Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 CÓRDOBA DOMINGO, 26 DE FEBRERO DE 2012 cordoba. abc. es ABC Los ERE destruyeron 982 empleos en 2011, más que en todo el trienio previo BEn Córdoba, los expedientes de regulación- -implicaran o no extinción del trabajo- -afectaron a 2.844 personas, cifra récord en la década dejó sin su empleo. Se contabilizaron 982. Sólo en 2011 se destruyeron más empleos en la provincia por esta vía que en todo el trienio anterior (820) también azotado por la crisis. No se puede olvidar que el pasado ejercicio estuvo marcado en Córdoba, sobre todo, por dos hemorragias que desangraron en parte el mercado laboral. La primera, y principal, llegó con la reestructuración de la plantilla de Cajasur. Tras hacerse BBK con la entidad financiera, que fue intervenida en mayo de 2010 por el Banco de España, alcanzó un acuerdo en enero de 2011 con los sindicatos para redimensionar el plantel. El compromiso se articuló con un ERE que suponía la salida de 638 empleados- -415 prejubilados y 223 con bajas incentivadas- -y 14 suspensiones de contrato. Hay que matizar que este ERE no sólo afectó a Córdoba, sino también a otros territorios. Dentro del varapalo que supuso, hay que reseñar que la gran cantidad de prejubilaciones hizo que muchos de los que dejaron 1.862 afectados temporales E B. L. CÓRDOBA n 2011, la crisis llevó el paro en la provincia a cotas nunca pensadas. Y eso tuvo su traducción en los expedientes de regulación de empleo (ERE) Afectaron a 2.844 trabajadores, un récord en la última década. Y lo peor es que, de ellos, 982 se vieron envueltos en procesos que acabaron con la extinción de su contrato, según cifras del Ministerio de Trabajo. El dato del año pasado de empleos perdidos por esta vía por sí solo supera a la suma del trienio anterior, también marcado por la crisis. Si la recesión ya había dado bocados antes, en 2011 fueron dentelladas. Como se ha reseñado, 2.844 tra- bajadores sufrieron algún tipo de ERE- -los hay de extinción del empleo, de suspensión temporal de la vinculación laboral y de reducción de jornada- -y es el peor guarismo de los últimos diez años. Y, si se suman las cifras del último cuatrienio, afectado de lleno por el parón económico, los números son de impresión. Se contabilizan 6.935 empleados sometidos a expedientes de regulación. Esa cifra multiplica por cuatro al total de personas que se vieron involucradas en un ERE de 2002 a 2007. Respecto a 2010, los afectados por un proceso laboral de este tipo crecieron un 38 y suman ya seis años engordando tras tocar fondo en 2005. Pero, lo peor es que el pasado ejercicio se dispararon los trabajadores a los que les alcanzó un ERE que les Cajasur, al menos, lo hicieran en buenas condiciones hasta que llegue su retiro definitivo. Y el otro gran batacazo laboral fue el cierre de la histórica Locsa. Tras medio año de lucha, la multinacional KME decidió liquidar la fábrica. El ERE de extinción afectó a unos 100 trabajadores. Los 982 empleados que perdieron su ocupación en 2011 suponen la peor marca en la última década. Y la cifra de afectados por la extinción de su puesto de trabajo por un ERE lleva tres ejercicios subiendo sin parar. Y el aumento interanual del pasado año fue el más fuerte. Respecto a 2010, se contabilizaron 606 involucrados más en expedientes de regulación que acabaron con la pérdida del empleo- -estirón del 161 Ejercicio convulso El pasado año estuvo marcado por los ERE de Cajasur y Locsa, así como por el temporal de Urende