Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 7 DE ABRIL DE 2012 abc. es ABC delOCIO 77 Los bingueros franchutes LOS INFIELES Dirección: Michel Hazanavicius y otros. Con: Jean Dujardin. OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE A Que viene el lobo TAKE SHELTER Dirección: Jeff Nichols. País: EE. UU. 2011. Con: Michael Shannon, Jessica Chastain. C omo ha quedado claro en Revolutionary Road o la gran Boardwalk Empire (por cierto, aquí también asoma el hermano de Buscemi) Michael Shannon es el nervio torcido y la inquietud chunga personalizados, uno de esos tipos, en la línea de Gary Sinise o Elias Koteas, que parecen siempre dispuestos a agarrar un farias con lengua bífida, metérselo de un trago en la boca y sacarlo encendido (y sin vitola) Y Jeff Nichols, con quien ya trabajó en la inédita Shotgun stories un cineasta valiente y rigurosamente a seguir, que le ha confiado sobre sus hombros casi todo el peso de una película del último género- filón del off- Hollywood: la ciencia ficción casual- indie, despiojada de tarugos efectos especiales, cromas y purpurinas. El plan de ruta es sencillo: en una rinconera de la América profunda, un pobre hombre es arponeado por unas pesadillas que barruntan un apocalipsis de melaza, y que ponen contra las cuerdas su vida familiar, laboral y neuronal. Mirando tanto hacia Cuando el viento sopla como a El incidente Nichols traza un magnífico aguafuerte sobre la histeria colectiva y la esquizofrenia íntima en un anticuento seudobíblico que provoca escalofríos templados a oleadas, y que corona definitivamente a Shannon y a la sufrida Jessica Chastain, que lleva una rachita fina. Lástima de algunos subrayados (la hija sorda, el final playero... aunque, por suerte, en los créditos no suena el Shelter from the storm de Dylan. Además, buen complemento al flamante ciclo Hitchcock de los Verdi. J. CORTIJO unque la infidelidad es la antesala de grandes dramas y tragedias, en este película francesa se toma como coartada para la comedia: dos personajes van saltando de episodio en episodio con el fin de ilustrar la variedad de sandeces que es capaz de hacer un ser humano, mayormente varón, talludito y descerebrado, para encontrar algún rescoldo entre las cenizas de su ininteligible sentido de la virilidad. Los personajes son unos auténticos merluzos, y las situaciones en las que ellos mismos se colocan... pues son una zarzuela de marisco en oferta. Lo curioso de esta película es que está tramada, interpretada y dirigida (en parte) por Jean Dujardin, el actor que acaba de ganar un Oscar por su interpretación en The artist también ha dirigido uno de los capítulos Mi- El oscarizado Jean Dujardin (arriba, a la izquierda; y abajo, con gafas) es el ideólogo de esto chel Hazanavicius, con lo que el producto huele un tanto a resaca del éxito. Aunque hay algún momento entre hilarante y delirante, lo que impera es una absoluta despreocupación por el buen gusto y lo más fino que uno puede encontrarse es algún despojo de ropa interior o algún residuo de la fiesta nocturna. Una CIA de cartón piedra LA FRÍA LUZ DEL DÍA Dirección: Mabrouk El Mechri. Con: Henry Cavill, Bruce Willis, Sigourney Weaver. A JOSÉ MANUEL CUÉLLAR viso a navegantes: si piensan ir y tomarse en serio el asunto, lo van a pasar mal. Mejor vayan, se sienten con las palomitas y busquen cambiar el chip y pensar que van a ver una comedia para pasar el rato. No queda otra. Pensar que va de veras esto de la variante de la CIA y todas las demás patocha- das que suceden es inviable. Nada es creíble y la cara de velocidad de Henry Cavill (muy flojito) menos. Vale que Madrid es muy bonito en celuloide porque se descubren colores inéditos que no se aprecian en vivo, y que hay mucha velocidad, persecuciones y demás condimentos de una película de acción, pero todo huele aquí a cartón piedra. Incluso la CIA es de tercera, una agencia con pinta de muy, muy cutre. Es culpa de El Mechri JCVD al que esto le viene grande, aunque ya debió de ver lo que se le venía encima con un guión tan chabacano como la puesta en escena que, apresurada, está medio resuelta con pinzas compradas en el todo a un euro. Los malos tienen una puntería fatal, peor que la habitual, los protas se caen de un quinto sin mácula, les pegan tiros y a la escena siguiente corren como posesos y, además, hay erratas de montaje: una escena con bolsa que luego no está y similares... En fin, todo es un caos que tiene más de cómico que de serio. ¿Bruce? Vio el percal y, como es más listo que el hambre, se piró.