Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 9 DE ABRIL DE 2012 abc. es sociedad SOCIEDAD 77 VADE MECUM Jorge TRÍAS EL SUEÑO DEL CISNE M Benedicto XVI saluda a la gran multitud que se congregó ayer en la Plaza de San Pedro para escucharle REUTERS El Papa afirma que encontrar a Jesús resucitado cambia la vida BEl Vaticano confirma que Benedicto XVI viajará al Líbano del 14 al 16 de septiembre JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL EN EL VATICANO En 65 idiomas Cansado pero sonriente al término de una larga ceremonia, Benedicto XVI felicitó ayer la Pascua en 65 idiomas e impartió la bendición Urbi et Orbi a la ciudad y al mundo, desde el balcón central de la basílica de San Pedro. El radiante sol de primavera realzaba la fiesta principal del calendario cristiano, la Resurrección de Jesucristo, en una plaza adornada por 42.000 flores enviadas por católicos holandeses. En su mensaje pascual, posterior a la misa, el Santo Padre invitó a salir al paso de Jesús resucitado pues es un encuentro que cambia la vida: el encuentro con un hombre único, que nos hace sentir toda la bondad y la verdad de Dios Aconsejó hacerlo con el amor de María Magdalena, a quien Jesucristo resucitado se apareció antes que a los Apóstoles. El Santo Padre comentó que la alegría de la Resurrección- -cuya promesa los discípulos no habían creído- -llega solo después de ver a Jesús rechazado por los jefes del pueblo, capturado, flagelado, condenado a muerte y crucificado El Papa reconoció que con la Benedicto XVI felicitó ayer la Pascua en 65 idiomas e impartió la bendición Urbi et Orbi Carga de trabajo Se le vio muy cansado tras un semana con muchos actos litúrgicos muerte de Jesús, parecía fracasar la esperanza de cuantos confiaron en él. Pero aquella fe nunca dejó de faltar completamente pues en el corazón de María, la madre de Jesús, la llama quedó encendida con viveza también en la oscuridad de la noche Esta idea la desarrolla con más amplitud en su libro Jesús de Nazaret El Vaticano confirmó el domingo el viaje del Papa al Líbano los próximos días 14 a 16 de septiembre para entregar las conclusiones del Sínodo de Oriente Medio, celebrado el año pasado en Roma. El Papa descansará los próximos días en Castel Gandolfo, después de una semana muy intensa que sigue al enorme esfuerzo de su viaje a México y Cuba. Que cese la guerra civil en Siria El Papa inició la segunda parte de su mensaje pascual con un fuerte llamamiento a que en Siria cese el derramamiento de sangre y se emprenda sin demora la vía del respeto, del diálogo y de la reconciliación Al mismo tiempo invitó a dar a los prófugos de ese país asistencia humanitaria, acogida y solidaridad que alivien sus penosos sufrimientos Benedicto XVI pidió que Cristo resucitado otorgue esperanza a Oriente Medio a donde viajará el próximo mes de septiembre, de modo que israelíes y palestinos reemprendan el proceso de paz y que el pueblo iraquí avance en el camino de la estabilidad y del desarrollo El Santo Padre mencionó también las tragedias en el Cuerno de África y en los Grandes Lagos, al tiempo que pedía oraciones por Mali, que atraviesa un momento político delicado y por Nigeria, escenario de sangrientos atentados terroristas e encuentro frente a un pequeño estanque en el que un par de cisnes son arrastrados por el leve viento mientras duermen con sus cabezas protegidas debajo de las alas. Es sábado, según nuestra fe el Hijo de Dios ha muerto y no resucitará hasta la medianoche. El origen de la celebración de la Pascua es la conmemoración por el pueblo judío, nuestros hermanos mayores, de la salida de Egipto y la liberación de la esclavitud. Leo el editorial de Le Figaro sobre el camino de la cruz de los cristianos de Oriente. Y pienso que mientras cristianos y judíos podemos celebrar la Pascua plácidamente, como cisnes dormidos nos olvidamos de todos aquellos, cristianos o judíos, que deben huir o son perseguidos por su fe. Efectivamente, y por lo que toca a los cristianos, en Siria, Irak, Egipto, o algunos países del centro de África, son perseguidos por su fe en Jesucristo. Ese tesoro religioso y cultural de Oriente desaparecerá si no tomamos conciencia de lo que ahí está ocurriendo. Las minorías judías que permanecen en esos lugares son ya tan pequeñas que su eco es apenas perceptible. Pero todavía quedan millones de cristianos perseguidos. Conocemos la brutalidad de la ley islámica, el trato vejatorio e infamante a las mujeres y el desprecio a la libertad, por algunas voces que se han levantado contra el olvido de quienes han podido contarlo. Ingenuamente pensamos que la primavera árabe abrirá nuevos cauces de entendimiento y de fraternidad. Como los cisnes del estanque que tengo frente a mí, escondemos la vista de lo que está aconteciendo ante nosotros e incluso hacemos algo peor: renunciamos a nuestras raíces porque se nos fueron, también, las ganas de luchar y preferimos ser zarandeados por el suave y adormecedor viento. Leo el Salmo 32: La palabra del Señor es sincera, y todas sus acciones son leales; él ama la justicia y el derecho, y su misericordia llena la tierra Que así sea.