Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 SOCIEDAD LUNES, 9 DE ABRIL DE 2012 abc. es sociedad ABC Acoso a la asignatura de Religión BCrecen las denuncias por presiones en algunas escuelas para que los padres no escojan la materia P ESTHER ARMORA BARCELONA rimero fue el acoso al castellano y ahora le toca a la asignatura de Religión. Según ha podido saber este diario, en algunas escuelas e institutos públicos de Cataluña, los equipos directivos presionan a las familias para que sus hijos no escojan la asignatura advirtiéndoles de que si lo hacen se perderán materias importantes del currículo Maestros de Religión consultados por ABC aseguran que en varios colegios se hace competencia desleal a la asignatura ya que coincidiendo con ella colocan materias de peso como, por ejemplo, las Ciencias Sociales Ante eso, los padres optan por que sus hijos no reciban enseñanza religiosa indica E. R. C. maestra en una escuela de Barcelona. Otros centros con clara consigna laica, desoyen las peticiones de los padres que marcan la casilla de la asignatura en la preinscripción, que acaba por no impartirse. Este periódico ha podido contactar con algunas familias que han pasado por esta situación. La realidad es que si los padres no tienen muy claro que quieren que sus hijos cursen la materia, finalmente tiran la toalla explica a ABC el maestro Joan Pastor de la escuela Pericot de Gerona. De oferta obligatoria para colegios e institutos La actual normativa del departamento de Enseñanza especifica que en los centros de Educación Infantil, Primaria y de Educación Especial, así como en los institutos, la asignatura de Religión tiene carácter optativo para los alumnos, pero es de oferta obligatoria para los centros También el Acuerdo entre el Estado Español y la Santa Sede sobre Enseñanza y Asuntos Culturales se refiere a las obligaciones que tienen las escuelas al ofrecer la materia. Esta enseñanza no tendrá carácter obligatorio para los alumnos. Se garantiza, sin embargo, su derecho a recibirla reza el acuerdo. La Ley Educativa Catalana, el Estatut y la Constitución dicen lo mismo. Las familias tienen garantizado el derecho a que sus hijos reciban la formación religiosa, según sus convicciones, en las escuelas públicas de enseñanza laica (art. 21 del Estatut) Niños de una clase de Primaria, con el crucifijo al fondo Deben reclamar Ante esta situación, las familias tienen la opción de presentar una reclamación ante el departamento de Enseñanza de la Generalitat. La consejería siempre responde y apoya a las familias, aunque muchos padres no denuncian por desconocimiento o por comodidad afirma Pastor. En el momento en el que un padre presenta una reclamación de que en su colegio no imparten Religión pese a haberlo pedido, la Generalitat envía a un maestro porque sabe que es de obligada oferta añade Joan Pastor. Otra forma de hacer contracampaña a la asignatura es ofrecer a los alumnos como alternativa actividades de alto componente lúdico. Los maestros han denunciado ya ante las autoridades educativas esta situación. Está claro que para un alumno elegir entre cursar Religión o jugar al ajedrez es fácil apunta Joan Pastor, quien recuerda que el colectivo ya ha Ir a clase o jugar al parchís Los maestros piden que los centros educativos no tengan carta blanca para fijar opciones que no sean curriculares Carrera de obstáculos Si los padres no tienen muy claro que sus hijos cursen la materia, finalmente tiran la toalla solicitado a Enseñanza que la alternativa a la clase de Religión sea también curricular. No es justo que los colegios tengan carta blanca para impartir lo que quieran en nuestra hora denuncia Pastor. Algunas escuelas van más allá en su afán de boicotear la asignatura y hacen constar en las memorias del curso que esta debería dejar de impartirse en horario lectivo Este diario ha tenido acceso a la Memoria del curso (2010- 2011) del Colegio Joaquim Vallmajó de Navata (Gerona) En el apartado 3.2 Currículo y Cohesión social el equipo deja constancia de esta reclamación. Otra forma de discriminar la clase de Religión es ignorándola. Eso es lo que ocurre en algunos institutos de Gerona. Cuando la dirección reúne a los padres para detallar el plan de asignaturas del curso nunca se menciona la de Religión. Es una manera de ningunearla dice una de las madres que lleva a sus hijos a uno de estos centros. Desde la Generalitat, afirman que no tienen constancia de esta situación. Confirman, asimismo, que todos los colegios e institutos deben ofertar obligatoriamente la asignatura e impartirla si las familias lo solicitan. Si no lo hacen incurren claramente en una ilegalidad añaden. Algunas escuelas han sustituido la clase de Religión Católica por la de Cultura de las Religiones que, aunque no figura en el currículo, está teniendo muy buena acogida, especial- mente en colegios con un alto componente de diversidad donde actúa como un eficaz elemento integrador. En la actualidad, para dar clase de Religión en un centro público se requiere haber estudiado Magisterio, tener el nivel C de catalán y disponer del DEI (Declaración Eclesiástica de Idoneidad) Según los últimos datos de Enseñanza, el curso 2010- 2011 cursaron Religión Católica un total de 182.974 alumnos en la etapa de Educación Infantil, un 41,3 respecto del total de la matrícula (442.770 alumnos) mientras que un 58,5 no cursaron Religión y otro 0,2 se matricularon en otras religiones. Por lo que respecta a Secundaria, de los 276.678 alumnos matriculados durante ese curso, 91.613 cursaron la materia (33,1 frente a 184.750 que no la escogieron (66,8 y un 0,1 (315) que eligieron otras religiones. En Bachillerato, la demanda sigue descendiendo. Solo un 20,5 de los 84.282 alumnos matriculados en esta etapa (17.301) cursa Religión Católica, frente a casi un 80 (66.936) que no la estudia. Menos alumnos