Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 SEMANA SANTA LUNES, 2 DE ABRIL DE 2012 cordoba. abc. es ABC DOMINGO DE RAMOS BBB Cabía todo el Domingo de Ramos en el azahar prometedor y fragante de sus manos, en la Catedral de su bellísimo paso de palio, ahora refulgente de oro, en sus rosas blancas, en el andar exquisito que no entiende de cuestas ni de calles en banda. Para la memoria nunca habrá terminado aquel momento que lo resumía todo. Por San Pablo, algo más tarde que en los últimos años, el misterio de Jesús de las Penas iba con la majestad pesante de un transatlántico donde la música, gran música, nunca deja de sonar, todo en rojo de claveles y túnica y oro de paso y bordados, y un mar de capirotes verdes contaba el auge de su cofradía, sin embargo igual a sí misma en la alegría de la Virgen. Cuántos Domingos de Ramos conocen las flores caídas en las esquinas, las campanitas de las bambalinas, la tez morena y delicada, los cordobanes a modo de cresterías. La alegría la había traído también la Virgen de la Amargura en la primera hora de la tarde, en la cera rizada del palio, la imagen que anticipa la impaciencia por ver al Rescatado en la calle. Si un día se le identificó con el clavel rojo, ahora el morado de su túnica y de los capirotes de su cofradía es la alfombra por la que pisa, llorando las cornetas en la primera hora de la tarde y comenzando un camino en el que Córdoba nunca lo dejó solo. Caía la tarde en Córdoba y el aire, un viento traidor que sin embargo no conseguía empañar el cielo con una sola nube, había ido apagando las candelerías que en la tarde temprana habían intentado hacerse un hueco. No lo consiguió siempre, porque por la calle de la Feria los ojos verdes de la Virgen de la Encarnación ya llegaban dorados por la cera. Buscaba el Señor del Silencio las miradas de la comprensión en los fieles que cada día más aprecian su hermosura en el paso de misterio del que es protagonista absoluto y hasta la música se hacía más solemne con él. Convocaba Semanas Santas antiguas el Cristo del Amor con su Calvario y congraciaba su estampa con lo nuevo de los candelabros dorados y el paso actual. Caía la tarde y Córdoba, sin acordarse del mal agüero que reinaba sólo un día antes, tenía en la calle todo su Domingo de Ramos, el mismo que cabía con sus emociones en el instante eterno en que un paso de palio se levanta y para el tiempo para siempre. La Virgen de la Encarnación, ayer MIGUEL ÁNGEL Bella imagen a contraluz CAYÓ LA TARDE Y CÓRDOBA YA NO SE ACORDABA DEL MAL AUGURIO QUE REINÓ SÓLO UN DÍA ANTES. DISFRUTABA DE SU DOMINGO DE RAMOS El capataz del Señor Rescatado da instrucciones R. S. EL MISTERIO DE JESÚS DE LAS PENAS AVANZÓ CON UN MAR DE CAPIROTES VERDES, SÍMBOLO DEL AUGE DE ESTA COFRADÍA Los cordobeses siguieron atentos el procesionar de la Virgen de la Palma V. M.