Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 OPINIÓN DOMINGO, 22 DE ABRIL DE 2012 abc. es opinion ABC BREVERÍAS Correspondencia Sabida es la buena relación entre la hermandad del Santo Sepulcro y su párroco, Juan Moreno, que no ha tenido problemas en echar un cable en más de una ocasión. Cuando el otro día el obispo de Córdoba visitó la iglesia de la Compañía el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, lo hizo acompañado por unos acólitos que lucieron las características dalmáticas rojas que la cofradías les prestó. Toda una muestra de una buena relación de intercambio y una ocasión para que estas prendas vayan encima de acólitos ordenados propiamente dichos. Tricornios al podio El teniente coronel de la Guardia Civil de Córdoba, José Ignacio Criado, puede estar orgulloso de sus agentes porque el Cuerpo acaba de proclamarse campeón por equipos del trofeo institucional Ciudad de Córdoba de campo a través celebrado en la Base Militar de Cerro Muriano. En su VIII edición, este campeonato ha contado con la participación de la Brigada Guzmán El Bueno, la Diputación Provincial, el Cuerpo Nacional de Policía y la Policía Local. Entre los agentes de tricornio ha destacado por sexto año el campeón absoluto del trofeo Laureano García. Olímpica de Baena La tiradora baenense Fátima Gálvez está a un paso de pisar la sede olímpica de Londres después de lograr la medalla de bronce en la modalidad de foso olímpico durante la Copa del Mundo de Tucson, en Arizona (Estados Unidos) La campeona de España ha mostrado su satisfacción ya que en esta competición se han reunido las mejores tiradoras del mundo con las que competirá en Londres 2012 y a las que superó en la fase preliminar. Una muestra más del tesón de una joven atleta de tierras de olivar. ¡Vámos, Fátima! Pregón de arcángel El pregón de la Feria del Libro que dio ayer Juana Castro en El Bulevar fue una mezcla del talento literario de la autora, que está fuera de duda después de una dilatada carrera de relieve, como de la apelación a la figura del custodio San Rafael como guía de las letras en la ciudad. La poetisa de Villanueva de Córdoba tituló su pregón Tocada por el ángel en el que además de continuas referencias al protector de los destinos de la capital rindió tributo a los grandes de las letras contemporáneas cordobesas, como Ricardo Molina, Pablo García Baena o Conchas Lagos. LA FERIA DE LAS VANIDADES FRANCISCO ROBLES EL NIÑO TONTO Cayo Lara podría haber conjugado su nombre y haberse callado. O pedir perdón al instante. Pero no ha hecho una cosa ni la otra S IEMPRE que volvíamos por la calle de San José, estaba el niño tonto a la puerta de su casa, sentado en su sillita, mirando el pasar de los otros. Era uno de esos pobres niños a quienes no llega nunca el don de la palabra ni el regalo de la gracia; niño alegre él y triste de ver; todo para su madre, nada para los demás Es posible que Cayo Lara no recuerde este pasaje de Platero y yo, que se le haya olvidado la ternura que destilan estos versos en prosa, esta prosa donde no hay espacio para la maldad ni para la ofensa, para la lucha contra el enemigo en que se sustenta alguna que otra ideología pasada de rosca. Cayo Lara ha intentado defender la república con un argumento tan obsceno que debería hacer lo mismo que ha hecho el Rey: pedir perdón públicamente. Pero esa palabra no está en el ideario de quienes piensan que poseen la verdad científica y que por eso mismo pueden y deben imponérsela a los demás. Si nos sale un rey tonto, como ha dicho Cayo Lara, ya tendremos tiempo para decidir qué hacemos en ese hipotético caso. Vaya por delante la opinión de este humilde plumilla que ni posee la verdad científica, ni aspira a conocerla. Uno, en sus cortas luces, prefiere un rey tonto antes que un dictador sanguinario que deje morir de hambre a millones de disidentes, o que los envíe al lugar más frío de la unión de repúblicas socialistas ibéricas, o que diseñe campos de reeducación para los que somos incapaces, como ya se ha dicho, de alcanzar esa verdad científica. Uno prefiere a ese rey tonto que podría ser el hijo de Andrés Aberasturi, el periodista insobornable que le ha escrito una carta a Cayo Lara digna del bronce, del mármol y de la ternura que sólo el padre puede sentir por ese hijo. Lo que siente la madre es otra cosa, algo sagrado, uno no sabe cómo explicarlo pero eso es así, como dicen los compadres. La corrección política también es así... de falsa. Sus apóstoles laicos no creen en lo que predican para rellenar el hueco que dejó el muro de Berlín cuando sus sufridores lo derribaron. Cayo Lara podría haber conjugado su nombre y haberse callado. O pedir perdón al instante. Pero no ha hecho una cosa ni la otra. Su arrogancia se lo impide. Se cree superior a los demás porque ha leído El Capital aunque ahora le interese más el parné que van a trincar los suyos gracias al Pacto del Reparto que están urdiendo en Andalucía. Uno, que ha sido maestro de escuela antes que aprendiz de escritor, ha compartido horas de aprendizaje con algunos de esos niños tontos que Cayo Lara desprecia públicamente. Uno, que en el fondo es un sentimental como el poeta de Moguer, ha visto en los ojos de esos niños la máxima aspiración a la que puede llegar un ser humano: la bondad. Y uno, que a fin de cuentas no es más que el hijo de sus padres y el padre de sus hijos, no tiene más remedio que rematar este recuadro con las palabras de Juan Ramón que nos llevan directamente al territorio inmaculado de la infancia que esos niños convierten en eternidad: Ahora que viene la primavera, pienso en el niño tonto, que desde la calle de San José se fue al cielo. Estará sentado en su sillita, al lado de las rosas únicas, viendo con su ojos, abiertos otra vez, el dorado pasar de los gloriosos ABC Y SUS LECTORES Disculpas reales Las disculpas de Su Majestad el Rey son el argumento de la carta que envía DAVID GARCÍA, que felicita a Carlos Herrera por la columna, Que cunda el ejemplo que dedicó a esta cuestión el pasado viernes. Como escribe Carlos Herrera, muchos ciudadanos también esperamos que otros cumplan lo que han exigido a Su Majestad el Rey. Y aunque el gran columnista de ABC, elegantemente, no quiera dar nombres de esos que tanto exigían, sería bueno que, por ejemplo, Rubalcaba pida disculpas por la desastrosa gestión económica que realizó con su presidente Zapatero, y que pida perdón por las negociaciones con terroristas asesinos. Que los del PNV, por su ambigüedad frente al terror, pidan disculpas. Que Tomás Gómez, tras arruinar bajo su alcaldía a la ciudad de Parla, pida disculpas. Que los de Izquierda Unida, por su nula actividad y competencia, pidan disculpas. Que los de ERC, por su nefasto mandato en el tripartito catalán, pidan disculpas... Si el Rey, por una equivocación que no ha supuesto coste para las arcas de España- -aunque sí un daño a la imagen de la Corona- ha pedido disculpas, ¿qué tal si nos empiezan a pedir perdón aquellos que de verdad han ocasionado un daño real, costoso e irreparable a toda España? A ver quién es el primero de esos que tiran piedras exigiendo