Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 17 DE FEBRERO DE 2012 abc. es ENFOQUE 5 Por causas que se desconocen, un ferry que cubre el trayecto Ibiza- Formentera encalló ayer en un pequeño islote EFE Encalla un ferry en Formentera El síndrome Schettino JAIME GONZÁLEZ Ahora que Francesco Schettino es ya una metáfora de la miseria humana, la inmoralidad que evoca su nombre se ha convertido en disfraz. Cuentan que en Milán los uniformes de capitán se han convertido en objeto de deseo: en Carnaval, una multitud de jóvenes quiere ser Schettino para probar en sus carnes qué se siente al huir de sí mismos, como si la tragedia del Costa Concordia fuera la expresión más burlesca de un país que hace agua con dignísima indolencia. Toda Italia es una gorra blanca de plato, símbolo de esa decadencia que convierte la crisis en un baile de máscaras. El síndrome Schettino es el diagnóstico de una rara enfermedad que ha dejado sin defensas la autoestima y convertido a los italianos en náufragos de un crucero de lujo. Como epítome de decadencia, el capitán sin escrúpulos podría ser Berlusconi o cualquier otro político que se empeñara en hundir la embarcación. En España, sería muy sencillo señalar con el dedo a nuestro particular Schettino, pero el capitán que destrozó nuestros sueños forma ya parte del pasado y escribir su nombre es mentar la bicha o tentar al destino. Lo cierto es que la España varada se refleja en la imagen que acompaña estas líneas: un ferry sobre un islote. ¿Cómo es posible? La respuesta es sencilla: encallando, señores, encallando. El síndrome Schettino se extiende mientras nos probamos el disfraz de capitán con el agua al cuello y gritamos de nuevo ¿cómo es posible? sin reparar en que nos estamos haciendo la misma pregunta que se hizo el infame marino antes de echar a correr. Observen la foto del ferry. Si vuelven a preguntarse ¿cómo es posible? es que son víctimas del síndrome Schettino: cómprense una gorra blanca. ESPAÑA