Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 INTERNACIONAL SÁBADO, 7 DE ABRIL DE 2012 abc. es internacional ABC JOSÉ M. DE AREILZA Bossi dimite por desviar fondos para mantener su tren de vida BEl líder de la Liga Norte es acusado de blanqueo de dinero y malversación BSe investiga si empleó fondos electorales en la reforma de su casa y la compra de un coche ÁNGEL GÓMEZ FUENTES CORRESPONSAL EN ROMA IGUALDAD ANTE EL DOLOR T ras su victoria en las primarias del pasado martes todo indica que Mitt Romney disputará a Barack Obama la presidencia en otoño. Pero nadie se cree del todo al millonario mormón y el debate sobre la reforma de la sanidad no le ayuda. Los estrategas republicanos concentran sus esfuerzos en apoyar a los candidatos a al Congreso que también se elegirán en noviembre. De este modo, dan a entender que la victoria de Obama es más que posible y optan por prepararse a bloquear de nuevo desde el poder legislativo la acción de gobierno del presidente demócrata en un segundo mandato. Romney es competente y moderado, mas no entusiasma ni a los suyos, por no hablar del rechazo que causa en la potente ala radical del partido republicano. Carece de visión y de discurso y no tiene autoridad para criticar a Barack Obama por su reforma más importante, la de la sanidad pública, ya que él mismo impulsó una muy parecida cuando era gobernador de Massachussets. Este asunto será central en los próximos meses, por el recurso pendiente ante el Tribunal Supremo. Todo indica que los nueve jueces vitalicios más poderosos del mundo podrían declarar inconstitucional parte del plan de sanidad de Obama. Se trata de una reforma que extiende el seguro médico a más de treinta millones de americanos, excluidos de toda cobertura salvo en casos de urgencia. El sistema anterior era tan injusto como caro y ni siquiera respondía al contrato social norteamericano, por mucho que ponga el acento en la libertad individual frente al Estado. La reforma de Obama ha puesto encima de la mesa algo tan básico como la igualdad ante el dolor. El presidente ha pasado ya a la ofensiva para defenderla y ha advertido al alto tribunal que en materia de legislación social y económica casi siempre hay que respetar la voz de la mayoría. Visiblemente desgastado física y políticamente, y arrollado por la corrupción que se abate sobre su partido, Umberto Bossi, líder histórico de la nacionalista Liga Norte, se ha visto obligado a tirar la toalla y dimitir. Quien se equivoca paga dijo Bossi al presentar su dimisión. Bossi hizo este dramático anuncio en la reunión del Consejo de la Liga Norte en principio prevista para decidir el sustituto del tesorero del partido, Francesco Belsito, obligado a dimitir por supuesto lavado de dinero negro, contactos con la Ndrangueta (mafia calabresa) apropiación indebida y fraude al Estado en relación con la financiación pública que la Liga Norte recibe en función de sus resultados electorales. La situación de Bossi como líder del partido se hacía cada día más insostenible conforme se conocían detalles de la investigación. Por ejemplo, en el registro realizado en la caja fuerte del tesorero apareció una carpeta marcada con las palabras The family en referencia a la familia Bossi. Los investigadores sostienen que de la cuenta gestionada por el tesorero se destinaron sumas importantes de dinero para gastos personales de los hijos y de la mujer de Bossi. Entre estos gastos de The family estarían la compra de un coche a su hijo o la reforma de la casa familiar. Gastos dirigidos a mantener el alto nivel de vida de la familia. En las escuchas telefónicas realizadas en la investigación se habla claramente de dinero negro entregado por Bossi al partido, dinero que podría tener su origen en pagos de comisiones ilegales. Relevantes sumas de ese dinero- -se señala en la investigación de la magistratura- -iban a manos de los tres hijos y la mujer de Bossi sin dejar señal ni constancia Entre otros destinatarios del dinero citados en el informe aparece también el exministro Roberto Calderoli. En la investigación adquiere especial relevancia el papel de uno de los hijos de Bossi, Renzo, quien junto a su novia se llevó importante docu- Umberto Bossi Líder de la Liga Norte Umberto Bossi gesticula durante una Fiesta de la Padania ABC Nacionalista y xenófobo BPerfil La obsesión de Bossi siempre fue su nacionalismo y los ataques al centralismo de la capital con el lema Roma, ladrona Su sueño fue crear la nación de la Padania, un territorio con límites que solo estaban en su imaginación, un proyecto completamente fracasado. Ha sido siempre un fiel aliado político de Silvio Berlusconi, a quien apoyó hasta su dimisión en noviembre de 2011. Conocido por sus ideas xenófobas y en contra de la UE, destacó siempre por sus gestos rudos y maleducados. Bossi lo ha sido todo en la Liga, un partido en el que no cabía ninguna oposición interna. Aunque tras su infarto cerebral en 2004, perdió ardor guerrero. Nunca volvió a ser el mismo. Dinero negro mentación de la sede del partido por temor a un futuro control Renzo Bossi es consejero regional de la Lombardía, con un sueldo de 12.000 euros, conocido con el sobrenombre del Trucha y que por su ignorancia y poco fuste se ha convertido desde hace tiempo en centro de mofas y chistes de los italianos. Desde hace tiempo, en la Liga Norte se vivía un clima de tormenta política por la corrupción. Ya fue un fenomenal escándalo cuando, a finales de 2011, se supo que el tesorero había invertido casi diez millones de euros en Tanzania y Chipre. Para intentar salvar la cara de Bossi, este ha sido nombrado presidente del partido, pero quedará relegado a un cargo honorífico, porque, además, sus condiciones de salud son precarias y habla con dificultad, tras sufrir en el 2004 un grave infarto cerebral, que le obligó a una retirada parcial de la escena política. En el horizonte se perfila como sucesor de Bossi el exministro del Interior Maroni, hoy el hombre fuerte del partido. Aunque será muy difícil sustituir a una figura como Umberto Bossi, adorado por sus fieles y que lo era todo dentro de su partido.