Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN AD LIBITUM PUEBLA SÁBADO, 7 DE ABRIL DE 2012 abc. es opinion ABC MANUEL MARTÍN FERRAND DESCONFIANZA La situación es límite y requiere una mano enérgica en el timón del Estado y una gran responsabilidad en todos M IENTRAS la Comisión Europea, esa abstracción determinante, mira y remira los Presupuestos Generales del Estado para 2012 elaborados del por el Gobierno de España, y pendientes de su trámite parlamentario, el Banco Central Europeo nos pide más y mayores reformas capaces de calmar a los mercados- -a los inversores- -y contener la sangría que debilita el Ibex, ha hecho saltar las alarmas de la prima de riesgo y nos coloca, tal y como estábamos hace tres meses, al borde la intervención. No es un buen paisaje. España e Italia, dos naciones enfermas de un mismo mal, pero con sintomatología diversa, son, por su volumen, una gran amenaza para el euro. El Continente, que se ha permitido frivolidades y lujos irlandeses, portugueses y griegos ya no tiene espalda para soportar mucha más carga y los 700.000 millones previstos para el gran rescate mediterráneo- -la más posible de las soluciones que se contemplan en Bruselas- -no parecen suficientes para tapar tantos agujeros. Especialmente si se insiste en el mantenimiento del Estado de bienestar, esa entelequia socialdemócrata que premia la mediocridad pasiva y castiga la excelencia activa. La situación es límite, como predican los voceros gubernamentales que no debieran insistir en ello, y requiere una mano enérgica en el timón del Estado y una gran responsabilidad en todas las fuerzas políticas, sociales y económicas en presencia. Descartadas estas últimas, por incapaces, corresponde a las otras dos obrar en consecuencia. Mariano Rajoy, que ha tenido la mala suerte de llegar a La Moncloa después de que José Luis Rodríguez Zapatero la habitara durante dos legislaturas, tiene el respaldo de una mayoría absoluta. Eso no es poco. No tendría que limosnear, como viene haciendo, apoyos de otros grupos. En caso de gran conflicto corresponde al que manda, y lo hace desde la legitimidad, tomar las decisiones que requieren las circunstancias sin mayores consultas y consensos. El afán de reforzar las mayorías para salir más guapo en la foto de la Historia solo sirve para debilitar la eficacia de las medidas prontas y responsables. Parte importante de la desconfianza que España suscita en los mercados viene dada, más que por la realidad contable, por la belicosa sensación que producen unos agentes sociales tan anacrónicos como egocéntricos y una oposición parlamentaria, encabezada por Alfredo Pérez Rubalcaba y lo que queda del PSOE, lo suficientemente irresponsable para organizar, en un solo día, medio centenar de ruedas de prensa explicativas de lo mal que lo hace el Gobierno. Un Gobierno incapaz de explicar a los ciudadanos la gravedad de la situación y su proyecto de actuación. DESDE SIMBLIA JOSÉ CALVO POYATO SEMANA SANTA Mariano Rajoy y los miembros de su Gobierno están viviendo una semana de Pasión muy especial E STOS días de Semana Santa durante los cuales la Iglesia católica- -también otras confesiones cristianas- -rememora los momentos angustiosos y gloriosos de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, son días especiales. Los creyentes se encuentran con una liturgia diferente y en la calle, las muchedumbres, con esas espléndidas manifestaciones de religiosidad popular que son las procesiones, en las que se dan la mano otros elementos, además de los propiamente religiosos. En estos días de Semana Santa abundan las razones que los hacen especiales, son muy variadas. Para los católicos son razones religiosas a las que se suman elementos de la tradición, de la cultura y hasta de la forma en que se expresan los sentimientos- -los fervores que suelen acompañar a muchas manifestaciones, religiosas o no, son cuestiones muy personales- -de unas gentes que se entusiasman al ver en las calles a los cristos o las vírgenes de su particular devoción hasta el punto de que si la meteorología se muestra poco propicia desencadena llantos y penas. La Semana Santa tiene, por lo general, rasgos propios que la identifican en cada lugar y, desde luego, se vive de forma muy dispar en unos sitios y otros. Hasta las imágenes a las que se rinde culto en las calles tienen sus rasgos propios. Los expertos diferencian entre las escuelas de imagineros castellanos y andaluces, incluso rasgos distintivos entre la imaginería sevillana o la granadina. Son días especiales también para los que no se sienten atraídos por las manifestaciones religiosas que son propias de estos días, incluso para quienes las rechazan y vituperan. Unos aprovechan para viajar o irse a la orilla del mar, si el tiempo se lo permite y hay hasta los que pretenden organizar una procesión de protesta, a la que llaman laica, el mismísimo Jueves Santo; allá ellos. Otra Semana Santa muy especial, en este caso muy dura en sus vivencias, es la que están viviendo Mariano Rajoy y los miembros de su Gobierno. No lo digo por la huelga que le montaron los sindicatos en vísperas del Viernes de Dolores que, conforme se van asentando los datos, a pesar de que Méndez y Toxo pusieron en esta ocasión toda la carne en el asador, fue similar a la que con desgana, sólo por salvar la cara, le montaron a Zapatero en el 2010. Lo digo porque ha sido en los días de Semana Santa cuando han tenido que afrontar la respuesta al presupuesto que han elaborado con el mayor recorte jamás conocido y con el inri de que todo tienen que destinarlo a pagar los intereses o a amortizar la deuda del Estado, en buena medida generada por aquel que, ante las voces que señalaban la innecesaria orgía de gasto, afirmaba que podíamos permitírnoslo. La bolsa se ha situado en mínimos anuales, la prima de riesgo se ha vuelto a disparar, el paro sigue subiendo y la incertidumbre acecha como una amenaza. El propio Rajoy se he referido no sólo a la dureza del momento, indicando que ni dentro ni fuera de nuestras fronteras se encuentra una respuesta favorable a las medidas adoptadas. Una verdadera semana de pasión para el gobierno. Y el PSOE dando ruedas de prensa. www. josecalvopoyato. com