Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 GENTE JUEVES, 8 DE MARZO DE 2012 abc. es gente ABC Las rupturas de Colate y Alejandro Sanz BEATRIZ CORTÁZAR U na exclusiva en la revista Hola se supone que muy bien pagada, ha sido el formato que Colate Vallejo Nájera ha elegido para confirmar lo que todos los medios de comunicación ya habíamos anunciado hace más de dos meses: que su matrimonio con la cantante mexicana Paulina Rubio ha terminado. Durante los últimos tiempos Colate no ha querido atender a ninguna de las llamadas que muchos le hemos hecho y ese silencio lo único que vaticinaba era un posado, juntos o separados, del matrimonio para poner en su boca lo que era una realidad. Sorprendentemente ha sido Colate quien ha protagonizado ese papel posando sólo (ni rastro de Pau ni su hijo) y anunciando que aún no han comenzado los trámites legales. Nada nuevo bajo el sol. Muy feliz es como, sin embargo, apareció el diestro Sebastián Palomo Linares en la cena de gala que ofrecieron las integrantes de AMAVI (las amigas del vino) grupo que cuenta con la presencia de la diseñadora Marilí Coll entre las más activas. Marilí es una de las fieles que cuida a Palomo Linares desde su divorcio de Marina Danko. Su amistad viene de hace muchos años y por eso sabe cómo lo ha pasado y cómo se encuentra de bien el torero en estos momentos. Por cierto, la señora que aparece esta semana en algunas fotos con Palomo es la esposa de su abogado. Vamos, que no hay nada. Donde sí hay miga es en la exclusiva de Lecturas que saca en portada a la amante secreta de Alejandro Sanz. Una bailarina muy mona que reconoce estuvo junto al gaditano durante cuatro años (largo me lo fiáis) y a quien el músico dejó cuando el nacimiento de su hijo Dylan, fruto de su relación con su pareja Raquel Pereda. Según cercanos al artista, Raquel se habría enterado de esta relación y de ahí la crisis que vivieron justo antes de su embarazo. ¿Nada nuevo bajo el sol? Paulina Rubia y Colate, en sus tiempos de amor AP EPA El Louis Vuitton Express Los que pensaban que iba a ser imposible superar lo del tiovivo del año pasado, en medio de la Cour Carrée del Louvre en París, habían infravalorado a Marc Jacobs. Para su colección, diseñada para la firma Louis Vuitton de otoño invierno 2012- 2013, el diseñador mandó construir un tren... como lo oyen. Y es que lo primero que desfiló por la pasarela fue la locomotora (color violeta) seguida de los vagones. Una vez que había llegado a la estación, rodeada por el público, las modelos desembarcaban una a una, acompañadas de porteadores que les ayudaban con los bolsos XXL de la firma. ¿La silueta? De cintura alta, casi corte imperio. ¿Lo más curioso? El estilismo coincide con el desfile de Chanel en los pantalones rectos que llegan justo por encima del tobillo y que se llevan debajo de todos los looks, incluidas las faldas. ¿Un caso de espionaje fashionista por parte de una de las dos firmas o pura coincidencia?