Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 7 DE ABRIL DE 2012 cordoba. abc. es CÓRDOBA 19 Nueve de cada diez cordobeses se confiesan católicos BLa provincia es una de las que más aporta a la casilla de la Iglesia en el IRPF R. A. CÓRDOBA Juan Pablo Durán, hace dos días en el palco de Las Tendillas MIGUEL ÁNGEL actuales escuálidas filas de la federación de izquierdas en el Consistorio no constan adhesiones al mundo de las cofradías, como sí ocurría en fechas bien recientes. Así, la exregidora y hoy diputada nacional del PSOE participaba de un modo activo en los cortejos procesionales de la capital, portando vara si era preciso en las hermandades con las que guardaba más relación. La época en la que el alcalde lo era de todos los cordobeses y el obispo sólo de los católicos había pasado a mejor vida. Junto a Aguilar solían comparecer en primera línea de los cortejos los ediles de IU más cercanos a ella, como eran los casos de Rosa Candelario y de Ana Moreno. La militancia de José Joaquín Cuadra en el mundo de las hermandades era bien conocida: no en vano pertenecía a la cuadrilla de costaleros de la hermandad de El Huerto de San Francisco. Una vez que Rosa Aguilar abandonó el Ayuntamiento en 2009, la presencia del equipo de gobierno municipal de Izquierda Unida en las manifestaciones cofrades se rebajó de un modo notable. No era Andrés Ocaña, sustituto de Aguilar en la Alcaldía, un hombre al que le gustaran los actos litúrgicos ni la política de escaparate si para ella había que renunciar a parte de sus principios. Mas Ocaña tampoco supo decir que no a algunas de las concesiones que su predecesora había hecho al mundo de la religiosidad popular, que como es sabido en Córdoba es mucho más extensa que la Semana Santa en sí. Basta con ver el cuidado que el Ayuntamiento pone todos los años en el montaje del Belén municipal, que corre de su cuenta, o en colaborar en las romerías del mes de Mayo. Así, la presencia de ediles de Izquierda Unida en Santo Domingo y en Linares era más que visible. En ellas, el exconcejal de Ferias y Festejos Marcelino Ferrero era la salsa de cada reunión y, al menos en la de Santo Domingo, subía a pie como un devoto peregrino más. No faltaba tampoco la representación socialista: en romerías recientes, por ejemplo, el PSOE- -el propio Juan Pablo Durán- -ha paseado hasta al ex ministro de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos. La Velá de la Fuensanta es otra apuesta del equipo de gobierno local- -sea del signo que sea- -por el mantenimiento de la religiosidad popular, que ha encontrado su ejemplo más claro de apoyo por parte de la otrora autoridad municipal en la carriola que Rosa Aguilar compró en 2007 para poder ir al Rocío. La animadversión de escaparate que está demostrando parte de la izquierda cordobesa con las celebraciones de la Semana Santa contrasta sobremanera con el sentir de la gran mayoría de los vecinos de la provincia, que se declaran sin tapujos como católicos cuando se les pregunta por su filiación religiosa. No en vano, el último barómetro de opinión que ha publicado el Instituto de Estudios Sociales Avanzados de Andalucía (IESA) correspondiente a 2011, señala que el 92 por ciento de los cordobeses responde que es católico cuando se le pregunta que cuál es su religión. Se trata del cuarto porcentaje más elevado de la comunidad autónoma sólo por detrás de Cádiz (96 por ciento) Huelva (94) y Almería (93 por ciento) El porcentaje de ciudadanos que además de declarar que son católicos acuden con regularidad a los cultos religiosos que se celebran durante todo el año es también notable. Así, el 48 por ciento de los encuestados en el citado sondeo indica que asiste a oficios religiosos de una manera frecuente, y ello excluyendo aquellos que están relacionados con actos sociales, como bodas, comuniones, bautizos o funerales. Es el segundo porcentaje más alto de la región, cuyo ránking está encabezado por Almería. Otro dato que habla a las claras de la raigambre católica de la población cordobesa es que es una de las provincias líderes en Andalucía en la contribución a la Iglesia a través de la casilla correspondiente de la declaración de la Renta. De este modo, en las últimas campañas hasta un 48 por ciento por ciento de los contribuyentes apoyaron a la Iglesia. La promoción Por tantos puesta en marcha en todo el país en Fieles en misa ARCHIVO 2007, ha sido decisiva en este sentido. En la campaña tributaria inmediatamente anterior a esta iniciativa concienciadora, fueron 142.925 los cordobeses que marcaron la casilla a favor de la Iglesia. En la que le siguió (en la primavera de 2008) se contaron exactamente 10.724 más, esto es, 153.649. La línea ascendente está marcada ya, además de bastante distanciada de la media española, que se mueve en porcentajes notablemente inferiores. Las cifras registradas en Córdoba sitúan a la provincia en el segundo lugar de la Comunidad Autónoma con más fieles por contribuyente ya que sólo Jaén (con un porcentaje del 49,9 la ha superado el año pasado en porcentaje de declaraciones favorables a sustentar económicamente a la Iglesia.