Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 CULTURA JUEVES, 8 DE MARZO DE 2012 abc. es cultura ABC La reina del pop se aferra a su trono con mucho tecno, mística y mala leche B Ayer se pudo escuchar en Londres el nuevo disco de la cantante, MDNA con el que vuelve a las pistas de baile MADONNA E BORJA BERGARECHE CORRESPONSAL EN LONDRES s un álbum clásico de Madonna, lleno de canciones clásicas de la artista que más música vende en el Reino Unido dijo ayer el presidente del sello Polydor durante la presentación en Londres del nuevo disco de la defensora, a sus 54 años, del título de reina del pop. MDNA saldrá a la venta el próximo 26 de marzo, y constituye un intento de alargar el reinado de esta incombustible emperatriz de las pistas con al menos cinco temas de pop bailable bien hormonado con bases electrónicas, edulcorados con cuatro prescindibles ejercicios de mística tecno- religiosa- -obra del productor William Orbit- -al final del LP. El disco es el duodécimo de la artista estadounidense y el primero que graba con Universal. Y los responsables de su aguerrida filial británica desplegaron ayer todos los encantos de la industria musical en los legendarios estudios londinenses de Abbey Road. Del espíritu creativo de la era de los cuatro de Liverpool apenas quedan los luminosos rojos de grabando y varias mesas de mezcla vintage apiladas en los pasillos. Polydor no es tampoco la casa discográfica que amamantó a los Jam, sino un su- perviviente corporativo que se ha hecho con lo nuevo de los Rolling y, ahora, también de Madonna. Despojados de teléfonos móviles y grabadoras a la entrada y serializados con una absurda pulsera festivalera en la muñeca, los periodistas invitados fueron pastoreados por los pasillos con un vigilante de traje negro en cada esquina- -literal, varios de ellos hablando ruso- -hasta ser recluidos en una amplia sala de escucha adornada con el rojo, azul y blanco del disco, ambientada con velas de Dyptique y amenizada por un elegante catering de pollo y golosinas. Hasta que en la sala se hizo el pataleo del stomper y demás bases electrónicas de Girl gone wild el primer tema del disco. Las chicas solo quieren pasarlo bien anuncia Madonna a modo de declaración de principios. Ellos y ellas las prefieren rubias Lo difícil no es llegar, sino mantenerse. Y en esto, Madonna ha demostrado un enorme talento. Si Michael Jackson abrió una nueva dimensión al concepto de espectáculo, ella lo llevó al terreno femenino e implantó unas pautas que continúan vigentes. De hecho, las únicas que han puesto en peligro su trono no hicieron otra cosa que seguir el modelo original, aunque alguna llevándolo hasta el histrionismo, como Lady Gaga. Ella es precisa- mente la que aparece hoy como única candidata a despojarla del título de reina del pop, sobre todo porque debajo de sus estrafalarios peinados se adivina una ambición semejante a la de la autora de Isla bonita Por eso quizás Madonna últimamente muestra ciertos atisbos de nerviosismo, por ejemplo dejando caer que le plagió Gimme All Your Luvin o afirmando en la revista The Advocate que no entendía por qué los jóvenes gays seguían a Lady Gaga, quiero decir, no es Britney Spears Madonna está dispuesta a hacerse oír El disco arranca sin sorpresas. Al grano. Gang bang la segunda canción, es un disparo directo a la pista de baile. Bum bum. Con un poco de la Madonna castigadora: Ahora inténtalo tú, perra, y muere en el intento, perra No faltan las adicciones de una bailarina envidiable que acababa de volver a fracasar fuera de la discoteca con la película W. E En I m addicted la responsable de Like a virgin se lanza de lleno al pop digital de gran consumo con un tema de tecno comercial al que le han adherido una letra insípida e improductiva sobre la adicción del amor. Más adentrado el disco, en canciones como Turn up the radio o Superstar es donde emerge la auténtica función social de una artista insustituible: regenerar esos clásicos efímeros que revientan las pistas como si fuera la última vez... a base de la repetición de estribillos anodinos- Oh la la, eres mi superstar -de canciones nuevas que nos suenan a ya escuchadas. Las chichas quieren pasarlo bien. Y la música de Madonna es solo para ser bailada. Oh lala. Bum bum. La octava canción de las doce que componen el disco- -17 en la edición deluxe, que incluye una segunda versión del tema en AFP