Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 9 DE ABRIL DE 2012 abc. es ABCdelDEPORTE 55 Jornada 31 Liga BBVA ALONSO, gris Le falló el físico y le faltó la precisión que le caracteriza BENZEMA, técnico Buen juego de espalda y gran movilidad. Falló un gol cantado OZIL, lento Preciso en los pases, aunque le faltó velocidad. De más a menos C. RONALDO, peligroso Disparó al palo y puso en apuros a los rivales con su rapidez HIGUAÍN, apagado Apenas intervino en el juego. Cambiado en el descanso DI MARÍA, revulsivo Aportó más mordiente KAKÁ, perdido Escasa participación CALLEJÓN, apresurado Atropellado en su acciones LOS CAMBIOS SONIDOS DE LA PELOTA Sin margen de error Mourinho. Salió con todo otra vez. CR 7, Karim y el Pipita con Ozil por detrás. De nuevo al ataque, a por el partido. Y empezaron los blancos con mucho ritmo, intentando hacer un gol en los primeros minutos. En ataque causaba problemas a la defensa valencianista. Pero había algo que no me gustaba. La defensa no acompañaba en la presión y eso provocaba que el equipo se rompiera. La distancia entre líneas era aprovechada por el Valencia para causar más peligro del debido. Un Madrid partido, sufriendo ante un agresivo Valencia. Xabi Alonso estaba muy solo y bien defendido, Ozil no terminaba de aparecer como ese hombre desequilibrante que por su enorme calidad puede llegar a ser. Demasiado intermitente. Y Marcelo perdió una gran cantidad de balones por arriesgar en zonas donde no debe hacerlo. Tiene que ser práctico atrás y más atrevido cerca del área rival. ÓSCAR DEL POZO Cristiano, agarrado ÓSCAR DEL POZO da. El Madrid saca puñales por todos lados, y te pincha de continuo, en cada jugada. Si no es Benzema, es Cristiano, y si no Marcelo, o las descargas de Ozil, que son mortales. Siempre hay alguien dispuesto a apuñalarte para que te vayas desangrando poco a poco. A pesar de ello, Emery tapó vías de agua con el formidable trabajo de sus dos medio centros, Topal y Tino Costa, que son muy buenos jugadores. El Madrid, cierto es, se obcecó un poco con sus entradas por el centro, obsesionado como está Marcelo en entrar haciendo diagonales en vez de abrir el campo como lo pedía el partido. Pero ya se sabe que del lateral zurdo no se pueden esperar muchas luces tácticas, aunque siempre aporte mucho en ataque. El caso es que el Valencia aguantó como pudo, que fue bastante bien, y si Cristiano pegó un zapatazo al palo, también Ricardo Costa cabeceó a la madera una gran parada de Casillas a tiro de Tino Costa. Eso sí, por cada una que tenía el Valencia, el Madrid acumulaba tres zarpazos capaces cada uno de ellos de tumbar a un elefante. Se mantenía en pie el Valencia, pero se observaba que a cada segundo que pasaba se tambaleaba, acusando el empuje blanco, que ve meta cerca y por eso afila más los colmillos. Por encima de todo estaba la intensidad del Madrid, que parece ir a más revoluciones que el resto (Barça excluido) Y si va a esa velocidad lo normal es que en las segunda partes los demás se vengan abajo, con las piernas cargadas de plomo y los pulmones a punto de reventar. Olía a recurso Di María en la segunda mitad, y eso fue lo que hizo Mou. A la primera, a CR le sobró un dedo de Guaita para enchufarla. La presión aumentaba, pero el Valencia no se iba del encuentro. En la larga distancia, con el francotirador que es Tino Costa, estuvo a punto de desequilibrar un partido que seguía en el alambre, cada vez más caliente, cada vez más complicado para ambos. Parti- Cambios. La segunda parte empezó con el cambio de Di María por Higuaín. En teoría un cambio acertado vista la escasa movilidad de los puntas en la primera mitad. El Fideo ofrece entrada por banda, despliegue físico en defensa y abre espacios con sus desmarques. Pero el equipo estaba ansioso. Demasiadas imprecisiones. El saber que la diferencia que tenía con el Barça se ha acortado parece que pesa en el juego cuando el resultado es apretado. Y ante un rival tan bien organizado hace falta todo lo contrario. Mucho toque para desgastar, mucha movilidad y muchos apoyos para que aparezcan los espacios. Y más entradas por banda. Este Madrid adolece de ésto. Acumula mucha gente por el medio y a veces se atasca a la hora de atacar. Ya solo son cuatro puntos. No se puede fallar más o la Liga se escapará. Vienen partidos muy complicados que hay que sacar como sea. ÁLVAROBENITO Twitter: alvarobenitopig El partido se enreda do bronco en el que los de siempre perdían los papeles (Pepe pateando a Arbeloa pensando que era un contrario, Di María enredando y el Madrid cada vez más nervioso, justo lo necesario para calmar al Valencia. Con el partido trabado, al Madrid le pudo la ansiedad, le entraron las prisas y se le bajaron las persianas. Con medio tiempo por delante, quería marcar el segundo antes que el primero. Aun así, en ese tramo final el Madrid apretó de lo lindo, con las fuerzas que da la desesperación. Fue entonces cuando los blancos tropezaron con el último bastión: Guaita, que lo paró todo, hasta las carambolas de Benzema, que amenazaban con romper al Valencia de forma definitiva. Los últimos minutos fueron agónicos para el conjunto de Emery, que las pasó moradas ante el empuje del Madrid, muy meritorio, pero también muy desordenado.