Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 INTERNACIONAL JUEVES, 8 DE MARZO DE 2012 abc. es internacional ABC Romney no logra deshacerse de Santorum tras el supermartes BEl favorito republicano confirmó su dificultad para atraerse a las clases más populares EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL EN WASHINGTON Mayoría necesaria: 1.144 delegados B MITT ROMNEY 415 176 delegados B RICK SANTORUM delegados Estamos contando los delegados y parece buena cosa No era una frase de consolación, Mitt Romney acababa de cerrar un buen supermartes seis victorias de las diez posibles, entre ellas la más preciada, Ohio, y el mayor paquete de delegados. Tras el reparto de estos, Romney se sitúa en un total de 415, Rick Santorum en 176, Newt Gingrich en 105 y Ron Paul en 47. Pero para las necesidades del candidato favorito, el supermartes tenía que haber sido mejor, porque la victoria de Santorum también fue robusta, a menor escala (tres de los diez estados) pero suficiente para prolongar la tensa lucha en lo que pueden acabar siendo unas agónicas primarias. El resultado aportó a Romney como ventaja estratégica la reedición de la rivalidad entre Santorum y Gingrich por el voto más conservador. Gingrich podría bloquear a Santorum si después de haber ganado en su estado, Georgia, el que más delegados repartía, vence también el próximo martes en los estados igualmente sureños de Alabama y Mississippi. Aunque en este supermartes B NEWT GINGRICH 105 47 delegados B RON PAUL delegados Imagen de los Romney en familia en un mitin en Boston Romney demostró capacidad de transversalidad en algunos estados, en diversas batallas decisivas tanto el voto más conservador como el de las clases populares, que se unen en la persona de Santorum, le fueron esquivos. Un ejemplo es Ohio, donde Romney logró imponerse por la mínima gracias al voto urbano, cuando lo que necesitaría, en caso de tener que ganar en las presidenciales en ese swing state es una mayor penetra- REUTERS ción en los sectores obreros. En ese sentido, Ohio casi reprodujo las primarias demócratas de 2008. Entonces, Hillary Clinton ganó en Ohio al vencer en los sectores más urbanos, y Barack Obama se impuso en las áreas más populares, que luego en las presidenciales serían decisivas para girar Ohio hacia los demócratas. Romney encuentra predicamento entre el sector de la población de mayores ingresos, con más estudios y de moderación ideológica. Mientras la falta de un atractivo más genérico es considerada comúnmente como una de sus mayores deficiencias, algunos analistas advierten que puede tener su lado positivo. Romney atrae a una parte del electorado republicano, mientras que la otra, la más conservadora, que es la más convencida de que hay que echar a Obama de la Casa Blanca, no dejará de acudir a las urnas para lograr ese propósito. LAS ELECCIONES USA 12 POR RAMÓN PÉREZ MAURA P Supermartes fallido Pero sí consiguió un respaldo lo suficientemente relevante entre ellos como para poder imponerse. Los anuncios de reducción de impuestos que ya había hecho antes de las primarias de Michigan han seducido a los que buscan un programa antes que una biografía. Lo que tenemos ante nosotros ahora es una elección que se va a prolongar en el tiempo sin que el súper- martes haya producido el objetivo para el que fue creado: despejar el campo de candidatos inviables. Así, los días de ascensos meteóricos y caídas en picado han sido superados por una campaña en la que Romney va haciendo progresos ordenados. En cierto modo erspectiva en el horizonte republicano: vamos hacia una guerra de desgaste. Y en una guerra así, el favorito es Mitt Romney. Y el gran perjudicado puede ser el Partido Republicano. Los resultados del supermartes le dieron un gran respaldo en términos de delegados. Ya suma más del doble de los otros tres rivales que todavía están en la carrera. Pero la cuestión es si la batalla no acabará desgastando la imagen del partido y reforzando la imagen presidencial y suprapartidista de Obama. Parece claro que la mayoría de los seguidores del Tea Party y el ala más conservadora no son partidarios de Romney. es una campaña más clásica en la que cada estado puede seguir viendo el valor que tiene su voto. Frente a otras presidenciales en las que para el mes de marzo ya estaba todo el trigo empaquetado, este año tenemos ante nosotros cierta seguridad de que en abril puede no estar la incógnita despejada. Y, frente a quienes cren que eso es malo para ellos- -y posiblemente lo sea- -hay que recordar que a diferencia de los demócratas, el Partido Republicano tiene una marcada historia de unidad entorno al candidato que finalmente sale elegido de las primarias. Ahora que Santorum ha logrado desplazar con cierta claridad a Gingrich de la segunda plaza en la carrera, él también va a tener que someterse a un análisis más riguro- so. Y por ahora sus éxitos son bastante limitados como se demuestra en el hecho de que la apabullante ventaja que tenía en Michigan a dos semanas de esa primaria, se tornó en derrota. exactamente lo mismo que hemos visto este supermartes en Ohio. Los grandes jefes del Partido Republicano están ansiosos per ver terminar este proceso electoral. De hecho buena parte de ellos, de todas las familias ideológicas del partido, se ha manifestado ya en favor de Romney. En toda campaña de primaias hay un inevitable desgaste para las siglas del partido. la clave está en saber cerrar ese proceso antes de que tu rival, que esta vez se llama Barack Obama, sea capaz de beneficiarse de tus legítimas luchas por la nominación.