Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 9 DE ABRIL DE 2012 abc. es cultura CULTURA 79 Traducción de José- Pablo Jofré del polémico poema Was gesagt werden muss (Lo que hay que decir) del escritor alemán Günter Grass, que fue publicado en la prensa internacional Lo que hay que decir GÜNTER GRASS Por qué guardo silencio, callo demasiado tiempo lo que es obvio y se ha ensayado en simulaciones, a cuyo final, como sobrevivientes, no somos más que notas a pie de página. Es el supuesto derecho a un ataque preventivo que podría exterminar al pueblo iraní subyugado y conducido al júbilo organizado por un fanfarrón, porque se sospecha que en su terreno fabrica una bomba atómica. Pero ¿por qué me privo de nombrar a ese otro país que desde hace años- -aunque en secreto- cuenta con un creciente potencial nuclear, pero fuera de control, ya que no se somete a ninguna inspección? El silencio general sobre ese hecho, al que se ha sometido mi propio silencio, lo siento como onerosa mentira y coacción que podría ser castigada si no se respeta; el veredicto habitual es antisemitismo Ahora, sin embargo, porque mi país que atrapado y obligado a dar cuentas una y otra vez por crímenes sin parangón una y otra vez, y movido por intereses económicos aunque con mucha labia habla de reparación histórica, mientras suministra otro submarino a Israel, cuya especialidad es dirigir ojivas devastadoras hacia donde no se ha podido demostrar la existencia de una sola bomba atómica, aunque el simple temor sirva de prueba, yo digo lo que hay que decir. ¿Por qué he guardado silencio hasta ahora? Porque creía que mi origen marcado por un estigma imborrable, me prohibía hablar de este hecho como una verdad frente al país Israel, al que me siento unido ahora y en el futuro. ¿Por qué no he hablado hasta ahora, que estoy envejecido y con mi última tinta: La potencia nuclear de Israel pone en peligro la ya quebradiza paz mundial? Porque hay que decir lo que mañana ya podría ser demasiado tarde también porque nosotros- -inculpados como alemanes- podríamos amparar un crimen que es previsible, por lo que nuestra complicidad no se podría redimir con ninguna de las excusas habituales. Y admito: ya no me callo porque estoy harto de la hipocresía de Occidente; además espero que muchos se liberen del silencio, y exhorte al responsable de ese peligro evidente a que renuncie al uso de la fuerza y al mismo tiempo insistan a que se realice un control sin trabas y permanente el potencial nuclear israelí y de las instalaciones nucleares iraníes, por medio de una instancia internacional que sea aceptada por los gobiernos de ambos países. Es la única forma de ayudar a todos, a los israelíes y palestinos, más aún, a todos los seres humanos, que en esa región ocupada por el delirio viven enemistados en extrema cercanía y al fin y al cabo, también de ayudarnos a nosotros mismos. Günter Grass, mostrando su polémico escrito el pasado día 5 EFE