Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 GENTESTILO SÁBADO, 17 DE MARZO DE 2012 abc. es estilo ABC A bordo del Saltillo La Familia Real, un año antes de la muerte de Don Alfonsito, en el barco propiedad de Peru Galíndez Don Juan Carlos y Gabriella Un noviazgo de juventud. Él tenía fotos de Gabriella de Saboya en su cuarto de la Academia General Militar Excursión del Agamenon Don Juan Carlos y Hélène de Orleáns en el crucero organizado por los Reyes de Grecia por el aguas del Egeo Almuerzo infantil Las Infantas Doña Elena y Doña Cristina con dos de los nietos de Manuel e Isabel Espírito Santo, en la Casa Santa Marta de Cascais Un libro de próxima aparición recrea la vida de Reyes, Príncipes, millonarios y exiliados en la costa portuguesa durante la posguerra europea ROSA BELMONTE Estoril, el refugio portuguesa alertaba de la presencia en el hotel Palacio de Estoril de un grupo de nobles españoles que esperaban con anticipada emoción la llegada a Lisboa del pretendiente a la Corona española, Don Juan de Borbón y Battenberg, Conde de Barcelona, y de su esposa la Princesa María de Borbón y Orleáns. El viaje de los Barcelona como la pareja real española sería siempre conocida, se presentaba de manera oficial bajo la justificación de una visita a los padres de Doña María, los Infantes Don Carlos y Doña Luisa, a quienes la real pareja no había vuelto a ver desde los duros años de la guerra de España y de la guerra europea. Pero de puertas para adentro, y en términos de realidad, el objetivo de aquel viaje a tierras lusas era otro, y más secreto Fue Casablanca pero pudo ser Estoril la película que mitificara una ciudad de la costa atlántica a salvo de guerras y posguerras. Un nido de espías y el refugio de Familias Reales destronadas. Un destino, además, para los Windsor, estrellas de cine o millonarios como Patiño. Quizá el cine no la marcara con el sello de la leyenda, pero de 1946 a 1969 el portugués eje Estoril- Cascais- Sintra es un referente en el imaginario de los paraísos perdidos de la realeza, la aristocracia y la alta sociedad. Sobre todo, en el de la Familia Real Española. Aunque no siempre fue verano. El libro Estoril, los años dorados (La Esfera de los Libros) de Ricardo Mateos Sáinz de Medrano, es el salvoconducto para sumergirse en ese micromundo. En el viento de Guincho, Turnos de guardia la terraza de Santa Marta, Villa Giral- Don Juan había vivido en Suiza junto da El Saltillo los bailes de disfra- a la Reina Victoria Eugenia tras el faces, las pandillas principescas, el Ca- llecimiento de Alfonso XIII en 1941. sino... En los personajes princiEstoril era un terreno abonado pales y en los secundarios con la avanzadilla de Juan (desde la peculiar Reina José María Gil- RoEL PRIMERO March, Pedro Sáinz RodríMaría José a esa Magda bles o Don Juan era el Lupescu o ese doctor guez. Nicolás Franco, pilar de Estoril Voronoff que promeel embajador español dice el Rey Simeón. tía potencia sexual) que había sucedido a Tras los Condes Giovanna de BulSánchez Albornoz, esgaria, madre de Siperó a los Condes de de Barcelona, meón y hermana de Barcelona con un lujollegarían otras Humberto de Saboya, so Packard, pero Don Familias Reales que murió en febrero de Juan prefirió coger un 2000, fue la última de Estaxi. Se instalarían en Villa toril. Don Juan, el primero. Así Papoila Villa Bel Ver sería la lo cuenta Ricardo Mateos Sáinz de primera residencia de la familia al Medrano: completo y, ya en 1949, se traslada el 20 de enero de 1946, la prensa rían a Villa Giralda Veranos portugueses Los entonces Príncipes Don Juan Carlos y Doña Sofía, con la Princesa María Pía de Saboya en la terraza sobre el mar de Casa Santa Marta Tras los Condes de Barcelona llegarían los Saboya, los Orleáns, los Hungría o los Bulgaria. Pero Don Juan era el pilar de Estoril como dice el Rey Simeón. Su presencia, según el autor, implicaba la existencia de una secretaría política, que no tuvo allí ningún otro pretendiente y de destacados aristócratas que se al-