Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN SALA DE ESPERA PUEBLA LUNES, 9 DE ABRIL DE 2012 abc. es opinion ABC FRANCISCO JOSÉ JURADO CUCHARÁ Y PASO ATRÁS Si IU se coaliga en el Gobierno con Griñán, estará firmando su extinción. Por fagocitosis. Se los van a merendar U NA vez finiquitadas las palmas y ramos volvemos a la rutina diaria, aún condicionada por las pasadas elecciones autonómicas y su resultado. Ya dije en artículo titulado Neverland que IU vería cómo maniobrar respecto a pactos post- electorales con el PSOE, pues, según mi criterio, el pueblo no votó más de lo mismo pero multiplicado por dos, sino un cambio en las formas y fondos (no digamos reservados) de hacer las cosas. Los políticos no nos hacen caso a los columnistas, pero la realidad termina por darnos la razón, así que, tal como ya dije, lo vuelvo a decir: ellos sabrán. Pero si IU pacta y se coaliga en el gobierno con Griñán, estará firmando su extinción. Por fagocitosis. Se los van a merendar. Así que entiendo las discrepancias al respecto de mentes tan lúcidas como Luis C. Rejón, Felipe Alcaraz o Julio Anguita, que no quieren ese pacto con el socialismo ni bendito; bien es cierto que claman en el desierto, pues el trasfondo último del asunto lo resumió en feliz portada este diario, cuando mostraba a Griñán cortando ufano un suculento pastel y titulaba: comienza el reparto Un reparto en el que Valderas se ve de consejero y muchos de los suyos de asesores y vicesecretarios. Un pacto de reparto que bien conocemos por aquí. O en el Ayuntamiento de Sevilla. Y en la Diputación granadina. Todos ellos saldados en las siguientes elecciones de la misma manera: mayoría absoluta para el PP. No obstante, Andalucía no está para perder otros cuatro años en un gobierno a pachas y medianías. También entiendo y comprendo las reservas y temores de la clase empresarial, periodística y financiera respecto a un posible co- gobierno, en especial si se imponen las tesis más desquiciadas del PCE. No será el caso, créanme. Es más, aventuro que ese posible gobierno social- comunista no trastocará ningún fundamento socioeconómico básico, pues en esencia pivotará sobre dos ejes: el ya mencionado reparto entre los tuyos y los míos, y una feroz confrontación contra Rajoy. En eso se nos van a ir cuatro años preciosos. Ya lo verán. Y como hemos hablado a lo largo del artículo de fagocitosis, de merendolas y pasteles- -o sea, que la columna queda muy culinaria- permítanme que haga referencia a la cocina cordobesa, en concreto a una de sus máximas expresiones: el perol, cuya filosofía se resume en la frase que da título al escrito, cuchará y paso atrás Pues eso es lo que deberían pensar en IU. Ya sé que la tentación de la cucharada en la teta pública es casi irresistible. A rebañar la olla. Pero lo importante de la frase- -al igual que en la vida- -no es la cucharada. Ni meter la cuchara. Sino saber dar ese necesario, discreto y honroso paso atrás. EL ÁNGULO OSCURO vista abunda en esta imagen de España como un JUAN MANUEL DE PRADA ESPAÑA COMO PARQUE TEMÁTICO ¡Pero que nadie piense que Las Vegas es hoy lo mismo que hace cuarenta años! D ICEN en el New York Times que en España las reuniones de negocios terminan con una visita al burdel, que es como antaño terminaban las veladas poéticas ultraístas. A un jovencísimo Jorge Luis Borges, veraneante a la sazón en Mallorca, sus amigos ultraístas lo llevaron de farra a un lupanar llamado Casa Elena, para celebrar el manifiesto poético que juntos acababan de escribir; y Borges dedicaría luego una estampa a aquella descangallada Casa Elena, en la que se entraba por una puerta que cede con esa sumisión de los libros que se abren en la misma página manoseada y donde las mujeres se ofrecían con la porfía intermitente de un albarán demasiado alto antes de entregarse a la trabazón carnal España es hoy esa Casa Elena que pintó Borges, sometida a la porfía intermitente de una prima de riesgo demasiado alta. El New York Times la proclama paraíso de la prostitución donde- -a falta de poetas ultraístas- -las mafias del proxenetismo hacen su agosto y las agencias de viajes europeas hallan su particular Eldorado, organizando expediciones prostibularias de fin de semana para una chusma cosmopolita que ha hallado en nuestra patria el mejor meódromo para sus borracheras y el mejor desaguadero para sus apretones venéreos. Una piojosa película belga de gran éxito, Hasta la inmenso lupanar bullicioso de vulvas oferentes. De modo que hay que aprovechar el tirón, que la ocasión la pintan calva. Tal vez por ello llevan varios meses cantándonos las bondades de la sucursal de Las Vegas que un millonario americano pretende instalar en Alcorcón; un parque temático para adultos -Esperanza Aguirre dixit- -que, según nos repiten machaconamente, creará muchos puestos de trabajo y atraerá a millones de turistas ¡Pero que nadie piense que Las Vegas es hoy lo mismo que hace cuarenta años! La presidenta Aguirre nos ha recordado que quienes a ella acuden lo hacen atraídos por su oferta cultural congresos, obras de teatro, etcétera; y, en efecto, basta echarle un vistazo a películas como Showgirls o Resacón en Las Vegas, para que podamos apreciar que, hoy por hoy, Las Vegas es lo más parecido a la Academia de Atenas que subsiste en el orbe cristiano. Y una sucursal de tal Academia, con congresos a tutiplén (que es como en la neolingua gubernativa se llama a las timbas) y obras de teatro a mansalva (que es como en la neolingua gubernativa se llama a los espectáculos de strip- tease y a la trabazón carnal de la que hablaba Borges) es lo que nos quieren montar en Alcorcón, para que los ludópatas y puteros de medio mundo ¡o del mundo entero, oiga! retocen a gusto, mientras aligeran la cartera y los testículos. ¡Se crearán doscientos sesenta mil nuevos puestos de trabajo! -cacarea la propaganda- ¡Y nos visitarán cada año once millones de turistas! Vamos, que ni Babilonia en sus mejores tiempos. Con razón nos anuncian reformas en educación y sanidad: pues para que semejante parque temático para adultos funcione a todo trapo, es preciso que nuestros hijos aprendan gramática parda y que nuestras hijas extremen la higiene. Y así, convertidos en putas y tahúres, no les faltará trabajo, ni turistas beodos y verriondos a los que camelar. ¡De algún modo habrá que salir de la crisis, oiga! Aunque sea haciendo de España una Casa Elena en la que se entra por una puerta que cede con esa sumisión de los libros que se abren por una misma página manoseada: la página donde está escrita la historia de nuestra degradación.