Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 16 DE FEBRERO DE 2012 abc. es opinion OPINIÓN 17 VERSO SUELTO VIC LUIS MIRANDA NUEVE DEL PATÍBULO Ante esta comisión ni siquiera tendrán obligación de comparecer los que gestionaron el Imdeec T legislar una ley de aborto, y lo va a hacer cuando ha obtenido un respaldo popular como nunca antes, y haciendo uso de una confianza que mucha gente de buena fe le ha depositado no precisamente para ese fin. Es cierto que nunca el PP dijo que fuera a abolir el aborto, es cierto que solo dijo que volvería a la ley del 85 y tocaría el tema de las menores. Pero sabe el PP lo que quieren sus votantes y sabe que mucha de la ciudadanía le pide más contundencia en el tema de la vida que con la economía. Vivir o no vivir supera las competencias de cualquier mayoría parlamentaria. Toda vida es sagrada y ninguna mujer tiene derecho al aborto, por la sencilla razón de que ese derecho no existe. Sí existe el derecho a la vida, un derecho innato, poseído por todo individuo de la especie humana por el hecho de ser persona y no por ser ciudadano de un Estado u otro. El Estado solo tiene que reconocer esa realidad jurídica, so pena de cometer injusticia. ROSALÍA CORTÉS PALMA DE MALLORCA cáncer tenemos un nombre, unos apellidos, una familia, unos hijos, unos padres, unos amigos. Todos los enfermos de cáncer sabemos que tenemos unos profesionales buenísimos que nos atienden y, a veces, logran verdaderos milagros con nuestros cuerpos y consiguen que esos tentáculos que nos atacan desaparezcan para siempre o por un tiempo. Todos los enfermos de cáncer sabemos que le debemos la vida a aquellos médicos y enfermeras que nos han cuidado con mimo en los hospitales públicos de nuestro país. Todos los enfermos de cáncer desearíamos darles a nuestros hijos aquello que le dábamos antes de que aparecieran los tentáculos. Todos los enfermos de cáncer queremos ayudar a otros enfermos de cáncer y decirles que se lo tomen con tranquilidad, que vayan viviendo el día a día y que llegará un tiempo mas feliz. TERESA REGUEIRO LÓPEZ MADRID Pueden dirigir sus cartas y preguntas al director a: Por correo: C San Álvaro, 8, 1 3. 14003 Córdoba Por fax: 957 496 301. Por correo electrónico: cartas. cordoba abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. es Lo más leído Las historias de los niños asesinos que conmocionaron con sus atrocidades, la decisión de dar más poder a las mutuas para reducir el absentismo laboral y el noviazgo de Telma Ortiz y Marc Gené fueron algunos de los temas más comentados ayer por nuestros lectores. Hoy, en nuestra web Luis Amado, portero de la selección de fútbol sala, charla hoy (12.30 h) con los lectores tras la victoria en el último Europeo. Y a las 13 horas, Álvaro Benito, exjugador del Real Madrid, se estrena con una entrevista digital para hablar sobre la Liga y toda la actualidad del club blanco. Álvaro Benito Cáncer Todos los enfermos de cáncer queremos no padecer esta enfermedad. Todos los enfermos de cáncer querríamos estar libres de cicatrices en el alma y en el cuerpo. Todos los enfermos de cáncer intentamos hacernos los duros, cuando en realidad estamos muertos de miedo. Todos los enfermos de IEMBLEN los cimientos de la casa común de la Cosa Municipal, que dirían los que traducen directamente del latín. Callen los murmullos y córtense las risas en los despachos cuando se escuchen los tacones sobre el mármol. Nueve hombres (y mujeres) sin piedad, como aplomados pistoleros de gatillo ágil y ojo felino dispuestos a hacer justicia en una calle polvorienta y silenciosa como de cementerio presentido, nueve espíritus determinados a escudriñar entre líneas de expedientes farragosos e informes plúmbeos en busca del dato exacto, insignificante para la mirada del profano que no tiene una mente tan preclara; ese dato que cuenta quién, cómo y cuándo malgastó el dinero de los cordobeses. Y las cordobesas. Allí donde cualquiera desfallecería por la magnitud ciclópea del reto, llegan ellos para esclarecer lo que sucedió con ese ente llamado Imdeec, del que algún malicioso antisistema dirá que casi nadie aparte de los políticos y los periodistas sabía que existía antes de que se empezara a sospechar que algunos de quienes allí fichaban para trabajar se llevaban la intemereta en pluses y sueldos. Si hacía falta restaurar el honor de ese Instituto Municipal de Desarrollo Económico y Empleo, que tanto demostró en una ciudad apenas castigada con el paro, allí llegan ellos, que con lupa minuciosa distinguirán el grano de la paja, y con la cabeza llena de informes jurídicos y pensamiento lógico llegarán a conclusiones que bien valdrán el aplauso de la sociedad que los distingue con su voto: Hay una nómina a nombre de este tío, ergo trabajaba allí Le ingresaban el sueldo en la caja de ahorros X, luego tenía abierta allí una cuenta corriente Que rechinen los dientes de los culpables, que no se irán de rositas y conocerán la asfixia de las arrobas con que castiga el peso de la justicia. Ante esta Comisión de Investigación política que habrá de llevar la luz a la tenebrosa duda del despilfarro público ni siquiera tendrán obligación de comparecer los que gestionaron el Imdeec, pero ni las lagunas de las leyes pondrán palos en las ruedas cuando haya que señalar con el dedo justiciero de la razón a quienes consintieron o promovieron el saqueo. Dos grupos más como éstos y habrá unos cuantos magistrados a los que les tendrán que aplicar un ERE y otros pocos que se acogerán a la jubilación anticipada porque sabrán, como tantos medios y sus seguidores, que no hay nada que los políticos no se puedan llevar a su terreno. Ni se espera que los anteojos del partido condicionen su mirada a los cerros de carpetas y a los papeles donde otros verían números, que más les podrá el instinto de haber encontrado el delito que la obediencia a la consigna de un baranda empeñado en ocultar lo que no convenga. No es de extrañar que al ir por la calle, a estos investigadores dispuestos a no descansar hasta cumplir con su deber les digan: Adiós, Cherlok Jolmes