Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 CÓRDOBA SÁBADO, 25 DE FEBRERO DE 2012 cordoba. abc. es ABC EN CERRO MURIANO La primavera árabe abre el ciclo de conferencias de la UCO y la Brigada ABC CÓRDOBA El catedrático de Historia del Derecho y vicerrector de estudiantes y cultura de la Universidad de Córdoba (UCO) Manuel Torres Aguilar, fue ayer el ponente encargado de inaugurar el VII Ciclo de Conferencias Culturales organizadas por la Brigada de Infantería Guzmán El Bueno X y la UCO en la base militar de Cerro Muriano. Torres Aguilar disertó sobre Las nuevas revoluciones del siglo XXI: la primavera árabe conferencia a la que asistieron representantes de los cuadros de mando y personal de tropa. Esta conferencia fue la primera de las seis que se celebrarán hasta el próximo mes de septiembre en la séptima edición del ciclo, que se enmarca en el convenio de colaboración suscrito en abril de 2004 entre el Ministerio de Defensa y la Universidad de Córdoba. Entre los temas que se abordarán, destacan la batalla de las Navas de Tolosa, la Constitución de 1812, así como cuestiones relacionadas con la sanidad, como la dieta mediterránea y el corazón. El objetivo de estas ponencias es contribuir al fomento de la conciencia de la Defensa Nacional y la extensión de la cultura universitaria. El acusado, junto a su abogado y el resto de partes, durante la celebración del juicio ARCHIVO El jurado declara culpable al asesino de la prostituta del Cerro BConsidera probado que le asestó 91 puñaladas para aumentar su dolor P. GARCÍA- BAQUERO CÓRDOBA El jurado popular declaró ayer culpable de asesinato a Salvador C. R. de 70 años, por acabar con la vida de María Antonia F. M. conocida como La Moñetes una prostituta de El Cerro de la que el condenado era cliente, y a la que mató en abril de 2010. El tribunal consideró probado que el acusado le asestó hasta 91 puñaladas con la intención de aumentar inhumanamente su dolor y hacerla sufrir innecesariamente Así, según el jurado, Salvador C. R. conoció a la víctima, que era toxicómana y meretriz, en las proximidades de la calle Rey Don Pelayo de esta capital, en la barriada de El Cerro, donde reside el procesado. Entre ambos se entabló una relación sexual a cambio de dinero no exenta de cierta afectividad No obstante, las relaciones entre ellos fueron tormentosas, plagadas de numerosas discusiones y peleas motivadas, principalmente, porque María Antonia le quitaba dinero o tabaco a Salvador. En la madrugada de autos (un día no determinado, pero comprendido entre el 7 y 9 de abril) acusado y víctima comenzaron a discutir. Entonces, en un momento dado, Salvador cogió un cuchillo y un hocino, y con ánimo de acabar con la vida de María Antonia, comenzó a propinarle golpes por todo el cuerpo. Dichas acometidas le provocaron una fuerte hemorragia que acabó con su vida. A su vez, el veredicto contempla que el acusado se valió de la superioridad física con la que contaba al empuñar las citadas armas. El jurado apuntó que Salvador sufre un cuadro depresivo y de abuso de bebidas alcohólicas, con intoxicaciones etílicas esporádicas, el cual le pro- voca un trastorno cognitivo leve que no le impide conocer plenamente el alcance y sentido de sus actos. No obstante, el tribunal aclaró en su exposición que el condenado no estaba borracho en el momento de cometer el crimen por la fuerza que tuvo que emplear en asestar esas puñaladas y porque él mismo reconoció en su primera declaración que no estaba bebido. Así, tal y como apuntaron los informes periciales, el anciano no tenía alterada la conciencia Además, el jurado puntualizó que el procesado no estaba ofuscado si bien en el momento de coger el cuchillo y el hocino, se encontraba irritado. Sin eximentes Por otro lado, el jurado desechó la posibilidad de contemplar eximente alguno y aseguró que el acusado no ha llevado a cabo ningún tipo de acto para reparar el daño causado indemnizando a los familiares de María Antonia Ahora, el caso ha quedado a la espera de que la Sección Tercera de la Audiencia Provincial dicte sentencia. El fiscal solicitó, en sus conclusiones finales, una pena por asesinato de 18 años de cárcel, al igual que el abogado de la acusación que representa a la Junta de Andalucía. Por su parte, el letrado de la familia de la víctima elevó su solicitud a 20 años. La defensa anunció que recurrirá el fallo.