Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 ESPAÑA JUEVES, 16 DE FEBRERO DE 2012 abc. es españa ABC Primer cara a cara en el hemiciclo Soraya Rodríguez Ustedes han mentido en campaña electoral, en el discurso de investidura. Ha mentido el señor Rajoy y mintió usted tras el Consejo de Ministros EFE Soraya Sáenz de Santamaría Nueva portavoz, vieja pregunta. Andan ustedes poco sobrados de elementos de crítica a este Gobierno EFE La reforma laboral desata la guerra de Sorayas en el Congreso BLa portavoz socialista se estrena en el Pleno ante la vicepresidenta con un agrio debate MARIANO CALLEJA MADRID Soraya Sáenz de Santamaría ya tiene nuevo rival en el Congreso: Soraya Rodríguez. Soraya contra Soraya, con alguna que otra diferencia: la vicepresidenta está curtida en batallas parlamentarias contra María Teresa Fernández de la Vega, Elena Salgado y Alfredo Pérez Rubalcaba, y la portavoz del Grupo Socialista es novata en estas peleas, así que se aferró a la crítica pura y dura contra la reforma laboral, con más descalificaciones que argumentos. La bancada socialista, baja de moral, aplaudió su intervención sin mucho entusiasmo. El duelo de Sorayas había despertado tanto interés como el de Rubalcaba contra Rajoy. ¿Considera la vicepresidenta que las medidas que están anunciando los ministros están a la altura de las circunstancias que necesita el país? preguntó la portavoz socialista, de forma muy parecida a la cuestión que acababa de plantear su jefe de filas al presidente del Gobierno. Fue un calco de la pregunta que Rubalcaba hizo una semana antes a Rajoy ¿Considera que tiene un programa de Gobierno a la altura de las necesidades de España? Señora Rodríguez, nueva portavoz, pero vieja pregunta. Se estrena usted preguntando usted lo mismo que preguntó el señor Rubalcaba el miércoles pasado. Parece que andan ustedes poco sobrados de elementos de crítica a este Gobierno soltó Sáenz de Santamaría a modo de bienvenida. Es decir, de entrada quedó claro que aquí no hay guante blanco que valga y que la guerra de Sorayas está abierta desde ya. La primera que ceda en su agresividad parlamentaria pierde. Soraya Rodríguez, que se sabía observada con lupa por propios y extraños (sobre todo por los primeros) no arriesgó nada y se agarró a lo seguro. Para ella, la reforma laboral es una verdadera contrarreforma, agresiva, injusta, desequilibrada... El día anterior también dijo que era terrible Además, recurrió al comodín que no falla y acusó al Gobierno de engañar a los ciudadanos: Ustedes han mentido en campaña electoral. Ha mentido el señor Rajoy y usted mintió después del Consejo de Ministros Así que pidió al Gobierno que reflexione y rectifique. Soraya Sáenz de Santamaría explicó que el Gobierno aprueba su reforma laboral porque es justa, y no es justo que uno de cada dos jóvenes esté en paro y el Gobierno no haga nada La vicepresidenta pasó al contraataque: ¿Sabe cuál es el despido más barato, más fácil? El que ha colocado a España en 5,2 millones de parado. Y el único empresario que unilateralmente bajó los sueldos de un mes para otro fue el Gobierno socialista, lo sueldos de los empleados públicos, un 5 por ciento Vídeo de la sesión de control en el Congreso ACOTACIONES DE UNA OYENTE POR BLANCA TORQUEMADA Sorayismo Si Fernández Flórez fustigó los avatares del melquiadismo (etapa marcada por la personalidad acomodaticia de Melquiades Álvarez el Tribuno ahora hemos entrado de lleno en la era dual del sorayismo, del yin y del yang. A las tocayas y paisanas- de Valladolid las dos- les corresponde desde ayer salpimentar la dialéctica bipartidista e intentar extraer todo el jugo de un guion monocorde en el que la política económica (a la que Cánovas llamaba, quizá con lucidez prospectiva, economía política eclipsa todo lo demás. Soraya frente a Soraya, Rodríguez se estrenaba como portavoz socialista en la sesión de control y no logró doblar el pulso a la correosa vicepresidenta del Ejecutivo, pero tuvo un estreno impetuoso y digno. Al menos, ella quedó razonablemente satisfecha, y su mentor Alfredo Pérez Rubalcaba, también. El chaconismo no se salió del tiesto, replegado en sus cuarteles de invierno. Ya fuera de foco (o sea, en los pasillos y después de la esgrima del hemiciclo) Sáenz de Santamaría tiró de referencias cinematográficas y resumió la intensidad de cincuenta y cinco días de Gobierno- no en Pekín, sino a caballo entre Madrid y Bruselas, y con Mariano Rajoy al frente en vez de Charlton Heston- marcados todavía ayer por el indigesto enredo del déficit inflado. Tras el desmentido del martes, la vicepresidenta pasó página y glosó en un corrillo el trabajo a destajo en Moncloa para compaginar la adopción de medidas impostergables con la elaboración contra reloj de los presupuestos, anunciados para marzo. Después, a la espera del plato fuerte del día (el almuerzo Rajoy- Rubalcaba) descolló la interpelación de Rosa Díez contra la presencia de los amigos de ETA en las instituciones, bajo la escrutadora y bien retribuida mirada de los diputados de Amaiur.