Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 17 DE FEBRERO DE 2012 abc. es ABC delOCIO 55 maltrato- -como musical- -vocalmente a veces es un poco dura, pero la canto muy agusto- Para ello ha contado con la ayuda de Plaza, que es muy puntilloso pero con él he aprendido mucho. Siempre te acompaña, en cada escena, se tira por el suelo contigo. No se queda sentado en una silla Colmillos de andar por casa DRÁCULA Cantar y bailar Saioa Hernández, también debuta en la Zarzuela. Un día fue audicionar para uno de los papeles más pequeños pero la llamaron, para su sorpresa, para Soleà, a quien define como una mujer atormentada, sometida por las reglas de los payos que vive y sufre bajo la maldición que una gitana ha echado a Rafael Vocalmente, asegura que no ha encontrado grandes dificultades. Es un papel bastante lírico, con matices de líricospinto Además de cantar tendrá que bailar. Nos ha preparado Cristina Hoyos indica, responsable de la coreografía. Completan el reparto, Milagros Martín, Enrique Baquerizo, Luis Cansino, y Milagros Poblador, entre otros. Estará en cartel hasta el 11 de marzo; después viajará a Valladolid, donde la interpretará la Joven Orquesta Nacional de España. El gato montés B Teatro de la Zarzuela: Calle Jovellanos, 4. Del 17 de febrero al 11 de marzo. Autores: Hamilton Deane y John L. Balderston, a partir de la novela de Bram Stoker. Versión: Jorge de Juan. Traducción: Pilar Lerma. Dirección: Eduardo Bazo y Jorge de Juan. Escenografía: Carmen Castañón. Iluminación: Gustavo Pérez Cruz. Vestuario: Yiyi Gutz. Intérpretes: Emilio Gutiérrez Caba, Ramón Langa, Martiño Rivas, María Ruiz, Amparo Climent, César Sánchez y Mario Zorilla. Lugar: Teatro Marquina. Madrid. JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN A ntes de convertirse en mito cinematográfico, el más famoso conde transilvano vivió una exitosa carrera teatral en la adaptación de la novela de Bram Stokerque HamiltonDeane llevó a la escena londinense en 1924 y tres años después revisó John L. Balderston para su estreno en Broadway. Ese texto y sendas adaptaciones fílmicas rodadas en 1931 por George Melford (que, curiosamente, hizo a la vez una versión en español) y Tod Browning, amén de la firmada en 1979 por John Badham y la inmensa iconografía que el cine ha generado, inspiran este apañado montaje de Eduardo Bazo y Jorge de Juan. Drácula se ha instalado en el imaginario universal de tal forma que nos resultan familiares, casi de andar por casa, tanto su elegante presencia tenebrosa como el ceremonial de sus apariciones, el trasfondo erótico de sus hemoglobínicas succiones y la liturgia de ajos, cruces y estacas para exorcizarlo. El público, resabiado tras haberse echado al coleto tantas reinvenciones del terror fílmico (freddys, jasones, carasdecuero, zombis, sagas vampíricas... acepta esta propuesta teatral entre el escalofrío y la chirigota. Así, el tumulto de los actores a oscuras en el patio de butacas es recibido por algunos espectadores con la algarabía medio espantada medio jocosa con que se esperaban los escobazos del tren de la bruja en las verbenas de antaño. Espectáculo correcto, con equilibradas interpretaciones de un reparto encabezado por Emilio Gutiérrez Caba en el papel del profesor Van Helsing y Ramón Langa como príncipe de las tinieblas. Ramón Langa es el conde Drácula