Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 7 DE ABRIL DE 2012 cordoba. abc. es SEMANA SANTA 39 Desconsuelo en su Soledad, ayer, en el interior de la Compañía, al recibir la visita de los fieles el tono silencioso y severo con que se acompaña la Dolorosa, ayer más desvalida si cabe en el interior de la iglesia recibiendo la visita de los suyos. Cuando la cofradía comunicaba su decisión, a la Virgen de los Dolores le despojaban de su corona de Reina, un momento lleno de simbolismo que expresó el sentir de una tarde aciaga. Era imprescindible para poder taparla con plásticos. En los ojos de los nazarenos había lágrimas, los costaleros se afanaban por tapar a la imagen completamente, y no era una tarea ni mucho menos sencilla. Al fin lograron terminar de tapar todo el paso y la hermandad puso rumbo a la Catedral, que en el Viernes Santo de ayer, además de la meta de su estación de penitencia, iba a ser su refugio. El Cristo de la Clemencia, por Deanes, avanzaba por la dificultad de la calle angosta. La Virgen de los Dolores caminaba ya cubierta por un plástico. Había escampado, pero volvió con fuerza y por la plaza de la Agrupación de Cofradías ya diluviaba. La Vía Dolorosa se aproximaba a las caídas. El tránsito por Deanes, difícil de por sí, resultó complicadísimo por el plástico. Sonaba el himno nacional porque el Cristo de la Clemencia había entrado en la Catedral y al poco hubo una rabiosa y fugaz granizaada. No es la primera vez que se ve en Semana Santa. El pueblo recibía con aplausos a la Virgen de los Dolores, intuida en su majestad debajo de los plásticos que la protegían. Pasadas las seis y media, con el recuerdo to- ROLDÁN SERRANO davía de la violencia del agua, apareció en la calle Cardenal Herrero y se refugió bajo la Puerta del Perdón. La Señora de Córdoba bajo el umbral del corazón de Córdoba, por fin bajo techo. Había pasado lo peor. Cruzó el Patio de los Naranjos entre aplausos, intuida en el poso de los siglos, e hizo la siguiente parada bajo el Arco de Bendiciones. Pasaban unos minutos de las siete de la tarde y había transcurrido una de las horas más largas y difíciles en la vida de la hermandad, y desde luego nada grata para su memoria religiosa y cristiana. Era el momento en que la hermandad del Santo Sepulcro tenía previsto ponerse en la calle y pidió media hora de prórroga para decidirse. BBB