Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ESPAÑA VIERNES, 17 DE FEBRERO DE 2012 abc. es españa ABC De nombres y apellidos BAnálisis JUAN FERNÁNDEZ- MIRANDA S oraya Rodríguez se sabe el discurso de Alfredo Pérez Rubalcaba y lo interpreta bien, pero su estreno fue una coz a destiempo. La sombra del expresidente de su mismo apellido es alargada, aún es pronto para ciertos reproches al nuevo Gobierno. Lo mejor de ella es ella misma; una cara nueva en este PSOE del más de lo mismo es en Ferraz bocatto di cardinale Con las Sorayas sucede como con el sabio que poetizó Calderón de la Barca. La de Rubalcaba recoge hoy las hierbas que la de Mariano Rajoy lanzó desde su escaño en tiempos de oposición. Quién le iba a decir a la actual vice, azote de vices, forjada en cien controles, que al ocupar el cargo que tanto se afanó en dejar vacante y mirar al frente, se encontraría a otra mujer, otra Soraya, también de Valladolid, dispuesta a hacer bandera política de la hierba en ojo ajeno. Por mor de la costumbre, ejercer de soraya, sorayear, es sinónimo ya de intentar poner en aprietos al que manda. Las sesiones de control son guerras de globos de agua, competiciones de titulares y ocurrencias varias. Y cuando toca escuchar, ponen sus señorías cara de póquer ensayada ante el espejo, por aquello del contraplano, que también da votos; o los quita, vaya usted a saber. El murmullo de la semana lo provocó Llamazares al espetar a la ministra Báñez que este Gobierno ha decretado el estado de excepción, y no uno cualquiera, sino el laboral. El murmullo, que en algún escaño tornó a carcajada, sonó a pataleta de excepción. Estaba, por cierto, semivacío el hemiciclo cuando tomó la palabra don Gaspar, amortizado diputado en la IU cayista. Tan pobre y mísero estaba. Una legislatura que empezó con dos portavoces de apellido Alonso y una ministra de Sanidad apellidada Mato y continúa con dos Sorayas jugando al ataque, ¿cómo acabará? Resuelta la gobernabilidad por aplastante mayoría, por encima de los 200 si Duran se sube al caballo ganador, parece que el PSOE seguirá buscándose a sí mismo con Rubalcaba debatiéndose entre la mesa y mantel de La Moncloa y el clamor y la pancarta de la calle. Cuando la reforma se apellida financiera, acuerdo absoluto; cuando el apellido es laboral, batalla campal. He ahí este inicio de legislatura. El ministro de Economía, Luis de Guindos, abandonando el recinto tras la sesión de ayer EFE Rajoy gana el apoyo de PSOE y CiU a la reforma del sector financiero BEl PP recabó además la abstención del PNV y solo 28 diputados votaron en contra L. C. MADRID Muy positivo para los mercados El ministro Luis de Guindos subrayó ayer el amplio consenso alcanzado para sacar adelante las reforma, y justificó su satisfacción en la imagen que se está dando ante los mercados financieros. La amplitud del apoyo político es una señal muy positiva garantizó. En este contexto, recordó que las previsiones apuntan a un empeoramiento de la economía, ya que la caída prevista de la actividad del entorno del 1,5 se verá reflejada en el mercado de trabajo. Los datos son alarmantes enfatizó, al tiempo que aconsejó por ello acometer medidas profundas El Partido Popular sacó ayer adelante en el Congreso su primera gran reforma, la del sector financiero, con el apoyo de PSOE y CiU, además de Coalición Canaria, UPN y Foro Ciudadano, que en conjunto sumaron 303 votos a favor de los 337 diputados asistentes. El real decreto ley para sanear la banca, defendido como indispensable por el ministro de Economía, Luis de Guindos, contó además con la abstención de PNV y solo recabó 28 votos en contra, procedentes de los grupos minoritarios de la Cámara. Anunciado por el Gobierno de Mariano Rajoy hace dos semanas, este paquete de reajustes obligará a las entidades a provisionar con unos 52.000 millones más su exposición al riesgo inmobiliario, con lo que el Ejecutivo persigue reactivar la concesión de crédito que haga posible la recuperación económica y la creación de empleo. Entre las novedades más aplaudidas que incorpora el texto, está la de limitar los sueldos de los directivos de las empresas que reciban ayudas de fondos públicos, que no podrán sobrepasar los 600.000 euros al años. La reforma llegaba al Parlamento con el respaldo del Grupo Socialista, portavoz del Grupo, Soraya Rodríguez, subrayó que han apoyado las medidas porque no prevé el desvío de dinero público hacia entidades con problemas. En cuanto a CiU y PNV, sus respectivos portavoces, Josep Sánchez Llibre y Pedro Azpiazu, se mostraron de acuerdo con las líneas generales de la reforma, aunque coincidieron a la hora de pedir que se aclare la redacción de una norma que, a su entender, invade competencias que corresponden a las comunidades autónomas en materia de fundaciones. Afecta a todas las cajas El texto otorga al Estado el control y la supervisión de las fundaciones cuando la actuación principal de las entidades bancarias de las que han sido segregadas exceda el ámbito de una autonomía, lo que afecta prácticamente a todas las cajas. De Guindos prometió retocar la literatura del real decreto para que no haya ninguna duda de que se respetarán dichas competencias, aunque no terminó de convencer a los nacionalistas vascos, que optaron por abstenerse. Casi todos los grupos advirtieron en sus réplicas de que se puede crear un oligopolio financiero de grandes entidades, pero con mayor aversión al riesgo y menor disposición a dar créditos. El Gobierno actúa sobre la raíz del problema aseguró Luis de Guindos, para después defender que el saneamiento persigue entidades solventes y viables que Alfredo Pérez Rubalcaba confirmó el miércoles a Mariano Rajoy en en la que fue su primera reunión en La Moncloa. Para la oposición, las medidas impulsadas ahora son una continuación de las ya emprendidas por José Luis Rodríguez Zapatero, si bien el portavoz de Economía del PSOE en el Congreso, Valeriano Gómez, advirtió ayer que probablemente tampoco serán suficientes para salir de este inmenso atolladero La nueva