Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 ESPAÑA DOMINGO, 26 DE FEBRERO DE 2012 abc. es españa ABC El teniente Agustín Gras La historia de superación del militar mutilado en Afganistán que quiere permanecer en el Ejército ESTEBAN VILLAREJO O cho meses después de cosa. Durante los últimos meses me sufrir un atentado en la he visto obligado a valorar otras oppolvorosa ruta Li- ciones; no obstante, confío en que thium de Afganistán todo se resuelva y que finalmente- -por el cual sufrió la pueda seguir desempeñando la profeamputación del pie y 30 sión que he elegido expone a ABC centímetros de la pierna izquierda- esperanzado en que el nuevo Goel teniente Agustín Gras Baeza vuelve bierno impulse de una vez una ley a correr. O como él prefiere decir para por la cual los militares mutilados ser exacto: Trotar durante distancias puedan reincorporarse a las Fuerzas cortas Fue el pasado martes, en el pa- Armadas. seo marítimo de su Melilla natal, ciuDicha iniciativa fue anunciada por dad en la que comenzó su carrera en el ministro de Defensa, Pedro Morela milicia hace diez años y medio nés, en su discurso de la Pascua Militar como legionario raso en el Tercio y en la Comisión de Defensa del Congre Gran Capitán 1 de la Legión. so. El caso Gras y su decidida volunComo si de un militar de época se tad de reincorporarse a filas, ha supuestratase, su figura es recia. Sus mane- to un antes y un después. ras, educadas al extremo. Su habla, cla Hoy en día, un amputado transtira. Sus ideas, firmes. ¿Y su andar? Para bial puede llevar una vida casi norsorpresa del periodista (y milagro de la mal. Aún me encuentro en fase de tecnología de las prótesis) tan sólo se adaptación, pero cada pequeño avanaprecia un tic, un leve andar de punti- ce supone una gran alegría. Me pasó llas cuando apoya su nuevo pie y extre- cuando empecé a prescindir de las midad modelo C- Walk 1 C 40 eso sí, muletas, cuando empecé a subir escasiempre con paso decidido. leras, cuando empecé a saltar y Pero Gras no es militar de cuando conseguí correr por otra época. Todo lo conprimera vez. No obstantrario. Pertenece a esa te, mi vida no será pleCon la actual nueva generación namente normal hasAfganistán de jóveta que no vuelva a innormativa, este nes militares de Estegrarme en mi teniente es un paña curtidos en otra familia, la milimilitar disponible los caminos y montar; en particular, tañas de Badghis, con mis no destinable por Herat, Kabul, Mahermanos del Regifalta de actitud zar- i- Sharif... allí en miento de Infantepsicofísica la tierra de la guerra ría Ligera Soria 9 ad eternis de los talicon acuartelamiento banes, de los señores de la en la isla de Fuerteventuguerra, del opio. ra. Sin embargo, dada la actual normatiAgustín Gras está empeñado en deva, este teniente es un militar disponi- mostrar dónde y a quién sea que es ble no destinable por falta de actitud apto para servir en la milicia. Conpsicofísica Una especie de prejubila- servo la misma ilusión que tenía con do de 29 años. Algo que a Agustín Gras 18 años, cuando decidí alistarme a la le duele aún más que las heridas provo- Legión. En las fuerzas armadas estacadas por aquel artefacto compuesto dounidenses existen antecedentes de unos 20 kilos de explosivo que al de militares amputados que no sólo paso del convoy español hirió también se han mantenido en servicio, sino a un intérprete y otros tres compañe- que han vuelto a ejercer el mando acros. Uno de ellos, la soldado conducto- tivo en escenarios tan exigentes ra Jenyfer García López, sufrió tam- como Irak o Afganistán. Regresaría a bién una amputación justo encima de Afganistán sin pensarlo, estar en un la rodilla de una pierna. puesto de responsabilidad es lo que Desde niño y hasta que sufrí la hace que un militar se sienta plenaamputación, no me he planteado otra mente realizado. Para mí tendría ade- El teniente Gras corre en el Paseo Marítimo de Melilla, el pasado martes Una prótesis para subir el Kilimanjaro El teniente Agustín Gras conserva intacto el fémur, la rodilla y 10 centímetros de tibia de su pierna izquierda. En cambio, le tuvieron que amputar el pie, el peroné y el resto de la tibia tras el atentado, al que sobrevivió gracias a un torniquete practicado por un compañero de armas. Como la amputación fue traumática, tuvieron que hacerle un muñón con la piel y el músculo sobrante de la pierna. De este modo se evitó que tuvieran que amputarle más arriba, lo que hubiera supuesto la pérdida de la rodilla, algo que hubiera complicado mucho más su rehabilitación. Este fue el motivo por el que estuvimos tanto tiempo en el hospital- -fueron cuatro meses en el Gómez Ulla de Madrid- ya que el muñon en vez de tener un corte limpio y una cicatriz normal con puntos, ha ido cerrándose con la piel que ha ido regenerándose hasta cicatrizar del todo relata Beatriz, novia del teniente, quien le acompaña. El teniente Gras utiliza una prótesis C- Walk 1 C 40 de la empresa Otto Bock- -como la de la imagen, que corresponde al aventurero italiano Roby Damatti que cruzó el desierto de Namibia o ascendió el Kilimanjaro con ella- La prótesis del teniente Gras está recubierta de un material que se asemeja al tacto de una pierna. Ejercicios de musuclación, bicicleta, electroterapia o estiramientos son ahora parte de su rutina diaria encaminada a adquirir fuerza en la pierna y coger mayor equilibrio y estabilidad sobre la prótesis. Este fin de semana, el teniente Gras ha participado en Madrid como invitado en un curso de primeros auxilios- Tactical Combat Casualties Cure