Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE SÁBADO, 7 DE ABRIL DE 2012 abc. es ABC SEMANA SANTA VIERNES SANTO María Santísima de la Soledad, en Santiago La lluvia acaba con las ilusiones El Viernes Santo, el último día grande de la Semana Santa a falta de que mañana salga a la calle el Resucitado, se tornó ayer en un Viernes Negro a cuenta de las precipitaciones, que hicieron acto de presencia a media tarde, cuando sólo estaba procesionando la hermandad de los Dolores. Las escenas que provocó la tormenta, que llegó por momentos a ser de granizos, fueron desoladoras, pues a la Señora de Córdoba, que en este instante se encontraba en la calle Blanco Belmonte, hubo de quitársele la corona y, además, cubrirla con un plástico para evitar que se dañara a causa del agua. Tanto la Virgen como el Cristo de la Clemencia se dirigieron a marchas forzadas a la Catedral, donde permanecerán hasta mañana, cuando a las cinco de la tarde serán trasladados de nuevo a su templo. El resto de las cofradías de la jornada- -Expiración, Sepulcro, Descendimiento y Soledad- -suspendieron sus estaciones de penitencia. Las escenas de dolor de los cientos de cofrades que se vieron privados de uno de los días centrales de la Semana Santa fueron muy emotivas. SEMANA SANTA La Virgen de los Dolores y el Cristo de la Clemencia, en la Catedral