Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 DEPORTES SÁBADO, 7 DE ABRIL DE 2012 abc. es deportes ABC Adrián aguantó con sangre fría dentro del área para terminar anotando el gol que abrió el marcador AFP Adrián, una luz en la oscuridad BEl asturiano firmó el jueves un golazo en un flojo partido del Atlético. Falcao resolvió ante un Hannover que vivió de los errores defensivos rojiblancos M. Á. BARROSO HANNOVER Zieler Pogatetz Eggimann Cherundolo Pinto Ya Konan Schlaudraff Schulz (73) Pander Rausch (71) Diouf Abdellaoue (71) Schmiedebach (73) 1 ATLÉTICO Courtois Perea Miranda Godín Filipe Luis Mario Suárez Tiago Diego (89) Koke (66) Adrián Falcao Salvio (66) Domínguez (89) 2 La antigua Copa de la UEFA parece un torneo a la medida del Atlético, campeón hace un par de años y fiable esta temporada. Un escenario que le resulta más amable que la Liga, donde no acaba de decidir si tira para arriba o asume el papel mediopensionista de los últimos años. Llegaban los rojiblancos a Hannover con una excelente hoja de servicios en el torneo, sumando victorias en sus últimos ocho partidos. Enfrente, un equipo rocoso en casa, apoyado por un público que llenó las gradas porque nunca se había visto en otra igual. Recuperaba Simeone a un pretoriano, Tiago, y al tipo que ilumina el centro del campo de su equipo, Diego, que además regresaba a un estadio conocido donde no le quieren bien. El refuerzo en la medular y el experimento de poner a Koke de extremo no le dio para hacerse con el control del partido en la pri- mera parte, un acto trabado y aburrido en el que los alemanes apretaron sin peligro, fiados a las arrancadas de Ya Konan y a balones bombeados sobre el área que Courtois gestionó con su habitual solvencia. Adrián tuvo una ocasión potable a la media hora tras rematar de cabeza un centro de Diego. El Hannover, ni siquiera eso, pues no remató a puerta una sola vez, pero se fue al descanso con la esperanza intacta, con el recuerdo de una pifia entre Miranda y Perea, que se olvidaron del balón en su área. Sin fútbol, cualquier detalle como éste cambia el curso de las cosas. GOLES 0- 1, m. 63: Adrián, tras una habilidosa jugada personal. 1- 1, m. 80: Diouf, tras un error defensivo. 1- 2, m. 86: Falcao, de fuerte disparo. EL ÁRBITRO Mark Clattenburg. Amonestó a Falcao, Diego, Pinto, Godín, Koke y Miranda. La jugada del partido Se reanudó el choque y siguió pintando más o menos igual, con el Atlético metido en la trinchera, sin agobios. Un rápido contraataque lanzado por Diego lo desaprovechó Falcao, cruzando el balón de forma defectuosa. En la jugada siguiente, un nuevo lío defensivo cerca de Courtois volvió a recordar a los madrileños los peligros de jugar con fuego. En realidad, la tensión la ponían los despistes defensivos más que el escaso talento de los delanteros germanos. El Atlético fue coleccionando tarjetas, lastre característico desde que Simeone se hizo cargo del banquillo, pero gran parte de la cosecha de ayer se antojó absurda, por faltas innecesarias y pérdidas de tiempo. Y entonces apareció Adrián. En un portento de sangre fría, amagos y regates, el asturiano burló a la defensa y al portero del Hannover y marcó un gol que si hubiera llevado la rúbrica de alguna de las estrellas del fútbol daría para llenar varias tertulias deportivas. Sin embargo, un encuentro en el que la defensa rojiblanca había protagonizado los mayores momentos de peligro no podía terminar sin que sucediera lo inevitable. Godín despejó un córner de la peor manera posible y la pelota le llegó inopinadamente a Diouf, que disfrutó del privilegio de ensayar el primer disparo entre los tres palos de su equipo. Courtois lo intentó, pero no llegó a tiempo. Todo parecía dispuesto para el asalto alemán en busca de la prórroga. Por qué no otra carambola. Pero Falcao, desasistido durante toda la noche, recibió un balón de Diego en la frontal del área y lo empaló a placer. El Atlético más gris siguió fiel a su prestigio en la Europa League y ahora le espera un enemigo temible en semifinales. Ante el Valencia tendrá que exponer algo más que aisladas genialidades.