Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 7 DE ABRIL DE 2012 cordoba. abc. es SEMANA SANTA 31 cución le confiere personalidad propia. Las rosas rojas y los claveles morados acentuaban el dolor de la bella imagen en su paso oscuro y majestuoso. La Virgen de la Soledad, siempre entre joyas y delicadeza, reinaba a la hora en que parecía que otra vez se le había ganado la partida a los porcentajes y al miedo. Si en la calle de la Feria no cabía un alma es porque había salido la Caridad con todo su despliegue de vistosos nazarenos y atributos. Flotaban en el mar de claveles rojos sus imágenes mientras avanzaban majestuosas a su habitual encuentro con la historia en la plaza del Potro. Otra estampa parecida, pero llena de popularidad, se daba en el Alpargate, con el abrazo ancho del Cristo de Gracia, los sones viejos de su joven agrupación musical, las saetas y la sensación de que no habría marcha atrás. Pero la hubo. En otro tiempo el agua habría llegado sin avisar, pero en estos años de fáciles comunicaciones y predicciones que cambian casi al minuto para mostrarse cruelmente ciertas, el sentido de cualquier día puede cambiar en un segundo. Las cofradías están preparadas para suspender un año, pero quieren convencerse de que es casi imposible que lo hagan dos veces seguidas. El cielo no les dio tiempo a darse cuenta, porque el agua llegaba por el oeste y prometía que su visita no iba a ser ni corta ni fácil. Hacia las nueve de la noche el Cristo de Gracia se dio la vuelta. El cielo era todavía más azul que gris, pero hablaban de que a las diez de la noche estaría lloviendo, y esas horas estaba todo el mundo en la calle. Tampoco el Señor de la Caridad pasó de la calle de la Feria. Jesús Caído y Jesús Nazareno mantenían la compostura, pero no se detenían en su vuelta a casa. Al menos ellos habían cumplido con casi todo. El miedo y la amenaza, con toda la crueldad del que ataca al que ya llega herido y conoce el sabor de las lágrimas en el peor día posible, estaban allí. BBB Avisos luciendo la nueva túnica bordada por Francisco Pérez Artés con diseño de Juan Dobado ROLDÁN SERRANO