Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 9 DE ABRIL DE 2012 abc. es opinion OPINIÓN 17 LA CERA QUE ARDE VIC RAFAEL GONZÁLEZ LOS ESCANDALIZADOS Me gustaría poner el acento en ese talante avinagrado de los laicistas, que es malo para el espíritu o para lo que tengan Y Adiós al maestro Mingote Desde que Antonio Mingote falleció el pasado martes 3 de abril, todos los que le queríamos y admirábamos hemos sentido una gran pena. Ya no vamos a poder abrir todas las mañanas el ABC buscando su genial viñeta, llena de colorido, humor y simpatía. Mingote fue dibujante, escritor, actor, miembro de la RAE, marqués de Daroca... pero, sobre todo, una gran persona, un gran ser humano, un auténtico ejemplo a seguir. Gracias al Gran Maestro por todas las obras que nos ha dejado en la Tierra, obras del gran arte mingotiano. Gracias también a ABC, a través del cual hemos conocido más a Mingote, con su viñeta diaria desde hace 59 años. Aunque él ya no esté, nos queda su obra. JAIME LÓPEZ- RIOBÓO ZÁRATE MADRID socialismo español acusa al presidente del Gobierno, señor Rajoy, de haber ocasionado un desgaste enorme para España y mucha desconfianza en Europa hacia nuestro país, además de preguntarse para qué pidió el voto a los españoles si después ha desistido de hacer política. Son tan falaces sus manifestaciones que no merece la pena buscar argumentos para rebatirlas, y sí, en cambio, para esbozar una sonrisa aprovechando la oportunidad que nos ofrece la auténtica perla de esta hemorragia verbal: su propuesta de petición a la UE de una suerte de Plan Marshall para los países más amenazados por la crisis, los llamados periféricos. ¡Qué argumento más genial para nuestro cine, tan escaso de ideas! Sería como una nueva versión de la famosa película de García Berlanga, estrenada en 1953. Su título podría ser Bienvenida frau Merkel JOSÉ RAMÓN LAGO VÁZQUEZ MADRID Pueden dirigir sus cartas y preguntas al director a: Por correo: C San Álvaro, 8, 1 3. 14003 Córdoba Por fax: 957 496 301. Por correo electrónico: cartas. cordoba abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. es Lo más leído La fotografía del reloj del Patriarca Kirill I, valorado en 23.000 euros, que la Iglesia Ortodoxa no ha podido ocultar ha creado una gran expectación en ABC. es. También el análisis sobre el asesinato de la joven ucraniana, y la información sobre los alimentos ángeles y demonios Hoy, en nuestro chat ABC. es recibe este lunes la visita de los autores de Los diez del Titanic Javier Reyer y Cristina Mosquera, que responderán a las preguntas de los lectores de ABC. es a partir de las 13 horas. Además, el especialista Pedro Ojeda responderá a todas las consultas sobre la alergia. Javier Reyero Sarkozy no miente Aunque quizás haya podido resultar descortés, habrá que reconocer que el presidente francés no miente al culpar a los últimos siete años de socialismo de la difícil situación en que se encuentra nuestro país. No obstante, esta afirmación ha escocido notoriamente a la vicesecretaria de los socialistas, hasta el punto de haberla llevado a realizar unas declaraciones que constituyen un auténtico alarde de cinismo. En sus palabras, la número dos del O me imagino a los laicistas constantemente escandalizados. Van por la calle escandalizados, desayunan escandalizados y algunos van a las procesiones a escandalizarse, porque es su estado natural. Leen la prensa escandalizados, o buscando algún caso escondido entre líneas que les escandalicen. Católico, claro. Que es el motivo de su escándalo vital. La Semana Santa es motivo de escándalo porque la vía pública- -entendiendo lo público solo como ellos quieren para evitar su escándalo- -no está para manifestaciones religiosas, y algunos se sientan en el palco de autoridades para que su escándalo sea de primera división y de terciopelo rojo, que es el escándalo guardando las formas y hasta con medalla laica en el pecho. En estos días que hemos vivido, los laicistas muestran su escándalo con profusión, es como su época favorita de rebajas para sus entrañas escandalizadas. No seré yo quien les quite motivos para su actitud, porque cierto es que estamos en un estado aconfesional y que las reglas del juego están firmadas, aunque no asumidas. Digamos más bien que en lo que me gustaría poner el acento es en ese talante avinagrado de los laicistas, que es malo para el espíritu o lo que sea que los laicistas tengan. O que repartan su escándalo contra la corrupción, un poner, que muchos laicistas sacan en procesión en su pueblo a la Virgen del Campo y depositan en las urnas al mismo tiempo el voto que ampara el desvío de dineros públicos y laicos a los bolsillos oscuros y privilegiados aconfesionalmente. Es la dimensión propia, personal e intransferible del concepto de escándalo, o sea, que cada uno se escandaliza con lo que quiere o lo que le sale, que es lo que al final los laicistas olvidan, que el escándalo tiene la medida que cada cual le quiera dar. Bien es cierto que a veces se les dan motivos, se les pone fácil el escándalo, se les sirve en bandeja. Cosa que no entiendo, porque gente tan fácil y vitalmente escandalizable, no merece la pena el esfuerzo porque se suelen escandalizar solos consigo mismos y su mecanismo. Me refiero a sacar a la luz una carroza rociera comprada con dineros aconfesionales, aunque progresistas- -todo hay que decirlo- -que es un insulto para los laicistas al tratarse de una romería religiosa y demasiado sevillana- -ésta ultima es una apreciación personal- pero que en el termómetro laicista parece ser que no ha merecido mayor escándalo (ese termómetro es un poco arbitrario) o poner un altar en la entrada del Ayuntamiento, siendo éste un edificio público. Ahí no les quito yo la razón. Porque eso es un escándalo, ciertamente. Pero para el propio altar, que no merece estar en semejante sitio. Por lo demás, pues nada, que tenemos un grupo de escandalizables escandalizados que de vez en cuando montan su escándalo y sus homenajes laicos también, ensalzan a sus mártires laicos y hasta ceremonian laicamente, que es una manera de demostrar que su escándalo, en el fondo, es solo un cabreo de gente con juanetes en el hígado.