Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 2 DE ABRIL DE 2012 abc. es economia ECONOMÍA 83 Las gasolinas arrancan la Semana Santa en máximos históricos BEl litro de súper 95 se dispara y cuesta ya 1,6 euros en algunas gasolineras del país S. E. MADRID se pagaban el año pasado. Para el caso del gasóleo, el litro está a 1,388 euros, según los últimos datos semanales del Boletín Petrolero de la Unión Europea. A ese precio, un lleno cuesta hoy 66,9 euros. De esta forma, el precio de los carburantes se sitúa en su máximo histórico, y supone ya el séptimo récord semanal consecutivo. Respecto al inicio de este año, la gasolina de 95 octanos ya se ha encarecido un 8,9 El litro de gasóleo también se ha encarecido en lo que va de año pero menos, un 0,3 Los datos que recogen esas estadísticas son precios los medios de las gasolineras del país hasta el 26 de marzo. Sin embargo, en algunas estaciones de servicio españolas estos días ya se está vendiendo el litro de gasolina 95 a 1,6 euros, y el de gasóleo a 1,55 euros. Como fuere, la carrera alcista de los precios de los carburantes responde a una mezcla de varios factores, como el aumento de la demanda, la cotización del euro y, cómo no, el en- Causas y consecuencias Sablazo al bolsillo de los automovilistas españoles en esta Semana Santa, durante la que la Dirección General de Tráfico (DGT) prevé un total de 14 millones de desplazamientos. El precio de los carburantes continúa en máximos históricos, así que llenar el depósito es cada vez más caro. Hacerlo con gasolina súper 95 cuesta ya un 8,4 más que hace un año; en dinero, 5,75 euros más. Si se hace con gasóleo supone un 2,7 más, o 1,8 euros por encima de lo que se pagaba al inicio de estas fiestas en 2011. El litro de gasolina se vende en las gasolineras del país a una media de 1,478 euros, por lo que llenar un depósito de 50 litros cuesta estos días 73,9 euros de media, frente a los 68,15 que Muchas estaciones de servicio ya cobran el litro de gasolina a 1,6 euros carecimiento del precio del petróleo. La llegada del buen tiempo y un invierno suave han hecho aumentar el número de viajes. Esto ha propiciado que la demanda de carburantes se dispare y empuje- -hacia arriba- -la cotización de los carburantes en los mercados internacionales. Por otro lado, la depreciación del euro en las últimas fechas ha encarecido las operaciones de las compañías petroleras que trabajan en nuestro país, pues la divisa del petróleo y ICAL de los carburantes es el dólar. Tampoco juega a favor el precio del barril del petróleo. Las tensiones geopolíticas en países productores como Irán y Siria, entre otros, están encareciendo el crudo. El barril de Brent cerró el pasado viernes a 122,88 dólares, por debajo del récord histórico registrado en julio de 2008- -147,5 dólares- pero cada día un poco más cerca. Y cuando el precio del petróleo sube, los carburantes suelen registrar automáticamente esas subidas. JUAN VELARDE FUERTES EL FIN DE OTRO TRIMESTRE: HUELGA GENERAL H ace un trimestre, se recibió por el nuevo Gobierno una herencia que, a la fuerza, ha de calificarse como escalofriante. Como pedía Stendhal ante ciertos planteamientos importantes, he aquí los datos exactos Lo demás, puede ser simple logomaquia, y no están los tiempos precisamente para eso. El último trimestre de 2011, sobre el anterior, exhibía un descenso del 1,1 con lo cual el conjunto del año 2011 había crecido un 0,3 Todo esto suponía la aparición, como corona final de un estancamiento, de una recesión plena. Y como era lógico, ante este panorama, todos los organismos internacionales profetizaron, para el 2013 una caída significativa- -entre el 1 y el 2 -en el PIB. Lógicamente, esto se unía a un descenso en la producción industrial verdaderamente espectacular. En diciembre de 2011 frente a di- ciembre de 2010 nada menos que un 6,9 Como era lógico, la tasa de paro asimismo en diciembre de 2011 era la mayúscula del 22,9 de la población activa, que en el conjunto de los 42 países económicamente más significativos del mundo que se incluyen en los Economic and financial indicators de The Economist sólo es superada en Sudáfrica, pero por muy poco, por un solo punto porcentual. Todo esto se acompañaba de una tasa de inflación de cierta significación, en torno al 2 del IPC, con su impacto sobre el tipo de cambio real. Para agravar las cosas, el saldo presupuestario de 2011 se situó en un alarmante 8,5 que seguía la serie de fuertes déficit a partir de 2010. Desequilibrio que se unía al de la balanza por cuenta corriente que había sido en el año 2011 de 55.000 millones de dólares, a pesar de la caída de las importaciones a causa de la crisis, y de los esfuerzos, realmente ejemplares, de nuestros empresarios, que buscan, y en más de una ocasión, encuentran, salida para nuestras exportaciones, y eso a pesar de que también existen crisis económicas importantes. Este déficit significaba el 3,1 de nuestro PIB. Sólo tenían un porcentaje mayor que el nuestro- -y conviene darnos cuenta de lo que supone esta compañía- Grecia, Polonia, Turquía y África del Sur, e igualábamos el déficit de Egipto. Se heredaban también dos cosas muy graves. Una, una considerable cantidad de escándalos financieros del sector público, sobre todo en Andalucía, lo que va a contribuir a que disminuya, forzosamente, nuestro Índice de Percepción de la Corrupción, cuya magnitud, como se ha probado empíricamente, frena el PIB por un lado y, por otro, disminuye los llamados IDE, en inversiones directas extranjeras, que podrían aliviar, si llegasen, el funcionamiento de nuestra economía. Todo esto ha ido unido a un formidable endeudamiento en el exterior. Recientemente, y para mediados de 2011, el profesor Requeijo lo estimaba en 1,7 billones de euros, o sea que cada español, rico o pobre, debe al exterior cerca de 40.000 euros que, forzosamente, han de pa- garse, porque son nuestras deudas, ya de economías domésticas, ya de empresarios. El primer trimestre de 2012 ha estado centrado en la superación, por el nuevo Gobierno, de esa suma ingente y de esos desequilibrios. De ahí las disposiciones respecto al mercado del trabajo, lo que asoma de control del gasto de todas las entidades públicas- -en cabeza, buena parte de las autonomías- las medidas nuevas que aparecen en el mundo energético abandonando ya toda una serie de tabúes sobre la energía nuclear, el inicio de la liquidación de muchas de las posibilidades de tipo intervencionista de autonomías y autoridades locales, la persecución de corrupciones a través de disposiciones de transparencia en el conjunto del sector público... Este saneamiento indispensable, que debe continuar, para que las cifras de toda una serie de realidades económicas a finales de 2012 no se parezcan a las del último trimestre de 2011, ha tenido una respuesta, que califica a sus defensores: una huelga general. Parece que se quiere que se imite a aquel personaje de Kafka que había organizado una colonia penitenciaria de tal modo que su sucesor, aunque tuviera mil proyectos en la cabeza, por lo menos durante muchos años no podría cambiar nada