todos somos iguales- -me decía un vinicultor el miércoles pasado- aquí hay muy buenos vinos y vinos imbebibles, sin que nadie se atreva a distinguirlos Y yo le mostré mi asentimiento mientras me acercaba a la nariz un Moriles excepcional... Por cierto- -hablando de Moriles- este año celebramos el centenario de su emancipación del municipio de Aguilar de la Frontera y así se ha querido recordar en carteles y catavinos. Mejor hubiera sido haberla emancipado también de Montilla, concediéndole la Denominación de Origen Especial que permita exaltar la singularidad de sus caldos... No obstante, tenemos que reconocer que esta es la mejor edición de la Cata desde aquellas primeras de Gran Capitán, ¡tan abiertas! donde los más jóvenes aún podían aprender la cultura del vino en compañía de sus padres y hermanos... Nostalgias aparte, hemos de darle la enhorabuena a quien corresponda. Sobre todo por el detalle de las elegantes jaimas blancas- -Omeyas- que han sido levantadas en la explanada de la Diputación para evitarnos la intemperie, como al vino, con un velo de flor...