Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 TOROS LUNES, 9 DE ABRIL DE 2012 abc. es toros ABC El padrino, mejor la primera parte LAS VENTAS MONUMENTAL DE LAS VENTAS Domingo, 8 de abril de 2012. Media entrada. Toros de José Luis Pereda, desiguales de presentación y deslucidos de juego. Se salvó el 3 EL FUNDI, de verde y oro. Estocada (oreja) En el quinto, dos pinchazos, bajonazo, estocada caída. Aviso (silencio) JUAN DEL ÁLAMO, de blanco y plata. Cinco pinchazos, media tendida y dos descabellos. Aviso (silencio) En el cuarto, estocada caída (silencio) VÍCTOR BARRIO, de rosa y oro. Pinchazo y estocada desprendida (palmas) Estocada caída y descabello (palmas) Se guardó un minuto de silencio por Juan Belmonte al cumplirse el L aniversario de su muerte. ÁNGEL GONZÁLEZ ABAD MADRID El Fundi llegó a última hora a sustituir al herido Curro Díaz. La sustitución llevaba consigo la condición de padrino de una alternativa y una confirmación, y al final el oficiante se llevó la tarde de calle. Fue en el tercero, tras doctorar a Víctor Barrio y confirmar a Juan del Álamo, cuando El Fundi les dio la primera lección. El toro de Pereda hizo sonar los hierros en el caballo, pero a esa condición de manso le siguieron otras más positivas de cierta nobleza y fijeza en la embestida, algo de lo que adolecieron sus hermanos de corrida. Comenzó el torero corajudo en una primera serie con la derecha, pero enseguida ligó una buena tanda al natural. Se vino arriba el diestro y aún le sopló otros muletazos con la zurda no tan limpios, pero esforzados y con el mérito de sacar agua de un pozo ya seco. Todavía faltaba una serie con la derecha de mano baja y dejándole siempre la muleta en la cara, que marcó otro puntal de la faena. Garbo al andar al toro para cerrarlo y aires belmontinos en un molinete antes de cobrar una estocada de efecto fulminante que agarró el triunfo. Quiso culminar su tarde, pero en la segunda parte, el padrino no se sobrepuso a la falta de fijeza y a las malas intenciones que le pregonó su enemigo. El Domingo de Pascua no tuvo más argumentos. Una deslucida corrida de Pereda y dos jóvenes que debieron venir a quedarse con el papel de protagonista. Ni Juan del Álamo, desigual y muy mal con los aceros, ni Víctor Barrio, con ganas pero un tanto amontonado, pudieron con el padrino; mejor en la primera parte, eso sí. El Juli, que cortó dos orejas, remata el saludocon el capote EFE Lo que nos perdemos en Sevilla y Madrid sin El Juli... FERNANDO CARRASCO MÁLAGA MÁLAGA PLAZA DE LA MALAGUETA. Domingo, 8 de abril de 2012. Más de media entrada. Toros de Núñez del Cuvillo, correctos de presencia y manejables. EL JULI, de marino y oro. Estocada (oreja con petición de la segunda) En el cuarto, estocada trasera y tendida y descabello (oreja con fuerte petición de la segunda) MIGUEL ÁNGEL PERERA, de purísima y oro. Estocada (vuelta tras petición) En el quinto, media y descabello (ovación) ALEJANDRO TALAVANTE, de grana y oro. Dos pinchazos y estocada (ovación) En el sexto, pinchazo hondo y dos descabellos. Aviso (ovación) El Juli está que se sale. Ayer lo demostró en Málaga, lejos de Sevilla y de Madrid. Desgraciadamente, eso que nos vamos a perder en la Feria de Abril y en la de San Isidro. Al final, siempre pierde el aficionado... Junto a él, un Talavante sin dejarse ganar la pelea ante el mejor lote. No se empleó de salida el que abrió plaza. A pesar de ello, Julián lo intentó con el capote. El de Cuvillo iba a lo suyo. No se entregaba nunca. Sí, en cambio, el torero, que comenzó doblándose con el astado para someterlo y fijarlo. Labor inteligente que tuvo como recompensa dos series diestras largas en las que lo hizo todo el madrileño. Tiraba de su enemigo para llevarlo por donde no quería. Pero lo mejor vino a izquierdas, con otras dos series lentas y parsimoniosas, llevando embebido al soso cuvillo. Finalizó con un circular de espaldas- -vuelta a la diestra- -cambio de mano y dos trincherillas. Todo por encima de lo que permitía el animal. Sobrado Julián, que lo tumbó. Oreja a ley. Le quedaba su segundo. Bien a la verónica tanto en el recibo como en un quite con respuesta de Perera. Juli que brinda al respetable para firmar un inicio de faena a pies juntos, por alto, sin moverse, y vaciar las embestidas de manera prodigiosa. Y después, recital a diestras, donde el toro iba cosido a la pañosa en muletazos largos, muy largos; pletóricos. Qué manera de torear y de entender al toro. Cabeza privilegiada en las distancias, los toques y la forma de torear. Lo que nos vamos a perder en Sevilla y en Madrid, por Dios. Y al natural más de lo mismo. Faena que acabó en la distancia corta, haciendo pa- sar al cuvillo como quería. El descabello le privó de las dos orejas pero no del momento en que está. A pies juntos recibió Perera a su primero, ganando terreno siempre. Protestó mucho durante toda la faena el toro. A pesar de ello, Miguel Ángel le plantó cara en los medios y anduvo por encima. Protestó el público al quinto, que no anduvo sobrado de fuerzas. Sólo la voluntad. Talavante saludó a pies juntos al tercero, el mejor del encierro, entremezclando chicuelinas. Y construyó una faena maciza, plena, que comenzó con estatuarios en medio del ruedo para luego hacerse con el toro en series diestras ligadas y largas. Y mejor aún con la zurda. Siempre en los medios, los naturales fueron lentos y suaves, dándole distancia. Un trasteo macizo donde el extremeño estuvo muy a gusto, rematando con bernadinas cambiando de pitón. Estoico Talavante que, sin embargo, marró con los aceros una faena de mucha altura. Chico fue el sexto de presencia. Pero también embistió. Centrado Talavante, de nuevo en los medios, cuajó un trasteo de menos a más, donde el toreo al natural alcanzó una gran dimensión. Muy metido en la faena, exprimió a su buen oponente... y otra vez pinchó. Que sí, que lo que nos vamos a perder en Sevilla y en Madrid sin El Juli...